Entender + con la historia

El feminismo y las Spice Girls

Hace 25 años las Spice Girls presentaban su primer sencillo, 'Wannabe', que se convirtió en todo un himno generacional. Llegó al número 1 de las listas de treinta países. Pero fue mucho más que una canción de éxito.

Las cinco excomponentes de las Spice Girls: Emma Burton, Mel B, geri Halliwell, Mel C y Victoria Beckham.

Las cinco excomponentes de las Spice Girls: Emma Burton, Mel B, geri Halliwell, Mel C y Victoria Beckham. / iNSTAGRAM

4
Se lee en minutos
Xavier Carmaniu Mainadé
Xavier Carmaniu Mainadé

Historiador

ver +

Hace 25 años en las radios de medio mundo no dejaba de sonar una pegadiza canción de un nuevo grupo. El tema se llamaba 'Wannabe' y era el primer single de las Spice Girls, una formación que dio un buen meneo al brit-pop. Fueron motivo de desprecio por parte de determinadas élites intelectuales y culturetas, pero al mismo tiempo tuvieron una fuerte influencia entre las chicas de clase media del Reino Unido.

Cuando, en 1994, los managers Herbert comenzaron los castings para crear una 'girl band' para competir con los grupos de chicos que hacían enloquecer las adolescentes, ni se imaginaban que el tiro les saldría por la culata. Resultó que las cinco chicas escogidas no eran marionetas sino que tenían criterio y opinión propia, hasta el punto de que al cabo de un año rompieron con ellos. Vivían, trabajaban y componían juntas. De hecho, los temas están firmados con el nombre de todas las componentes para no excluir a ninguna de los derechos. La canción más famosa fue la primera: "Wannabe". Se convirtió en todo un himno. A diferencia de otros temas pop, este ponía la amistad por delante de la pareja. "Si quieres mi amor, tienes que estar con mis amigos", reza uno de los fragmentos más tarareado del tema. En el videoclip se las ve entrar como un torbellino en una especie de fiesta, donde llega gente muy peripuesta. Ellas, mientras cantan y bailan, lo ponen todo patas arriba. Justo lo que pasó desde ese primer momento. Se convirtieron en un símbolo de lo que se llamaba "girl power". El término había nacido dentro del movimiento punk británico a principios de los noventa y las Spice Girls lo convirtieron en 'mainstream'. Cierto, era un producto de marketing pensado para vender discos, entradas y merchandising. Pero resultó ser más cosas. La mayoría de ellas eran de familias trabajadoras, que supieron conectar con un tipo de chicas a las que no llegaba el feminismo surgido de los círculos académicos y políticos. De repente, jóvenes de los cinco continentes aprendían letras de canciones como 'Too much', donde se escuchan frases como: "¿Qué parte de no no has entendido". Un "no es no" como una catedral.

Y claro, también se encontraron con los machos alfa del negocio de la música. En 1997, Liam Gallagher de los Oasis rechazó ir a la ceremonia de los Brit Awards porque, según declaró a la prensa, si se cruzaba con las Spice Girls les daría una bofetada. Por eso, cuando el quinteto recogió el premio al mejor single del año, Mel C no se cortó un pelo y cogiendo el micro por su cuenta, le respondió: "Solo quiero decir algo a Liam. Ven aquí y pruébalo, si eres tan duro".

Durante dos años, las Spice Girls fueron las reinas del pop, pero mientras arrasaban en ventas, la crítica las trinchaba, tildándolas de ser un producto comercial más.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En 1999, una de sus integrantes, Victoria, se casó con el futbolista David Beckham y la pareja se convirtió en habitual protagonista de las revisas del corazón. La vida de las demás miembros del grupo también comenzó a interesar más que su música. No es casualidad que esto ocurriera. Este mismo 2021, las profesoras estadounidenses Kelsi Whipple y Renita Coleman han publicado una investigación sobre los estereotipos femeninos en los medios de información musical de EEUU. Los resultados son tristemente previsibles. Para empezar, la mayoría de noticias están protagonizadas por músicos hombres y, en el caso de que las que salgan sean mujeres, se les dispensa un trato muy diferente. Para empezar, se habla más de sus situaciones personales (relaciones sentimentales, bodas, etc.) que de sus proyectos profesionales. Además, el redactado de los textos suele incluir comentarios y valoraciones sobre su aspecto físico. Y ¡oh, sorpresa! Las fotografías para ilustrar los artículos son mucho más sexualizadas que cuando se trata de sus colegas varones. Si esto ocurre ahora, lo que sucedía hace un cuarto de siglo era igual o peor. De hecho, el premio que ganaron las Spice Girls en los Brit Awards, de los 10 nominados ellas eran el único grupo femenino. El resto eran hombres.

Noticias relacionadas

Las Spice Girls se disolvieron en 2001, pero sus canciones se quedaron grabadas en la memoria colectiva de las niñas y chicas de toda una generación que empezaron a aprender qué era el Girl Power.

Clichés y etiquetas

Como inicialmente eran un grupo prefabricado, cada chica fue elegida para encarnar un cliché y se le colgó una etiqueta para que las fans se identificaran con ellas. Melanie Brown (Mel B) era la Scary Spice; Melanie Chisholm (Mel C) la Sport Spice; Emma Bunton se llamaba la Baby Spice; Geri Halliwell era Ginger Spice; y Victoria Adams la Posh Spice.