29 sep 2020

Ir a contenido

Gente corriente

Joel Bueno: "La primera canción que toqué con el EyeHarp fue el himno del Barça"

Un niño de 11 años afectado por una parálisis cerebral cumple su sueño de aprender música.

Gemma Tramullas

Joel Bueno: "La primera canción que toqué con el EyeHarp fue el himno del Barça"

ANNA MAS

Joel Bueno tiene una mirada-bálsamo, te cruzas con sus ojos y se te pasa todo. Tiene 11 años, vive en Santa Perpètua de Mogoda y está en quinto de primaria. También toca música y lo hace con los ojos, porque sufre una parálisis cerebral que le afecta a la movilidad y al habla. Es la primera persona que tocó con el EyeHarp, un instrumento en el que las notas están dispuestas en círculo sobre una pantalla y se pulsan a través de un detector de la mirada. Escucharle tocar Every breath you take de Police pone la piel de gallina. Para responder a la entrevista, Joel escribe en el teclado de su tablet con el detector de mirada y un sintetizador convierte el texto en voz.

-¿Por qué querías aprender música?
-Porque mis hermanos tocan música desde hace años y yo también quería tocar. Les pedí a mis padres si podía.

-¿Te resultó difícil?
-La primera vez era difícil porque no sabía tocar y me puse muy contento porque antes no podía hacerlo y ahora gracias a esta herramienta puedo tocar música. Para tocar música tengo que concentrarme.

-¿Cuál fue la primera canción que aprendiste a tocar?
-Soy culé y la primera canción que toqué con el EyeHarp fue el himno del Barça.

-Después de interpretar Every breath you take en la gala de la Fundación Grupo Sifu en el Liceu el pasado día 11 la gente se puso en pie para aplaudir. ¿Estabas nervioso?
-Era un sueño tocar en el escenario del Gran Teatre del Liceu, pero no me puse nervioso porque estaba concentrado en la pantalla del ordenador y hacía días que ensayaba con el grupo.

Actuación de Joel Bueno en ’La nit més IN 2019’. / GRUPO SIFU

Laura y Jordi, la madre y el padre de Joel, han estado observando con orgullo a su hijo y ahora Jordi toma el relevo en la entrevista.

-¿Alguna vez imaginó a su hijo tocando?
-No. Cuando Joel nos pidió que quería aprender, en la escuela municipal nos dijeron que sería muy complicado, pero yo no acepté el no.

-Y siguió buscando.
-Leí en una entrevista que la Unitat de Tecnologia Musical de la Universitat Pompeu Fabra estaba trabajando en un instrumento que se tocaba con los ojos. Aún no lo habían probado con una persona con discapacidad motriz y nos plantamos allí con Joel.

-Y conocieron a Zacharias Vamvakousis, el inventor del EyeHarp.
-Zacharias es una persona excepcional y su proyecto es enorme, porque hay mucha gente con discapacidad motriz o cognitiva que puede tener un talento musical bestial y hasta ahora no podía desarrollarlo.

-Joel cumplió su deseo de aprender música.
-Movimos el tema con el ayuntamiento y la Escola Municipal de les Arts de Santa Perpètua se convirtió en la primera escuela en introducir un instrumento adaptado. Ahora Zacharias le da clases de música a Joel.

-¿Cómo les ha cambiado esta experiencia?
-Nos ha demostrado que no hay límites para llegar a la cultura y a la música y que no podemos pararnos por nada. No le diré que esta situación sea agradable, nadie la desea, pero ahora me siento mejor como ser humano y quiero dar lo mejor de mí en todos los ámbitos. Mi objetivo es no parar de luchar por la inclusión, para que todo el mundo tenga oportunidades que le permitan sentirse bien como persona.

-¿Cuál es la principal dificultad con la que se encuentran?
-Las barreras arquitectónicas están ahí, pero donde queda mucha piedra por picar es en las barreras sociales. Por el motivo que sea, tendemos a ver discapacidades en lugar de capacidades, defectos en lugar de virtudes. Quizá los seres humanos seamos así…

-Seguramente.
-Pues habrá que cambiarlo y yo el primero.