Lloret Trail

Lloret Trail: correr en tiempos del covid

  • En un evento deportivo en el que pueden llegar a reunirse miles de personas lo principal es evitar aglomeraciones

Se lee en minutos

Pocas son las cosas que no han cambiado a raíz del coronavirus. El deporte, desgraciadamente, no es una de ellas y ha sufrido el azote severo de una pandemia que ha dejado graves secuelas en centros deportivos y competiciones. 

Desde el pasado mes de marzo, han tenido lugar poquísimas carreras a nivel amateur en España que se hayan desarrollado en formato presencial, y las que se han podido celebrar no han sido, ni mucho menos, como eran antes. Mascarillas, temperatura, tandas… El objetivo principal es evitar las aglomeraciones, pero ¿cómo se puede compaginar la prevención del coronavirus con un evento multitudinario? La buena organización es el mejor arma para conseguir un evento deportivo masivo ‘covid free’. 

La Lloret Trail organizada por ‘La Sansi’ el pasado fin de semana en la localidad costera de Girona ha sido una de las pocas citas deportivas que han tenido lugar en este 2021 y es todo un ejemplo de cómo participar en carreras no tiene por qué suponer un foco de contagios de covid. Pongámonos en situación. En un evento deportivo en el que pueden llegar a reunirse miles de personas, en este caso fueron más de 1.000 corredores, lo principal es evitar que grupos de personas que no forman parte de las mismas ‘burbujas de convivencia’ coincidan sin mascarilla y probablemente hiperventilando en espacios reducidos. 

Higiene de manos y 37º

Para que la cita se desarrolle con plena seguridad el primer punto a tener en cuenta es evitar que entre el virus al evento, y para ello, los organizadores tomaron la decisión de realizar controles de temperatura a todos los corredores antes de hacerles la entrega de dorsales.

Para quienes han corrido previamente en algún encuentro, no es difícil recordar largas colas desordenadas y revueltas de atletas tratando de conseguir el número que les permitirá participar en la prueba. En este caso, la organización consiguió evitar colas a base de repartir a los corredores en distintas horas de salida desde las 9 a las 12h. De este modo y permitiendo el acceso al recinto como máximo 30 minutos antes de la hora de salida, se redujo mucho la presencia de personas en las casetas del staff en las que se entregaba el chip y el número de corredor. 

Así, si un corredor tenía su tanda asignada a las 11 de la mañana, podía llegar como muy pronto a las 10.30 al recinto y entonces se debía someter a la toma de temperatura y la higienización de manos. En ese momento, y tras certificar que la temperatura corporal está por debajo de los 37 grados, el corredor es apto para acceder al recinto. 

Un miembro de la organización toma la temperatura a una corredora

/ El Periódico

Tandas de salida escalonadas

Una vez el corredor recibe la aprobación de la organización para participar en la carrera pasa a la siguiente fase. En el propio espacio de la salida de la prueba se habilitaron dos espacios de calentamiento amplios en los que los atletas podían realizar sus entradas en calor sin apelotonarse ni agruparse en ningún punto. 

Tras ello, unos 15 minutos antes de la hora oficial de salida de cada corredor, los atletas debían ir posicionándose en los cajones de salida. En esta ocasión, la organización pautó tandas de 100 corredores distribuidos en líneas de cuatro atletas que disponían de un espacio separado del resto de integrantes del cajón y cumplía con las distancias de seguridad. Pero por si ello no fuera suficiente y para garantizar todas las medidas de seguridad, las tandas de 100 atletas se repartieron a su vez en subgrupos de cuatro corredores que iban efectuando sus salidas cada 10 segundos. 

Este tiempo prudencial entre grupos permite un cierto espacio entre corredores y otorga el margen suficiente para evitar tramos de concentración durante el recorrido de la carrera.

En un futuro no muy lejano, la intención es crear cajones de salida de vacunados mediante el carnet acreditativo ‘Vacunatleta’ que se ha empezado a repartir este mismo fin de semana en la carrera de Lloret. Mediante este documento, los corredores podrán demostrar que han sido vacunados y acceder así a tandas de personas en sus mismas condiciones sanitarias para poder correr encapsulados.

Según el presidente de ‘La Sansi’, Jose Luis Blanco es necesario que los eventos se adapten a «un futuro no muy lejano, en el que carnets de este tipo serán obligatorios para participar en eventos masivos». «En unos meses las salidas de las carreras se diferenciarán entre vacunados y no vacunados, sin excluir a nadie, pero aparte de ser aún más seguros sanitariamente, será una forma de relanzar eventos, y no sólo deportivos», asegura Blanco.

Corredores con distancia entre sí en la Lloret Trail.

/ El Periódico

La carrera, sin mascarilla

Una de las principales preocupaciones de los corredores es si la mascarilla es obligatoria durante la carrera. En la mayoría de casos no, pues las pruebas deportivas, al ser desarrolladas al aire libre, hacen que las probabilidades de contagio sean mínimas. 

«Cada atleta ha pasado una toma de temperatura y la distancia con el resto del grupo es considerable. En el fondo es más probable que se contagie de covid en el postcarrera que en el trayecto», explica Blanco. «Al final adelantar a otro corredor son solo unos segundos y al aire libre ese riesgo es casi inexistente», añade.  

Al terminar la carrera, dos miembros del staff aplicaban gel en las manos de los corredores y proporcionaban una mascarilla limpia para que nada más traspasar el arco de meta, cada persona volviera a llevar una mascarilla protectora. 

Actuación en caso de contagio

Noticias relacionadas

A pesar de que las medidas hacen muy improbable el contagio, siempre existe la posibilidad de coger el virus. Para estos casos, la organización cuenta con un plan de contingencia para poder avisar a los corredores de la tanda y sobre todo a los otros tres corredores de la serie de salida del positivo. «Todas las salidas quedan grabadas para poder identificar con quien has llegado y salido y poder rastrear mejor en caso de positivo», explica Blanco.  

En anteriores carreras desarrolladas por la misma organización en la época postcovid, como la de la Mercè, en la que participaron 3.000 corredores, no hubo contagios entre los participantes pasados 15 días del encuentro, algo que demuestra que las medidas sanitarias aplicadas son realmente efectivas.