El radar

Los lectores opinan: el Barça necesita hacer un 'reset' total

La salida de Messi marca un antes y un después para una afición muy crítica con la gestión de las últimas directivas y la falta de un rumbo claro

El mural del Barça en el Camp Nou con Busquets, Piqué, Ansu Fati, Pedri, De Jong y Ter Stegen.

El mural del Barça en el Camp Nou con Busquets, Piqué, Ansu Fati, Pedri, De Jong y Ter Stegen. / Manu Mitru

4
Se lee en minutos
Luis Benavides
Luis Benavides

Periodista

ver +

El aspecto desangelado del Camp Nou, incluso en citas importantes como el último partido de Champions contra el Bayern, dice mucho del estado de ánimo de la culerada, con una autoestima dañada por los malos resultados y la marcha por la puerta trasera del mejor jugador de la historia del club. “La salida de Messi supone el fin de un ciclo maravilloso que duró muchos años”, escribe en su carta Ramón García, vecino de Barcelona. Este mensaje sintetiza el sentir general de la comunidad de lectores de EL PERIÓDICO que han hecho llegar su opinión a la sección Entre Todos.

La deriva del club en diferentes ámbitos ha hecho saltar todas las alarmas. Y la responsabilidad, según los lectores, es compartida. A partes iguales, o casi. Directiva, entrenador y jugadores podrían hacer mucho más. Urge un 'reset' general. García señala directamente al equipo de Josep Maria Bartomeu por su “desastrosa y lamentable gestión económica y deportiva”, por su incapacidad para sustituir gradualmente a las actuales vacas sagradas, veteranos con una valiosa experiencia pero sin frescura en las piernas como Busquets, Piqué y Alba. El regreso de Joan Laporta al club tampoco ha resultado ser el revulsivo esperado y erró, añade, al “deshacerse de Messi”.  

Otro lector, Pau Díaz, va más allá al considerar que Laporta “ha engañado” a los barcelonistas y “se ha mostrado como un gran vendedor de humo”. Para este vecino de Sant Adrià de Besòs, que asegura haber perdido el interés en el Barça, el futuro del Barça es “muy negro”. “Lo mejor es olvidarse de títulos y trofeos, o mejor: olvidarse de este club, aunque duela”, sentencian desde Vigo. Firma esta carta Juan Ernesto Boente, indignado con la directiva del club. A su entender, su mala gestión viene de lejos y quedó tapada por el “buen hacer de los jugadores”.

Los éxitos del club y el buen juego del equipo con el astro argentino a la cabeza hicieron afición, durante años, a nivel global. La marcha del 10 –un símbolo pero también el máximo goleador de primera división en la anterior temporada con 30 tantos- es clave para entender esta desafección. Lo resume María Isabel Gutiérrez con un meridiano “me he desenganchado del Barça sencillamente porque ya no está Messi”. “Siempre veía todos los partidos del Barça por él –continúa- y nunca me defraudó aunque se perdiera”. No es la única carta en este sentido.

La poca fiabilidad del equipo tanto dentro como fuera del Camp Nou han hecho mucho daño en la moral, ya de por sí tocada por la falta de títulos importantes en las últimas temporadas. Antes, como apunta esta lectora, se podía perder con clase, jugando bien, abanderando el tiki-taka. Ronald Koeman, leyenda viva como jugador y ahora discutido entrenador, ya ha avisado: “El Barça de hoy ya no puede jugar como hace ocho años”. Coinciden algunos lectores en esta necesidad de buscar un estilo de juego menos basado en las individualidades, en empezar de cero. Joan Carles Rodríguez saca en su carta la pizarra y aconseja al holandés que el equipo salga al terreno de juego “como un bloque agresivo” y que presione arriba “como en la época de Eto’o y Ronaldinho”, tirando del físico de los más jóvenes, que “deben ir sobrados”. 

Carlos Paradell, de Barcelona, también tiene la receta para salir de esta dinámica negativa con números en rojo y escasa ambición deportiva: “Buscar savia nueva, una directiva con ilusión y juventud para empezar un nuevo proyecto deportivo y dejar de lado la política y los negocios de las comisiones, que nos han llevado a la desunión del sentimiento barcelonista”.

En lo estrictamente deportivo, un club que presume de talla mundial debe tener una mentalidad ganadora y desterrar de su discurso frases como “es lo que hay” de Piqué, sostiene en su participación Àlex Díaz, de Pineda. El “derrotismo culé”, escribe Sergio Martínez, de L’Hospitalet de Llobregat, no tiene cabida. Dicen que para ser grande es necesario, en primer lugar, creérselo. “Hemos llegado a ser el mejor equipo del mundo –afirma Martínez-, y volveremos a serlo”. Maria Teresa Garcia, de Vilassar de Dalt, también lo tiene muy claro: “A las buenas y a las malas. Ahora más que nunca, ¡visca el Barça!”.


Si quieres dar a conocer tu punto de vista entre la comunidad de EL PERIÓDICO y que tus quejas reciban respuesta, únete a Entre Todos , donde podrás publicar tus cartas y leer otros artículos.

Noticias relacionadas