Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Conchi González: «No quiero que mi hermano quede en el olvido»

Busca incesantemente a su hermano, Óscar González, que desapareció en Santa Coloma de Gramenet hace 8 meses

Manuel Arenas

Conchi González, hermana de Oscar González, desaparecido el año pasado en Santa Coloma.

Conchi González, hermana de Oscar González, desaparecido el año pasado en Santa Coloma. / LAURA GUERRERO

La vida de Conchi González (Santa Coloma de Gramenet, 1974) dio un vuelco el 28 de agosto del 2018. Ese día supo que su hermano, Óscar González (38 años), no iba por su piso de Santa Coloma de Gramenet hacía un mes; desde el 29 de julio del 2018. Desde esa fecha no se sabe nada de él salvo que dos personas dicen haberle visto. Los Mossos d'Esquadra investigan su desaparición, que ya dura algo más de 8 meses.

-Antes de nada, ¿cómo están usted y su familia?

-Por suerte o por desgracia, mi madre falleció hace tres años y mi padre hace uno: ellos no están para sufrirlo. Yo soy la más sufridora de la familia; estoy con medicación y psicólogo porque me cuesta entender que no voy a verlo más. Mis otros dos hermanos también lo llevan mal, pero no lo exteriorizan tanto. 

-Hágame un perfil de su hermano.

-Es una persona corriente y buena; algunos lo conocen como el 'Chapa'. El año 2014 le detectaron esquizofrenia y es verdad que el día 25 de cada mes, cuando cobra, pilla 1, 2 o 3 gramos de cocaína; esporádicamente, algún amigo le invita a alguna raya... pero no ha llegado a pincharse. Ha estado en prisión dos veces, pero por multas de tráfico o por hurtos de cosas que luego vendía... nunca por atracos o delitos de sangre.

-¿Cómo se enteró de su desaparición?

-El matrimonio con el que vivía Óscar, al cual han investigado sin encontrar nada, avisó a mi hermana de que llevaba sin dormir en el piso un mes. Entonces fuimos al banco: si no estaba el dinero, era que se había ido de fiesta o se había cogido otra habitación; si sí, nos íbamos a preocupar. Y, efectivamente, estaba. 

-Mala señal. 

-Sí, ahí fuimos a denunciar. Mi hermano no deja nunca dinero en la cartilla por miedo a que los juzgados se lo quiten por las deudas de sus hurtos: si se hubiera ido voluntariamente, es lo primero que se lleva. También sabemos que en todo este tiempo no ha tomado su medicación, pues fue a la doctora por última vez a finales de julio. Yo lo vi por última vez el 20 de julio, en una fiesta de mi hija.

-¿Vincula su desaparición con las drogas?

-Creo que ha podido tener alguna pelea con el que le vende cocaína o con alguien... y le han dado un mal golpe y lo han dejado en algún sitio. He hablado con su psicóloga y dice que, de tanto consumo, sus neuronas son de un crío de 4 a 10 años. Mi hermano no ve el miedo: dudo que se haya escondido. Pero... yo creo que mi hermano está muerto.

-Honestamente, no esperaba que me fuera a decir eso.

-Mi hermano está muerto. Yo lo que quiero es encontrarlo. Sé que lo voy a encontrar muerto, por desgracia. Pero no quiero que quede en el olvido. Quiero que, si lo han matado, encuentren al que lo ha hecho. Y que pague lo que tenga que pagar. Mi lucha es encontrarlo y, si está muerto, enterrarlo con mis padres. Y saber dónde puedo ir a buscarlo.

-Dos personas dicen haberle visto.

-Sí, una en la plaza de la Vila de Santa Coloma, el 10 de agosto, que no me cuadra mucho; otra, en la Barceloneta. Fuimos, preguntamos a los toxicómanos de la zona y nadie le conocía.

-¿Qué sabe de la investigación de Mossos?

-Intento pensar que están haciendo todo lo mejor que pueden: es una aguja en un pajar. Pero también hay algo en mí que piensa que no están haciendo todo lo que deberían, porque ellos ya lo conocían y es como si fuera 'de tercera'. Aunque igual me equivoco, me resulta extraño que en un mes los Mossos lo hayan parado 10 veces y que ahora no se sepa nada en 8 meses.

-¿Cree que alguien calla algo?

-Sí: alguien de sus últimas amistades sabe algo y, por miedo, no habla. Mi hermano lo contaba todo. Yo he preguntado y me han dicho que, máximo, mi hermano podía tener deudas de unos 200 euros. Pero también puede haber cosas que yo no sepa.

-¿Se ha marcado algún plazo?

-No; me gustaría que no fuera otro 'caso Marta del Castillo', pero tampoco preveo que aparezca dentro de un año. En todo caso, hasta que no sepa la verdad, yo no voy a parar.