Entrevista

Eudald Lligoña: «Habrá un alud de concursos de acreedores que saturará los juzgados»

Eudald Lligoña, titular del despacho Lligoña Abogados, conoce de cerca los problemas económicos que atraviesan los negocios de restauración tras un año de restricciones. Muy crítico con la falta de ayudas, aborda el reto mayúsculo del ámbito del derecho para salvar empresas mediante los procedimientos concursales

Eudald Lligoña, titular del despacho Lligoña Abogados.

Eudald Lligoña, titular del despacho Lligoña Abogados. / Maite Cruz

6
Se lee en minutos
Sonia Gutiérrez
Sonia Gutiérrez

Periodista

ver +

Como despacho especializado en el sector de la restauración, ¿qué se están encontrando? 

De todos los sectores afectados por el estado de alarma, el que más es el de la restauración, es el que ha sufrido más restricciones, el que ha estado más tiempo cerrado, el que puede trabajar menos. ¿Qué me estoy encontrando? Pues auténticos dramas. Gente que se ha rendido, que ha cerrado las puertas, que está endeudada. Todo el esfuerzo, toda la ilusión... en un año y por las causas que conocemos se han ido al traste.

¿Están llevando más concursos de acreedores? 

Se están haciendo más concursos, pero no ha llegado el volumen que se prevé en las próximas semanas. Una de las medidas que hizo el Gobierno a raíz del estado de alarma fue prorrogar el plazo de presentar concurso a aquellos que estén obligados por sus números. Ahora casi todos están obligados, y dieron de prórroga hasta el 14 de marzo. Si no lo prorrogan más, se prevé un alud de concursos. Los juzgados de lo mercantil de Barcelona ya se están preparando. Aquí tenemos todos una responsabilidad social, los profesionales del derecho, de pensar no solo en los acreedores sino en todos los puestos de empleo y los negocios que hay y que se han de salvar.

Cuando se habla de concursos, solemos pensar en cierres.

Sobre el papel, el concurso tiene como finalidad, si es posible, la continuidad del negocio. La realidad es que la gran mayoría acaban en liquidación. Ahora hay una nueva figura, que viene del Reino Unido y los Países Bajos, que es el pre-pack. Lo que están intentando es agilizar el procedimiento de tal manera que el actual empresario perderá el negocio, pero este continuará vivo si hay otro empresario dispuesto a comprar la unidad productiva. Aunque, a pesar de que se está preparando mucho, habrá un alud de concursos que saturará los juzgados. Se han implantado más juzgados de lo mercantil, pero aun así, la situación es tan preocupante, que si se saturan, toda esta intención de que los procedimientos sean ágiles no sucederá.

«Los esfuerzos que hemos de hacer para salvar los negocios pasan por la agilidad»

¿Cree que hay un riesgo real de colapso judicial?

Sí, porque la situación es muy mala, no solo para la restauración. Otros muchos sectores, pequeños y medianos negocios, irán. Muchos a liquidación, pero los esfuerzos que hemos de hacer para que continúen los negocios pasa por la agilidad.

Se habla de salvar empresas que serían viables sin pandemia. 

Es el ejemplo de la restauración en Barcelona. Es una ciudad turística, en la que a la gente le gusta salir. La gran mayoría de restaurantes son viables. Lo que pasa es que tras un año sin ingresos y con muchos gastos, ahora no hay ni un restaurante al que le salgan los números. Los ICO se han acabado, ya no queda dinero para seguir pagando y los impuestos son los mismos.

¿Y qué puede hacer? 

Si los números no dan y no se le puede hacer frente, está obligado a presentar concurso. Otros, lo que pueden hacer es endeudarse más. Estas son las dos opciones, porque la buena, que es hacer subir los negocios, de momento no está. O nos endeudamos o concurso. Y enlazamos con el principio, el concurso no es el final de un negocio, es un punto y aparte. Cambiará el empresario, pero el negocio continuará. Debe haber gente valiente que se quiera meter en restauración. En las últimas semanas, están entrando fondos de inversión acompañados de restauradores.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Y la entrada de los fondos es algo bueno?

