Ir a contenido
Núria Osorio Yamba: "Tardaron 22 años en poner nombre a mi dolor (menstrual)"

Josep Garcia

Núria Osorio Yamba: "Tardaron 22 años en poner nombre a mi dolor (menstrual)"

No había regla que no la noqueara. Sufre endometriosis, como otras 176 millones de mujeres.

Núria Navarro

¿Qué tienen en común Hillary ClintonLena Dunham y Núria Osorio Yamba? La endometriosis, una enfermedad crónica que afecta a una de cada 10 mujeres durante la edad fértil. De la primera a la última regla. Las afectadas lo suelen callar. Pero Clinton, Hyland, Dunham y nuestra protagonista –filóloga, hija de gallego y guineana– han salido del armario.

–¿Un apunte sobre la endometriosis?
–El endometrio es la mucosa que recubre el interior del útero. Cuando no hay embarazo, se expulsa en forma de regla. Si sufres endometriosis, parte de esta capa se filtra por la cavidad abdominal. La sangre que no sale provoca dolor. 

–¿Mucho?
–Mucho. A mí me vino la regla en 1986, a los 11 años, y cuatro meses antes ya sentí dolor. Cuando venía, apenas podía levantarme de la cama, tenía sudores fríos, bajadas de tensión. Como el dolor menstrual estaba normalizado, mi madre decía que no podía faltar al cole. A esa edad, a menudo entre lágrimas, pensaba: "Si la regla dura tantos años, ¿cómo lo podré aguantar?". Me parecía un maleficio.

–La llevaron al ginecólogo, claro. 
–Fui a siete u ocho. Me recomendaban tomar antiinflamatorios días antes, pero como a mí no me venía con regularidad, acabaron sugiriendo que los tomara antes, durante y después.

–¿Sesgo de género?
–Quiero penar que desconocimiento. Pero así estuve en la adolescencia, la universidad –estudió Filología francesa–, el trabajo. Hasta los 33 años.

Hillary Clinton, Lena Durham y Sarah Hyland –la actriz que encarna a Haley en 'Modern family'– también han salido del armario

–¿Qué pasó a los 33?
–En el 2008, la sintomatología era muy bestia: dolor al defecar, en las relaciones sexuales, al caminar, sangrado entre periodos. Llegué a pensar que tenía un cáncer y fui directa a la Dexeus. El mismo día supe que tenía endometriosis en estadio cuatro, el más grave. Poner nombre a mi dolor fue una liberación, pero también sentí rabia. Habían tardado 22 años. Había  perdido una parte importante de mi vida. Hay periodos de los que ni siquiera tengo fotos. Dejé de hacer tantas cosas...

–¿Por ejemplo?
–Dejé de viajar después de que en un viaje a Marruecos se me adelantara la regla y no llevara medicación. Fue horroroso.

–¿Ensombrecía el sexo?
–Las parejas anteriores a la actual no lo entendían. Tras la primera operación, en el Clínic, en febrero del 2009, supe que tenía un nódulo grande en el tabique recto-vaginal. Me lo sacaron, así como 13 miomas y una resección de ovarios.

–¿La cosa mejoró?
–Sí, aunque a los cuatro meses tuve una oclusión intestinal. Y en el 2017, en un control, descubrieron un quiste de 13 centímetros. Aún estoy lidiando con los efectos secundarios. Me practicaron una menopausia quirúrgica.

–¿Eventual?
–Indefinida.

–¿No podrá ser madre?
–No, pero antes no me lo cuestionaba. "Si la regla duele así, ¿cómo será ser madre?", pensaba. He hecho un trabajo físico y mental para no sentirme víctima. Cada vez que caigo, me levanto más rápido. Evito el estrés –uno de los aceleradores de la enfermedad– y después de 14 años trabajando para una empresa privada, he puesto un punto y final. 

–En cambio, decidió salir de ese armario.
–Durante todo este periplo yo había ido escribiendo. Mi pareja me animó a publicar un libro, pero yo no lo veía claro. Le dejé el manuscrito a mi madre y al día siguiente me llamó. "No he dormido en toda la noche, solo sabía la mitad... –me dijo–. ¡Tienes que publicarlo!". La pobre se sentía culpable de no haber hecho más. 'Vivir sin el tabú de la endometriosis' se ha traducido al inglés. 

–No quedó ahí su 'endoactivismo'.
–Una vez había dado la cara, pensé que podía ser la voz. Tres chicas afectadas que teníamos en común la danza –hasta hace dos años, yo bailaba tribal fusion– montamos EndoDance y organizamos un espectáculo para recaudar fondos para la Fundació Clínic. La quinta edición se celebrará el 28 de septiembre en la Sala Apolo.