En comunidad

Incivismo y limpieza insuficiente en el polígono Via Trajana

El incivismo de unos pocos ha convertido algunos rincones del polígono industrial Via Trajana en estercoleros por el vertido incontrolado de residuos. Un trabajador del complejo, Eduardo Pin Pérez, envió una carta a esta sección para denunciar esta situación y urge al Ayuntamiento de Barcelona a tomar medidas.

Los dos únicos contenedores del polígono industrial Via Trajana, rodeados de porquería

Los dos únicos contenedores del polígono industrial Via Trajana, rodeados de porquería / Luis Benavides

3
Se lee en minutos
Luis Benavides
Luis Benavides

Periodista

ver +

“Tengo fotos que demuestran la dejadez por parte de la empresa concesionaria de la limpieza y del ayuntamiento en el polígono Via Trajana. Esto parece del siglo XIX”. Así empezaba la dura carta de Eduard Pin Pérez enviada a ENTRE TODOS. Trabaja en una de empresa de suministros industriales del complejo y pasa cada día por uno de los puntos negros, situado frente al Bar Restaurante Regino.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Delante del establecimiento, situado en el corazón de este polígono situado en la zona norte del distrito de Sant Martí, hay dos contenedores, uno marrón y uno para la fracción resto. “Solo hay dos contenedores en todo el polígono y la gente se ha acostumbrado a traer aquí todo tipo de residuos. Cables, maderas… Las dejan fuera del contenedor y a veces hay tanta porquería que no se puede ni pasar por la acera”, asegura Pin. “El camión de la basura pasa cada día –continúa-, pero deberían emplearse más, coger a mano, porque se va acumulando fuera y es insalubre”.

Pin ha trasladado su queja a través de la plataforma IRIS del Ayuntamiento de Barcelona y le respondieron que trasladaban su petición “a los responsables del área de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad que tienen asignadas las competencias con relación a las cuestiones que plantea”. Han pasado los días, añade, y no ha notado ninguna mejora. Regino Rubio, propietario del bar que lleva su nombre, también se quejó “en su momento” al Ayuntamiento y tiró la toalla. De eso hace ya un par de años. “Estoy harto de poner quejas, no nos hacen caso. Sí, pasa la brigada y a los 10 minutos vuelve a estar igual. La gente es muy incívica”, asegura Rubio, quien también tiene otro bar en otro polígono, el de Bon Pastor. “Allí todo está mucho más limpio, y supongo que es porque tienen un punto verde. Allí llevo el cristal y el cartón que genero en los dos restaurantes”, añade.

La suciedad imperante afea un polígono pequeño pero relativamente dinámico. “Aquí apenas hay un par de naves vacías, está todo lleno, pero nos tienen olvidados”, lamenta Manuel, el conserje de un viejo edificio de siete plantas con talleres y oficinas que prefiere no dar su apellido. En una de las esquinas de su bloque se encuentra otro punto negro. Hace casi dos años se llevaron, asegura, cuatro contenedores para reponer los que fueron vandalizados en Barcelona tras la sentencia del 'procés'. Nunca más volvieron pero, continúa, "la gente sigue tirando cosas, todo tipo de trastos, plásticos y maderas, y con suerte lo recogen cada mes o mes y medio".

Residuos amontonados en una zona donde antes habían contenedores

/ El Periódico

Soluciones en estudio

Noticias relacionadas

El Periódico se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Barcelona y admiten que este problema de incivismo existe, que es compartido por los polígonos industriales del eje Besòs, como el vecino polígono Montsolís. "Se ha creado una mesa de trabajo para abordar esta problemática en la que participan técnicos del área (de Ecología), Barcelona Activa y distritos afectados, también Sant Adrià de Besòs para encontrar soluciones conjuntas", aseguran fuentes municipales. Se ha hecho pedagogía y se ha reforzado el servicio de recogida de voluminosos, pero no ha sido suficiente, admiten las mismas fuentes. que esperan encontrar "técnicamente" la solución para esta "compleja" problemática. 

Una solución factible, coinciden Pin y Regino, sería colocar una especie de punto verde o 'deixalleria' para centralizar la recogida de todo tipo residuos, tanto pequeños como voluminosos, en Via Trajana. La superficie necesaria, calculan, no sería mucho mayor que la de dos plazas de aparcamiento. "No pedimos tanto", apostilla el autor de la carta.