Entender + el 23-F

Los libros sobre el 23-F: más periodistas que historiadores en el relato

Profesionales de la información en su gran mayoría, pero también estudiosos de la historia y militares –algunos, testimonios directos– analizan en múltiples libros el intento de golpe de Estado de 1981, con distintas teorías sobre su organización y sobre el papel del Rey.

Libros acerca del 23-F.

Libros acerca del 23-F.

Se lee en minutos

El golpe de Estado fallido del 23-F, del que ahora se cumplen 40 años, ha dado lugar a una abundante producción de libros, desde ensayos hasta novelas, en número que supera el centenar. La mayoría no están firmados por historiadores, sino por periodistas, además de por militares, entre ellos los testimonios de algunos de los protagonistas de la asonada.

El libro más conocido, más premiado y seguramente más vendido es 'Anatomía de un instante' (Random House Mondadori, 2009), de Javier Cercas, “un ensayo en forma de crónica o una crónica en forma de ensayo”, en palabras del autor. Cercas quería escribir una novela, pero, al documentarse, fue abandonando la idea y se decidió por una obra de no ficción, a partir del instante en que el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, permanece sentado en el hemiciclo la tarde del 23 de febrero de 1981, secundado solo por el general Manuel Gutiérrez Mellado y Santiago Carrillo, mientras los golpistas disparaban al techo y los demás diputados se escondían bajo sus escaños. El libro fue Premio Nacional de Narrativa en 2010 por su “gran potencia literaria” y su “elevada calidad histórica”.

‘Anatomía de un instante’, de Javier Cercas, premio Nacional de Narrativa por su «gran potencia literaria» y su «elevada calidad histórica», es el título más conocido

El libro de Cercas es la excepción del novelista que investiga y relata el golpe. Entre las obras de historiadores, destaca la de Juan Francisco Fuentes, '23 de febrero de 1981: El día en que fracasó el golpe de Estado' (Taurus, 2020), que se centra en el acontecimiento concreto del golpe, pero analiza también los antecedentes, los mitos y las teorías de la conspiración para concluir que la democracia salió fortalecida y el 23-F cerró siglo y medio de golpismo en España. Otro historiador, Alfonso Pinilla García, en 'El laberinto del 23-F: Lo posible, lo probable y lo imprevisto en la trama del golpe' (Biblioteca Nueva, 2010), defiende que la asonada no fue un golpe puramente franquista, aunque intervinieran militares que añoraban la dictadura. Sostiene que el golpe fue producto de una crisis en la que coinciden la recesión económica, el terrorismo de ETA, el malestar militar y el fracaso del Gobierno de la UCD de Suárez.

El papel del Rey

Entre los libros escritos por periodistas, Francisco Medina reconstruye el golpe en '23-F, la verdad' (Plaza y Janés, 2006), un reportaje de investigación mediante testimonios de militares. José Oneto, que publicó el primer libro sobre el golpe solo tres meses después, 'La noche de Tejero' (Planeta, 1981), fue actualizando sus conocimientos hasta culminar en '23-F. La historia no contada, 30 años después' (Ediciones B, 2011), en el que asegura que el Rey no apoyó el levantamiento. Dos periodistas de 'El País', Joaquín Prieto y José Luis Barbería, sostuvieron a los diez años del 23-F que el general Alfonso Armada era el elefante blanco que debía hacerse cargo del Gobierno golpista ('El enigma del elefante', Aguilar, 1991).

Pilar Urbano y Jesús Palacios han escrito algunas de las obras más polémicas. La periodista, que ya había publicado en 2001 'Con la venia… yo indagué el 23-F' (Plaza y Janés), repasa en 'La gran desmemoria: Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar' (Planeta, 2014) el papel de Juan Carlos I en la Transición, incluido el 23-F. Asegura que el Rey participaba en la conspiración golpista, pero “se bajó” de la operación dos semanas antes del golpe. Palacios, sin embargo, asevera que el Rey estuvo implicado en el golpe hasta el final, tesis que mantiene en '23-F: El golpe del Cesid' (Planeta, 2001) y en '23-F, el Rey y su secreto' (Libros Libres, 2011). Según Palacios, el 23-F fue organizado por los servicios secretos del Cesid (antecesor del CNI). 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Te puede interesar

Al contrario, Javier Fernández López, capitán de Ingenieros en 1981 y autor de varios libros sobre el Ejército, defiende en 'Diecisiete horas y media, el enigma del 23-F' (Taurus, 2001) que el Rey estuvo en contra del golpe desde el primer momento. Y dos de los militares golpistas, el comandante Ricardo Pardo Zancada y el coronel José Ignacio San Martín, dan su versión en '23-F: Las dos caras del golpe' (Áltera, 2006) y 'Apuntes de un condenado por el 23-F' (Espasa, 2005), respectivamente. Zancada, condenado a 12 años de cárcel, acusa al Rey de conocer lo que se preparaba mientras que San Martín, jefe de Estado Mayor de la División Acorazada Brunete, condenado a 10 años, cree que no se puede hablar de “golpe de Estado”, sino de “golpe de timón”.  

Sobre el golpe en Catalunya, los periodistas Andreu Farràs y Pere Cullell publicaron 'El 23-F a Catalunya' (L’Arquer, 2010), en el que recogen medio centenar de testimonios de lo que sucedió en el Principat en esos días y afirman que el golpe estuvo a punto de triunfar.