Entender + el Fitness

Cuatro lesiones de hombro comunes y cómo tratarlas

Un paciente recibe terapia manual para el dolor de hombro.

Un paciente recibe terapia manual para el dolor de hombro. / El Periódico

Se lee en minutos
Begoña González

Los hombros son una de las articulaciones más lesionadas en deportes en los que se utilizan los brazos en movimientos de repetición como el waterpolo, el golf, el tenis o el crossfit, pero no solo pueden lesionarse haciendo ejercicio. Existen algunas dolencias de esta articulación que pueden afectar a cualquier persona independientemente de su hábito deportivo, tal y como explican desde el Col·legi de Fisioterapeutes de Catalunya. En muchas ocasiones llegan a coexistir varias lesiones a la vez, por lo que “lo importante no es tanto el tratamiento como el diagnóstico adecuado para poder tratarlo correctamente”, explica Enric Sirvent, Dr. en Antropología y fisioterapeuta especialista en hombro y codo. Así, se pueden clasificar en cuatro grandes tipologías la gran mayoría de lesiones de hombro:

Bursitis y tendinopatías

La bursitis es la inflamación o irritación dolorosa de unas bolsas, llamadas bursas, que aparecen en los puntos de unión de las articulaciones con los músculos, tendones o huesos. La función de estas bursas es permitir el movimiento normal de las articulaciones y evitar fricciones y cuando se inflaman, causan una leve limitación del movimiento. “A partir de los 35 años, sobre todo si ha habido un trabajo repetitivo de hombros es probable que aparezca una cierta degeneración en el tendón supraespinoso. No hay que alarmarse, pues estas lesiones no suelen producir dolor pero podrían impedir realizar algunos gestos”, asegura Lluis Puig, fisioterapeuta especializado en hombro. Según varios metaanálisis publicados, este tipo de lesiones se pueden curar mediante fisioterapia en la mayoría de sus casos (el 86,7% de las veces) y tan solo el 14% termina precisando de intervenciones quirúrgicas. 

Este tipo de lesiones se suele tratar con terapia manual para recentrar el hombro y buscar el buen equilibrio y una vez conseguido se aconseja realizar ejercicios enfocados a abrir el espacio y a trabajar la musculatura intrínseca, es decir, el manguito rotador, para disminuir presión sobre la bursa, conseguir una buena estabilidad y encontrar el equilibrio.

Inestabilidades

Las inestabilidades pueden subdividirse en dos grupos, las mayores en las que ha habido una luxación del hombro, o las menores en las que no se llega a dar la luxación pero hay dolor en el movimiento. “Las últimas, suelen ocurrir sobre todo en pacientes adolescentes que llevan a cabo deportes de lanzamiento y tienen una hiperlaxitud articular por la que aunque no llegan a sufrir la luxación desarrollan dolores”, asegura Puig. Las primeras, en cambio, “no suelen terminar de curarse con fisioterapia y en la mayoría de casos, el hombro vuelve a salirse de sitio”, explica Sirvent. En este caso sigue siendo igualmente importante reforzar la zona mediante ejercicios aunque suelen precisar de intervenciones quirúrgicas. Además de estos dos tipos, existe un tercero, asociado a deportistas que viene producida por microtraumatismos y gestos repetitivos de armar el brazo en el que la hiperrotación externa del brazo termina creando un desequilibrio en la articulación. 

la recuperación de estas lesiones se suele centrar en la estabilización del hombro para recuperar la movilidad y reforzando la musculatura y la propiocepción. Así, se enfoca el trabajo en el manguito rotador, que es el principal estabilizador de la zona para buscar una buena cocontracción entre este y el deltoides. Más adelante, una vez mejore el rango de movimiento, se pueden empezar a trabajar ejercicios en cadena abierta de tipo más deportivo para ir recreando situaciones en las que el hombro se solía salir con cautela para que la musculatura vaya respondiendo. 

Capsulitis

La capsulitis, también llamada “hombro congelado”, es una afección que se da cuando el tejido que rodea la articulación del hombro se inflama provocando el engrosamiento y endurecimiento de la cápsula articular. Se trata de un proceso inflamatorio pasajero, que puede ocurrir como consecuencia de: una tendinopatía mal curada, una fractura, un tumor pulmonar, un accidente vasculo cerebral o algunas enfermedades sistémicas, aunque en su mayoría, es de origen desconocido, cosa que se debe diagnosticar y tratar correctamente, explica Puig. Aun así, es una afección que se puede curar con fisioterapia aunque suele ser larga y dura entre seis meses y un año. “En estos casos, especialmente en las dos primeras fases, se precisa también de cierto reposo y de tratamientos médicos analgésicos y antinflamatorios. Es importante que la fisioterapia de la primera fase tenga como objetivo disminuir las graves molestias y las tensiones musculares. La segunda fase requiere de técnicas de fisioterapia más específicas asociadas a movimientos libres en la piscina o en el mar. Finalmente, en la tercera fase se trata de fisioterapia y ejercicios para ganar movimiento e ir ampliando así la movilidad y la fuerza de forma progresiva. Siempre sin llegar a provocar dolor”, explica Sirvent.

Noticias relacionadas

Lesiones neurológicas

Por último encontramos las lesiones neurológicas, entre las que existen dos grandes tipos, las que derivan de una afectación del sistema nervioso central como podría ser a consecuencia de un ictus, un derrame cerebral o un infarto cerebral o un proceso vírico como el síndrome de Parsonage Turner y las que derivan de una afectación en el sistema nervioso periférico, como el hombro del waterpolista o el síndrome del golfista, en las que se produce una inflamación. “Estas lesiones necesitan primero un tratamiento médico, pero se suele conseguir recuperar gran parte del movimiento mediante una terapia continuada”, explica Sirvent.

Club de Fitness de EL PERIÓDICO

En el Club de Fitness de EL PERIÓDICO nos interesa el deporte, la actividad física y la nutrición. Aquí compartiremos experiencias, rutinas, retos y tendencias y encontraremos respuesta a las dudas que surjan sobre la actividad física y el universo que la rodea. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, dinos qué dudas tienes o qué rutina quieres compartir con la comunidad.