Club Entender + Animales y plantas

¿Cómo evitar que tu perro sufra por los petardos de Sant Joan? Tres consejos

Un perro se tapa el hocico asustado.

Un perro se tapa el hocico asustado. / Karolina Grabowska

4
Se lee en minutos
Vega S. Sánchez
Vega S. Sánchez

Periodista

Especialista en animales, plantas y curiosidades

Escribe desde Barcelona

ver +

Los perros suelen reaccionar mal ante los ruidos fuertes y estridentes, como los truenos durante una fuerte tormenta o el motor de coches o motos durante una carrera. Y la verbena de Sant Joan es una de las festividades más estresantes para ellos por el ruido que provocan los petardos y cohetes que se lanzan durante la que tradicionalmente se considera la noche más corta del año. A pesar de que no lo sea.

“Los animales experimentan el miedo de forma muy parecida a como lo hacemos las personas”, apunta Marta Amat, responsable del Servicio de Etología Clínica del Hospital Clínic Veterinari de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Para imaginar el sufrimiento de un perro cuando oye un petardo, hay que tener en cuenta que al estruendo que escucha se une el factor desconocimiento, es decir, no saber qué provoca ese ruido ensordecedor, para calibrar mejor en qué puede consistir su fobia: “Cuando un animal oye un petardo o un trueno no sabe lo que está sucediendo. Lo nota como una amenaza y eso le genera más estrés y ansiedad”, explica Amat. “La falta de control y previsibilidad, no saber cuándo aparecerá el ruido del petardo ni cuánto durará es el punto clave del problema para el perro, mucho más que la intensidad del ruido”, especifica la veterinaria.

De hecho, “las fobias más frecuentes en los perros, y también en los gatos, son provocadas por el ruido de petardos y tormentas”, zanja Amat.

Síntomas

El miedo que siente un animal cuando escucha ruido de petardos y cohetes es, pues, normal, pero conviene estar atentos a cómo reacciona para poder ayudarle. Los síntomas que puede experimentar un perro ante ese estruendo va desde temblores, ansiedad, taquicardias, hiperventilación o falta de aire hasta náuseas, jadeos y saliveo, pérdida de control y miedo a morir. En casos extremos y, por suerte, poco probables, el perro puede llegar a sufrir un paro cardiaco y morir. “Pero eso solo ocurre si el animal tiene patologías previas”, tranquiliza Amat.

Los perros no tienen capacidad para racionalizar su ansiedad y puede que la sufran de forma más intensa. Además, si la detonación del petardo o cohete ocurre muy cerca del animal, este incluso podría perder el oído para siempre. Sin embargo, sí es cierto que no a todos los perros les afecta el ruido por igual e, incluso, hay animales que acaban acostumbrándose a las detonaciones, como por ejemplo los perros de caza, que han sido entrenados para no tener miedo al ruido provocado por disparos.

Lo ideal para evitar que el can sufra por los petardos de Sant Joan es habituarle a los ruidos provocados por la pirotecnia. “Cuando son cachorros, desde que tienen tres semanas y hasta que cumplen tres o cuatro meses, se puede acostumbrar al animal al ruido, siempre muy poco a poco y de la mano de un especialista, que programe una modificación de la conducta del perro y le acostumbre no solo al ruido, sino también al olor de los petardos”, asegura Amat. “Es como tratar una fobia en una persona”, explica.

Pero la doctora Amat da unas pautas comunes que se pueden aplicar para intentar paliar el sufrimiento del perro ante el ruido de los petardos de la verbena de Sant Joan.

Amortiguar el ruido al máximo

"Si el perro vive en el jardín o patio, debe tener una caseta o refugio donde guarecerse para amortiguar al máximo el ruido de los petardos", explica Amat. En caso de que carezca de él, sería conveniente "permitir que el perro entrara en casa", apunta.

Estar en compañía del propietario

"Al igual que sucede con las personas, los animales también necesitan la presencia de un ser querido para superar las fobias: no es lo mismo volar solo que con alguien a quien quieres si tienes miedo a volar", cuenta la doctora Amat. Con los animales sucede lo mismo: tener al lado al propietario les tranquiliza y les ayuda a superar mejor sus fobias al ruido de petardos y cohetes.

Darle productos con propiedades ansiolíticas

Finalmente, y siempre aconsejados por un especialista, se puede administrar al perro "productos naturales o fármacos con propiedades ansiolíticas, que no sedantes", especifica la etóloga. "Siempre recetados por un veterinario", recuerda Amat, al que sería conveniente consultar unos días antes Sant Joan para que recete a nuestra mascota el producto que más se adecúe a ella.

Noticias relacionadas

El día de Sant Joan es importante estar más pendiente de nuestro perro que otros días y tratar de sacarle a pasear en horas tranquilas, cuando no se prevea el lanzamiento de petardos. También es importante "no castigarle si intenta esconderse o salir huyendo, aunque conviene vigilarle, puesto que no sería el primero que, preso de un ataque de pánico, salta por el balcón". Es fundamental estar con él aunque, "si escoge esconderse, también hay que dejarle y no obligarle a salir del escondite ni reñirle por ello", aconseja Amat.

Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO

En el Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO somos amantes de los seres vivos y nos interesa todo lo relacionado con ellos. Aquí te explicaremos todo lo relacionado con tus mascotas y cómo sacar el máximo provecho de tus plantas, siempre desde un punto de vista ecológico y sostenible. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias.