Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Francesc Plana: «Ser tanto bombero como fotógrafo forma parte de mí»

El sueño de este bombero es retratar la realidad de su oficio a través de sus propias fotografías artísticas

Manuel Arenas

Francesc Plana, bombero y fotógrafo.

Francesc Plana, bombero y fotógrafo. / MAITE CRUZ

¿Puede haber un punto de encuentro entre oficios tan dispares como bombero y fotógrafo? Esa intersección tiene nombre y apellido: Francesc Plana (1980, Valls, Tarragona), quien unas veces apaga incendios y otras enciende flases antes de disparar. Aunque como aficionado ha realizado todo tipo de fotos -modaviajesbodas-, siempre con un tono artístico, el año pasado firmó las fotografías del calendario histórico y solidario de Bomberos de Barcelona, la primera piedra del que quiere que sea su proyecto vital: documentar, a través de sus imágenes y con cierta perspectiva histórica, la realidad del cuerpo de bomberos.

-¿Por qué quiso ser bombero?

-Te atrae. Te atraen los camiones, la adrenalina, el servicio a la sociedad... este es un trabajo peculiar que siempre es diferente y en el que hay riesgo, a veces poco y otras mucho. Para ser bombero te tiene que ir un poco la marcha.

-Y para ser bombero y fotógrafo ni le cuento.

-(Ríe) ¡Se puede trabajar mucho el mundo de la imagen desde dentro de Bomberos de Barcelona! Aunque la inquietud por la fotografía ya existía, hasta los 28, cuando entré en Bomberos, no di el paso. Hace dos años acabé mi formación como fotógrafo y desde entonces hago proyectos personales como aficionado.

-Curioso que no diera el paso hasta que fue bombero.

-Yo tenía claro que quería entrar en Bomberos: o te concentras en una cosa o en otra. Además, la fotografía no me la planteé en serio hasta que tuve ciertos fondos para financiarme la formación.

-En su web he visto de todo, pero hábleme del calendario de Bomberos.

-Fue mi primera producción sobre bomberos, técnicamente relacionada con moda, pero enfocada como un documental, que es la historia de Bomberos de Barcelona. Fue apasionante y los calendarios recaudaron 17.500 euros para causas benéficas.

Fotografía de portada del calendario solidario de Bomberos de Barcelona 2018. / FRANCESC PLANA

-Y desde entonces quiere enfocar su trabajo en Bomberos.

-Exacto. Es el mundo que tengo cerca y conozco bien: concentrar mis fuerzas aquí es clave. Vincular fotografía documental y bomberos es un objetivo. Soy un privilegiado: solo los bomberos podemos acceder a la 'zona caliente'. Tú imagina el potencial que tiene poder trabajar con una cámara ahí.

-¿Eso es posible?

-Eso... de momento es posible en mi cabeza (ríe). Antes había un fotógrafo que documentaba los servicios, pero se jubiló. Ahora, después de la crisis, se está volviendo a hablar de poder generar un equipo de registro de imágenes, pero de momento está en el aire porque la prioridad, claro, es que haya bomberos, no fotógrafos.

-Tenía previsto preguntarle si se pueden vinvular ambos oficios, pero ya veo que sí.

-(Ríe) Creo que Bomberos es un argumento muy potente para hacer trabajos con un enfoque de memoria histórica. Nosotros trabajamos un día 24 horas y otros cuatro descansamos, así que intento aprovechar.

Otra fotografía del calendario solidario de Bomberos de Barcelona 2018. / FRANCESC PLANA

-¿Se ha planteado trabajar exclusivamente de fotógrafo?

-Se me ha pasado por la cabeza, sí, pero no lo veo, porque ser tanto fotógrafo como bombero forma parte de mí. Es un puzle que he intentado hacer y que de momento me satisface.

-¿En qué proyecto anda metido?

-Estoy empezando otro proyecto personal titulado 'Cara B', donde intento retratar casos de bomberos que hayan tenido accidentes laborales. Es un reconocimiento a compañeros y, quizá, la otra cara de los bomberos: todos conocemos lo que se ve, pero los accidentes no se enseñan demasiado. Por eso quiero aportar mi visión a través de retratos clásicos y explícitos.