Ir a contenido

Gente corriente

Marc Esquirol: "Cuando me propongo hacer una cosa, la hago"

A los 14 años montó una oenegé, a los 16 una agencia de fotografía y a los 19 impulsa un festival de cine en el Macba.

Gemma Tramullas

Marc Esquirol: "Cuando me propongo hacer una cosa, la hago"

En Marc Esquirol (Barcelona, 2000) se da una singular combinación de vocación emprendedora con espíritu artístico. Con solo 19 años, él y su amigo Miquel Vázquez, de 18, impulsan el festival de cortometrajes u22 (para autores menores de 22 años), que se celebrará el próximo sábado día 27 en el Museu d’Art Contemporani de Barcelona. Un ambicioso proyecto para un alumno de primer curso de la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya (ESCAC).

Un carácter precoz el suyo.

Mi despertar a nivel de ideas y de conciencia fue en 2009, cuando mis padres se divorciaron. De pronto, la idea que yo tenía de familia ya no existía. Esto me llevó a cuestionármelo todo: ¿Por qué son así las cosas? ¿Pueden ser de otra manera? ¿Puedo contribuir yo a que las cosas sean diferentes?  

Con 14 años montó una oenegé.

La idea no prosperó, pero aprendí a hacer una web, a trabajar en equipo y a plantearme objetivos realizables que se puedan cumplir en un plazo determinado. A los 16 monté una empresa de fotografía de fiestas y eventos, pero alguna gente no veía claro que detrás de la agencia hubiera alguien tan joven.

Es comprensible.

Ahora tengo Esquirol Actors, un espacio en Instagram donde la gente que quiere hacer cortometrajes cuelga sus cástings y los actores se apuntan directamente mediante su usuario, sin intermediarios. Al final, mi objetivo no es tener una cuenta de Instagram o hacer un festival sino generar una comunidad.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Montar un festival es más complejo que abrir una cuenta de Instagram.

Cuando me propongo hacer una cosa, la hago. Había estado trabajando en el concepto de marca del festival y le mandé un Whatsapp a mi amigo Miquel Vázquez para ver si se apuntaba: “¿Por qué no?”, me dijo. Planteamos al Macba que queríamos hacer una iniciativa joven, para jóvenes y desde los jóvenes y nos dijeron que adelante. Hacer cosas está en las manos de cada uno, aunque suene muy a libro de autoayuda.

Pues sí.

¡Pero es real! Durante el bachillerato estás muy pendiente de lo que dicen los demás, pero si quieres hacer una cosa debes seguir tu propio camino. Si vas paso a paso y te marcas objetivos realizables, lo conseguirás.

Tener un entorno con recursos también ayuda.

Soy consciente de que tengo muchos privilegios, pero internet está borrando esta barrera. El festival lo he financiado con charlas que doy en las escuelas y buscando patrocinadores. Tenemos pérdidas de unos 200 euros que esperamos recuperar con taquilla inversa.

Su objetivo es que Barcelona se convierta en una capital de cine con sello propio.

Sí, queremos saber qué se está moviendo, detectar a los cineastas que marcarán territorio y crear una conciencia de movimiento, que la gente se encuentre y pueda crear equipo. Mis grandes referentes son los cineastas franceses de la Nouvelle Vague, que colaboraban entre ellos y crearon un movimiento que cambió el cine para siempre.

¿Quiere impulsar una Nouvelle Vague a la catalana?

Esa es la idea, pero para poder competir y convertirte en referente tienes que diferenciarte de los demás. Veo mucho cine que bebe de estereotipos y para mí las películas tienen que salir de dentro [señala el estómago]. Joan Salvat-Papasseit decía que para escribir hay que "mojar la tinta en el corazón". Si eres un autor, explícame quién eres y qué eres tú, no lo que has visto en otros. Por eso en la elección de los cortos hemos priorizado la sinceridad por encima de la perfección técnica.

¿A los jóvenes se les escucha?

El mundo ha cambiado y nosotros somos nativos digitales. Ha llegado nuestro momento y cada vez se escuchará más nuestra voz.