Los fondos han visto que los precios de traspaso han bajado muchísimo, hay muy poca demanda, hay muy pocos empresarios que estén dispuestos a crecer o a quedarse nuevos negocios, bastante trabajo tienen de plantearse el futuro con los suyos, están entrando fondos de inversión acompañados de restauradores siempre, porque no es un inmueble, necesitas que el negocio esté vivo, están haciendo ofertas y quedándose locales.

¿Por qué la fecha del 14 de marzo es importante? 

Antes, cuando se estaba en insolvencia contable, el administrador tenía la obligación de presentar concurso en dos meses. Como cuando cerraron los negocios era previsible que a los dos meses se saturarían los juzgados, que además estaban cerrados, lo alargaron hasta el 14 de marzo, lo que pasa es que al cabo de un año estamos mucho peor, hay una situación de insolvencia general en todo tipo de negocios.

«No tiene sentido alargar el plazo para presentar un concurso si no hay ayudas»

Puede que la prorroguen. 

No tiene sentido que la prorroguen si no va acompañada de ayudas. Si la finalidad es salvar empresas, no vale decir «no, ya lo presentarás más tarde». Pero es que yo cada mes estoy perdiendo, señor Estado, ayúdeme, no me dé 1.500 o 3.000 euros por negocio, ayúdeme de verdad como pasa en los otros países. No están ayudando para nada al empresariado. Si no viene acompañada de más financiación, de más descuentos, de más intervención sobre todos los gastos generales, es alargar la realidad, que ahora no son viables los negocios.

Ayudas como cuáles.

Se sigue pagando mucha Seguridad Social. Ahora, en la restauración lo que están haciendo es un cierre encubierto. Qué pasa, que como no están cerrados, y están abiertos, pero en realidad no, aplican normativa como si estuvieran abiertos en horario normal. Entonces no pueden aplicar el erte automático, que era no pagar nada, ahora, como están abiertos, con mal horario, tienen que pagar. ¿Qué se podría hacer? No pagar Seguridad Social. Que Hacienda prorrogara los pagos, cada trimestre hay que pagar el IVA, pero ahora resulta que mi situación empresarial no es como siempre, mis derechos a abrir han disminuido, pero en la obligación a pagar los impuestos no hay moratorias. Hacienda no escucha. En los ICO, que no nos pidan avales personales. La Generalitat dictó un decreto en el que intervenía en contratos privados para rebajar los alquileres en función de las restricciones. Esta ayuda no tiene futuro, porque hace pagar el 50% en caso de que esté cerrado mientras duren las restricciones, pero cuando esto acabe ¿qué sucederá? Tanto las leyes como los contratos solo hablan mientras dure la pandemia, como si el día 1 después de que levanten el estado de alarma esto ya sea todo normal... y volverá a haber más ertes.

«El procedimiento concursal no es el final, es un punto y aparte. No hay que tener miedo»

¿Recomienda ir a concurso? 

No es un derecho, es una obligación si estás en insolvencia. Lo que no tiene que tener miedo la gente. Se pueden salvar muchas empresas. El concurso es la oportunidad legal de que las empresas no mueran. Si lo que tenemos es una hemorragia económica, lo que hemos de hacer es taparla. Si no lo hacemos, irá empeorando hasta que sea insalvable. No hay que tener miedo al concurso, al revés, es una ayuda.

Noticias relacionadas

El empresario puede alegar las restricciones por el covid. 

Un punto a tener en cuenta en los concursos es la responsabilidad del administrador. Si no ha hecho bien su trabajo, puede tener responsabilidad personal, y ese es otro miedo que tienen muchos empresarios. A la vista del estado de alarma, esperamos que todos sean concursos fortuitos, no culpables.