BARCELONAS

La agonía más allá de la barra

El Yesterday, bar musical con un proyecto de donaciones a entidades sociales, bordea la quiebra por las restricciones

Chus Domínguez en el interior del bar Yesterday, en Santa Coloma de Gramenet.

Chus Domínguez en el interior del bar Yesterday, en Santa Coloma de Gramenet. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

Los efectos del covid-19 no pasan desapercibidos en el Yesterday, el bar musical e ilusión personal de Chus Domínguez (Santa Coloma de Gramenet, 1983), quien en una carta publicada en Entre Todos en la que se refleja la situación de tantos otros establecimientos en toda Catalunya reconoce estar "al borde de la quiebra".

Domínguez se aparta de la concepción clásica del ocio nocturno y define su negocio como un agente social más de Santa Coloma, una intersección donde confluyen los colectivos de la ciudad. En marzo de 2019, el consistorio, a través de una carta de la alcaldesa Núria Parlon, reconoció la labor del local por sus "importantes beneficios para la comunidad colomense".

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La distinción corresponde al proyecto que, desde hace tres años, el 'pub' organiza: conciertos solidarios de entrada gratuita cuya recaudación de barra dona a una entidad social de ámbitos como la inclusión de personas con discapacidad, el acompañamiento a niños vulnerables o la protección animal. Bienes sociales que forman también parte de los bares como institución cultural; eso invisible más allá de la barra que tampoco escapa de la agonía generada por el covid y sus restricciones.

"Hasta que llegó el coronavirus no habíamos cerrado ni un mes con pérdidas, pero ahora estamos al borde de la quiebra", afirma Domínguez, que lleva sin abrir desde el primer estado de alarma de marzo, a excepción de tres semanas al 50% en junio. "Entre el bar y mi gasto personal pierdo unos 2.000 euros al mes: si la normalidad no vuelve, a principios de 2021 tendré que cerrar porque me quedaré sin ahorros".

Un discurso recurrente en ocio nocturno y restauración, con la particularidad de que, en este caso, la onda expansiva del estruendo socioeconómico llega hasta los colectivos con los que mensualmente contribuye el local. Entre las colaboraciones pendientes que el covid ha truncado, eventos con las asociaciones IntergramenetAmics dels Malalts Mentals o Casals dels Infants, cuya directora, Beatriz Sánchez, lamenta tanto la pérdida económica como de visibilidad que les supone la caída del evento. 

El bar como salida familiar

La inauguración del Yesterday en 2013 supuso una oportunidad laboral para la familia de Domínguez. "La situación de mis padres era muy jodida: él tiene incapacidad y ella siempre había trabajado en la noche sin cotizar, de modo que también busqué en el bar una salida para ellos".

A los 30, cuenta el empresario, invirtió sus ahorros en poner en marcha el local tras reformar el anterior, que estaba "hundido". Desde entonces, el Yesterday se ha convertido en "un reflejo de su propietario", ya que él ya participaba como voluntario en varias de las entidades con las que ahora colabora, foco de buena parte de su clientela. 

Te puede interesar

"Lo más difícil es el alquiler, porque enfrenta a dos personas que de buena fe pactaron un contrato: ni yo tengo la culpa de no poder pagar ni mi propietario la tiene de que yo tenga el bar", subraya Domínguez. "Eso, sumado a que no trabajar te hace sentir inutil y deja de dignificarte como persona, me ha provocado mucha ansiedad".

20.000 euros recaudados en 40 eventos

Hasta marzo, el Yesterday había cooperado, a través de la recaudación de unos 20.000 euros en 40 eventos solidarios, con entidades como Fundació TallersCentre Obert Rialles o Tengo Esclerosis Múltiple y QuéPese a su cierre estos meses, el Ayuntamiento de Santa Coloma cedió a Domínguez el pasado octubre el teatro de la ciudad para celebrar una gala solidaria que recaudó 2.760 euros.