Club Entender + Animales y plantas

Parvovirus en perros: cómo se contagia, síntomas y tratamiento

  • La enfermedad infecciosa de tipo vírica más grave y común en los canes destruye las defensas del animal y le puede provocar la muerte

Un perro enfermo y decaído.

Un perro enfermo y decaído. / Isa Karakus

4
Se lee en minutos
Vega S. Sánchez
Vega S. Sánchez

Periodista

Especialista en animales, plantas y curiosidades

Escribe desde Barcelona

ver +

El parvovirus es una enfermedad viral muy frecuente en los perros que puede resultar mortal, sobre todo en cachorros o en perros muy adulos, ya que el sistema inmunológico de ambos es débil.

Además de ser una dolencia habitual, o precisamente como consecuencia de ello, es una enfermedad "muy contagiosa", asegura el doctor veterinario Xavier Roura, del servicio de Medicina Interna de Pequeños Animales del Hospital Clínic Veterinari de la UAB, "que se trasmite por contacto directo con otro perro": si una mascota huele las heces o el ano de un perro infectado podría contagiarse, pero también puede contaminarse si olfatea cualquier lugar donde habite un perro enfermo de parvovirus, ya que es un "virus muy resistente, que aguanta cambios climáticos extremos y resiste a los productos de limpieza convencionales, excepto la lejía u otros antivíricos", señala Roura. "Incluso perdura 4, 5 y hasta 7 días en el ambiente", matiza.

Las personas podemos transportar el virus

"Los humanos también podemos transmitir el parvovirus a los animales si pisamos una deposición de perro y la llevamos a casa, por ejemplo", apunta por su parte Verónica Araunabeña, presidenta del Col·legi de Veterinaris de Tarragona y veterinaria y gerente de la Clínica Veterinària Baix Penedès, aunque no a la inversa: estar en contacto con un perro o gato con parvovirus no es peligroso para las personas.

El parvovirus puede afectar a perros de todas las razas y edades, aunque algunas como los "rottweiler o los staffordshire terrier", señala Roura, o "los doberman, pastores alemanes o cualquier raza grande, en general", apunta Araunabeña, son más propensas a contagiarse y, además, sufren síntomas más graves.

Por todo esto, el parvovirus canino es una enfermedad muy peligrosa en protectoras, perreras y todo tipo de lugares donde haya multitud de perros. Y existen protocolos muy estrictos para evitar transmitir esta enfermedad. De hecho, los cachorros de estas instalaciones de mascotas suelen ser criados aparte, en una zona independiente del resto, para que no hayan contagios.

Periodo de incubación

"Una vez contagiado, la incubación de la parvovirosis dura entre cinco y diez días", señala la presidenta del Col·legi de Veterinaris de Tarragona, a partir de los cuales llega el pico de la enfermedad, que "produce alteración de las vellosidades intestinales que se manifiesta en forma de vómitos y diarreas junto con un deterioro del estado general del animal", añade Araunabeña. "La diarrea es hemorrágica -contiene mucosidad y sangre-, por lo que el perro afectado se deshidratan rápidamente y puede llegar a morir", asegura el doctor Roura.

Un especialista le toma la presión arterial a un perro.

/

Las primeras 48-72 horas de desarrollo de la enfermedad son clave y es cuando puede producirse la muerte del perro, siendo la deshidratación el mayor problema. Para tratar de evitarla, hay que proporcionarle agua fresca en poca cantidad y con frecuencia, así como acudir con premura al veterinario para que le inyecte suero. También es conveniente evitar que coma durante las primeras 24-48 horas para evitar así los vómitos y diarreas.

Fiebre y dolor abdominal

Hay perros que también presentan fiebre alta, de hasta 41ºC, pero no es un síntoma que se dé en todos los casos. Aunque no puedan manifestarlo verbalmente, los canes sufren de dolor abdominal y pueden contraer el vientre para intentar paliar las molestias.

Al ser una enfermedad tan grave, hay que consultar con un veterinario siempre que el cachorro presente vómitos y diarrea ya que, salvo que se trate de un caso leve, es posible que se recurra a la hospitalización del perro para corregir la deshidratación y administrarle electrolitos, además de controlarle los vómitos y la diarrea.

Sin tratamiento específico

El problema es que "al tratarse de un virus, no existe un tratamiento específico para esta enfermedad –fuera de tratar la deshidratación y paliar los otros síntomas derivados de la enfermedad-", señala la doctora Araunabeña, por lo que "la prevención en forma de vacunas es clave para estimular el sistema inmunológico del perro y evitar que pueda contraer la enfermedad", concluye la veterinaria.

"La vacuna se suele administrar cuando el perro tiene mes y medio y antes de que cumpla cuatro meses", señala Araunabeña, "y se pone una segunda dosis cuando tiene un año de vida", añade.

Noticias relacionadas

"Pero hay que tener cuidado", explica el doctor Roura, "porque algunos perros, aunque vacunados, desarrollan el parvovirus". Obviamente, los síntomas serán mucho más leves y menos peligrosos. Y ambos especialistas coinciden en que, al igual que sucede con otros virus, "los perros asintomáticos también pueden contagiar la enfermedad".

Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO

En el Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO somos amantes de los seres vivos y nos interesa todo lo relacionado con ellos. Aquí te explicaremos todo lo relacionado con tus mascotas y cómo sacar el máximo provecho de tus plantas, siempre desde un punto de vista ecológico y sostenible. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias.