Club de Educación y Crianza de EL PERIÓDICO

Abuelo, dame sobrasada vegana para merendar y no bocata de chorizo

  • El chef Juan Llorca y la dietista nutricionista Melisa Gómez invitan a los más mayores a colaborar en la dieta saludable de los nietos

Ejemplo de merienda saludable: sobrasada vegana (almendra cruda, tomate seco, pimiento, pimentón y aceite de oliva virgen extra)

Ejemplo de merienda saludable: sobrasada vegana (almendra cruda, tomate seco, pimiento, pimentón y aceite de oliva virgen extra) / VERGARA

5
Se lee en minutos
Olga Pereda
Olga Pereda

Periodista

Especialista en educación y crianza

Escribe desde Madrid

ver +

Son un pilar de la crianza, tanto que el secreto de la conciliación reside en tenerlos cerca. Los abuelos y las abuelas son fundamentales e irremplazables. En España, según los datos del INE, una de cada cinco familias cuenta con ellos para completar el complicado puzzle que implica la vida diaria. ¿Te surge un viaje de trabajo? ¿Tu hijo tiene fiebre y no puede ir al cole? ¿Es un día no lectivo y tú no puedes librar? La abuela siempre está al rescate. Al menos, casi siempre (cada hogar es un mundo).

Hay una pieza del puzzle, sin embargo, que muchos abuelos no terminan de encajar: la alimentación. "Las lentejas son indigestas para cenar", "no pasa nada por merendar bollos", "hay que obligar a los niños a comer todo y de todo", "la fruta no alimenta mucho" y "la mejor merienda es un bocadillo de chorizo" son frases que muchos mayores sueltan a sus hijos cuando estos se convierten en padres. Tenemos un problema. Tenemos que sentarnos con ellos y, desde el amor y el respeto, intentar que se unan a la batalla por la alimentación saludable. ¿Qué tal sustituir ese bocata de chorizo por uno de humus (garbanzos, pasta de sésamo, limón y agua) o de sobrasada vegana (almendra cruda, pimiento rojo de bote, tomate seco rehidratado, aceite y pimentón)? Moderneces, dirán muchos. La ciencia, sin embargo, dice que es salud.

En España, el sobrepeso infantil asciende al 40%. Y hay más datos demoledores. El libro ‘Nutrición y cáncer. Lo que la ciencia nos enseña’, coordinado por el doctor Carlos A. González Svatetz, asegura que la carne procesada -bacón, butifarra, chistorra, chorizo, sobrasada, jamón curado o cocido, fiambre de pavo, morcilla, chorizo, salchichón…- es responsable del 1,8% de todos los tumores. Es una cifra muy inferior a la cantidad de cánceres que provoca el tabaco o el alcohol, pero hay que tenerla en cuenta.

El cocinero y divulgador Juan Llorca y la dietista nutricionista Melisa Gómez vuelven a las librerías de la mano de 'Leche con galletas' (editado por Vergara), un manual con recetario incluido para leer en familia e intentar implicar a los abuelos en los menús infantiles saludables. “No queremos tirar de las orejas a los más mayores. Son imprescindibles en la vida diaria. Nuestro objetivo es que en los hogares se empiece a dejar de soltar coletillas como ‘se ha hecho toda la vida así’ y ‘tú merendabas nocilla cada día y mira qué majo has salido’ para darnos cuenta que la dieta no saludable está relacionada con problemas serios de salud. Hablamos de obesidad y diabetes, por ejemplo”, destaca Llorca. El chef valenciano, de hecho, arrastra algún que otro problema de salud tras una infancia de palmeras de chocolate y napolitanas. Eran meriendas con las que sus abuelos trataban de transmitirle su inmenso cariño, una manera de decirle lo especial que era.

'Leche con galletas' recuerda que la sobrealimentación puede ser percibida por muchos abuelos como una forma de cuidar y nutrir a los nietos ya que en épocas pasadas -en las que la población pasaba hambre- el sobrepeso estaba relacionado con la salud. La evidencia científica demuestra que la fruta fresca es la mejor merienda que un chaval puede tomar, pero entre una raja de sandía o una manzana y un bollycao, el niño siempre preferirá lo segundo. No hay competencia. Optar por lo primero es un trabajo constante, diario y arduo.

Llorca y Gómez invitan a padres y madres a charlar con calma con los abuelos. Ambos destacan algunos consejos nutricionales de cara a la merienda. Los fiambres, cuanto menos, mejor. La fruta fresca, los palitos de zanahoria y los tomates cherry son una opción estupenda. Sustituye los petit suisse por un yogur natural. En lugar de un bocadillo de jamón, ofrece pan integral con queso fresco o humus. Apuesta por los orejones y ciruelas en lugar de las chucherías y olvídate de los gusanitos y compra picos integrales o maíz para hacer palomitas en casa (en el caso de los niños ya mayores). Y para beber, siempre agua. Aléjate de los batidos industriales de chocolate y mezcla leche entera con una cucharadita de caco puro en polvo o algarroba. Opta por batir un yogur natural con fruta fresca y destierra de una vez por todas los yogures de sabores porque tienen cuatro terrones de azúcar por cada 125 gramos, según recuerda la periodista especializada en infancia y crianza Diana Oliver en el libro '¡Ñam! Sobre lo que comemos'.

“Si crees que los abuelos se mostrarán abiertos al cambio, habla con ellos, comparte tus inquietudes y muéstrate abierto a negociar. Si se trata de los suegros, tal vez sea mejor comunicarlo a la pareja y que sea esta quien hable con sus padres”, subraya Gómez.

La newsletter para mamás y papás

Olga Pereda te presenta cada semana los contenidos más interesantes de crianza y educación de El Periódico.

Suscríbete

Responsable de cocina de un colegio en Valencia, Llorca detalla que, en muchas ocasiones, el escollo para implantar una dieta saludable no viene de los abuelos sino de los propios padres. Hace tiempo, Lorca ofreció una charla en una escuela en la que había 1.800 familias. Solo se presentaron 70. "A veces tengo a muchos papás que se quejan y me dicen que no ponga tanta verdura ni legumbres y que haga comidas más normales. ¿Normales? ¿A qué se refieren? ¿A macarrones con tomate frito de bote, que lleva muchísimo azúcar? No lo pienso hacer jamás", comenta.

Noticias relacionadas

Los dos divulgadores recuerdan -una vez más- que jamás se tiene que obligar a un niño a comer. Frases como “muy bien, te lo has comido todo” o “muy mal, estoy enfadada contigo porque no has comido nada” son contraproducentes. Tampoco hay que sobornar: “Si te lo comes todo te dejo ver la tele”. Lo que sí hay que hacer -concluyen los autores- es predicar con el ejemplo. En casa todos comemos sano. Todos.

Club de Educación y Crianza

En el Club de Educación y Crianza de EL PERIÓDICO queremos compartir ideas, experiencias, tendencias, preguntas y respuestas sobre la maternidad y la paternidad. Si tienes niños pequeños o adolescentes, este es tu sitio. Olga Pereda modera una comunidad en la que caben todos: papás, mamás, abuelos, tías, pedagogos, maestros…

Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias. Entre todos crearemos un espacio para acompañarnos en la apasionante y complicada tarea que supone criar y educar.