27 feb 2020

Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Jordi Sugranyes: «En vez de 'buenas noches', me decían: "¿Por qué concierto vas?"»

Cronista musical y coleccionista de conciertos, asiste este lunes a su actuación número 3.000 de música en catalán

Manuel Arenas

El ’coleccionista’ de conciertos Jordi Sugranyes, en el interior de la antigua fábrica Damm.

El ’coleccionista’ de conciertos Jordi Sugranyes, en el interior de la antigua fábrica Damm. / FERRAN NADEU

El cronista musical Jordi Sugranyes (Reus, 1972) no mide el paso del tiempo por años, sino por conciertos de música catalana. En esa unidad basa las últimas tres décadas de su vida, en las que se ha recorrido Catalunya a la caza y captura de alguna actuación musical que coleccionar. Y está de aniversario: este mismo lunes 5 de agosto redondea la impresionante cifra de 3.000 conciertos a los que habrá asistido y registrado con todo lujo de detalles.

-¡3.000! Se dice pronto.

-(Ríe) Sí, y además el número 3.000 es el primero que organizo yo: las bibliotecas de Reus me encargaron organizar un ciclo de grupos noveles y empezamos este lunes con Petites Grans Coses, que actúan en la Biblioteca Pere Anguera de Reus.

-También ha publicado un libro hace poco.

-Exacto, en el cual recojo mi trayectoria de estos 30 años: explico los hechos, no entro a valorar la calidad musical. El libro ha sido el motivo, junto con el programa que tengo en Ràdio Valls Hit 103, que me ha impulsado a ir a conciertos los fines de semana.

-Pero empezó hace mucho. ¿Por qué?

-Todo surgió cuando empecé a hacer un programa de radio en la diada de Sant Jordi de 1988. Nos llegaban maquetas y vinilos de grupos catalanes, y aquellas maquetas hicieron que sintiera la necesidad de ir a ver en directo a los grupos que poníamos en la radio.

-Como una adicción.

-Más bien una manera de vivir: un chaval que empieza a salir de noche y empieza a ver la movida del rock catalán de los 90 impulsado por los programas de radio que hace.

-¿Y a qué se debe ese recuento tan exhaustivo?

-A que después de un tiempo, en vez de 'buenas noches', me decían siempre: «¿Por qué concierto vas?». Ahí hice un primer recuento del que resultaron 980 conciertos, y desde entonces los llevo apuntados en una hoja de Excel. Me hacía gracia contarlos desde el año 89 para saber cómo cubrí y qué vi en cada concierto.

-No sé si habrá alguien con más conciertos que usted.

-Seguro que fotoperiodistas como Xavier Mercadé o Carles Rodríguez deben haber vivido muchos más que yo; ahora bien, el registro exhaustivo de conciertos no me consta que lo haga nadie más. Además, desde hace 5 años les pido autógrafos a los grupos con la condición de que me pongan el número de conciertos en cada firma (ríe).

-Se habrá dejado unos ahorros.

-Sobre todo en transporte... ¡pero me lo he gastado con mucho gusto! Me encanta presentarme por sorpresa en los conciertos, no comentárselo a los grupos y al cabo de los años poderles decir: "Yo estaba aquel día en aquel concierto de tal pueblo" (ríe).

-¿Con qué tipo de conciertos ha disfrutado más?

-Descaradamente, con los más pequeños: salas pequeñas, grupos que empiezan... donde no lo he pasado bien a veces es en los grandes: demasiada gente. Para mí, que un grupo sea cabeza de cartel pierde interés, porque ya lo entrevisté cuando no lo era. Me gustan los grupos de fiesta.

-¿Alguno inolvidable?

-Uno de homenaje a Carles Sabater el 27 de abril de 1999 en el Palau Sant Jordi. Lo recuerdo porque ese día necesitaba imágenes tanto de arriba como de abajo del escenario, y me pasé el concierto subiendo y bajando la rampa (ríe).

-¿Qué ha aprendido de estos 30 años?

-He aprendido a verlo todo con más perspectiva. Cuando veo a un grupo eufórico, pienso: "Dejad pasar 5 años y ya veremos dónde estaréis". Con tres toques de guitarra, a veces ya notas si harán algo o no.

-¿Habrá segundo libro?

-¡Claro! A los 15 días de publicar el primero me puse con el segundo (ríe). Calculo que en 5 años me habrán pasado cosas como para publicar otro. Por ejemplo, que un tal Manuel me entrevistó en julio del 2019. ¡Todo esto lo pondré en el segundo libro!