Ir a contenido

Gente Corriente

Marc August Muntanya: «Con Catalunya Música las cabras se relajan»

Con queso y música agradeció a quienes donaron dinero para que él pudiera comprarse su rebaño de cabras.

Carme Escales

Marc August Muntanya: «Con Catalunya Música las cabras se relajan»

Seguir a los rebaños de ovejas de los pastores de Riudaura (Garrotxa) y ayudarles a tenerlas controladas sobre el pasto era lo mejor de sus días. Desde muy pequeño, Marc August Muntanya (Riudaura, 1985) sentía que lo que hacían aquellos hombres era lo que él quería hacer. En su primer trabajo escolar, con diez años, eligió el tema de la trashumancia. Los sábados por la mañana los pasaba con un pastor y sus ovejas, y por la tarde iba al 'cau' con los chavales de su edad. En el instituto había llegado a pedir que lo dejaran salir antes para poder acompañar al pastor y al rebaño al campo. Pero en su casa no había tierras, ni rebaño, ni tradición pastoril. Así que al acabar bachillerato, se matriculó en Historia en la Universitat de Girona. Pero de noche seguía contando ovejas.

Es difícil desconectar de una pasión.

Yo tenía actitud para estudiar, pero no quise hacer Agrónomos porque me pareció un modelo formativo muy industrial y generalista. Yo quería ser pastor. A mitad de tercero de Historia supe de una escuela de pastores en el país vasco, en Arantzazu. Sentí mucha curiosidad, aparqué la Historia y me inscribí. Luego me fui un año a Estonia, de Erasmus y al volver lo tuve más claro. Alquilé una finca y empecé con 80 ovejas.

¿80 de golpe?

Son pocas. En el país vasco, el abuelo del caserío donde hice prácticas me dejaba con 100, me daba un cubo y me decía: tú mismo. Y en Ribes de Freser, donde ayudaba, eran dos pastores con 1000 ovejas, 300, para mí.

¿Cuando por fin tuvo las suyas qué sintió?

Sentía ilusión de empezar lo que siempre había querido hacer. También era muy inocente. El Excel con los números que había hecho me decía que no me podía ganar la vida, pero yo tiraba hacia delante, hasta que me di cuenta que el Excel tenía razón.

¿Y?

Tomé dos decisiones: construir un corral más grande y de propiedad, que yo mismo construí con madera y tardé casi tres años en acabar; y hacer queso, como había aprendido en el país vasco, donde se hacen algunos de los mejores quesos del mundo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Prefería queso de cabra y no de oveja?

No, cambié a cabras porque las ovejas quieren pastos buenos, y el acceso a tierras es un problema grave hoy. Las cabras van por terreno áspero, casi bosque y no importa.

¿Cómo lo organizó todo?

Para el corral y el obrador pedí una subvención del programa europeo Leader. Pero me faltaba dinero para las cabras. En los prealpes franceses, cerca de Lyon, había unas muy buenas, pero valían un dineral. Así que busqué mecenas a través de Verkami. Conseguí 130. Recompensé todas las aportaciones con queso y conciertos. Fue como haber hecho ventas anticipadas un año antes de producir el primer queso.

¿Qué vida llevan sus cabras?

Ninguna va al matadero, mueren todas de viejas. Tengo 70 cabras y 10 ovejas. Ordeño las cabras medio año y el otro descansan ellas y yo. Las preñadas paren y hasta el mes o así no las separo del cabrito, primero solo medio día, como si fueran al cole. Me gusta la música –toca el acordeón– y les puse música clásica porque oí que así daban más leche. No lo noté. Pero me dejé un día la radio puesta y al regresar dormían. Catalunya Música las relaja, con un solo compositor se aburren pero en esa emisora locutan suavemente y varían los autores. Para mí ser pastor no es un trabajo, es una manera de vivir.

¿Lamenta haber dejado la Universidad?

Terminé la carrera. Vinieron al obrador mis profesores y me convencieron. Mi trabajo de final de grado fue sobre usos comunales de la tierra. Y ahora investigo con la UdG el impacto en la payesía de la frontera entre el Ripollès y el Vallespir en el s. XVII. Cuando no ordeño, hago queso, con un GPS en la cabra Capitana controlo el rebaño, leo mientras pastan o consulto archivos de Perpinyà.