03 abr 2020

Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Enric Magoo: "Podríamos ser políticos, engañamos muy bien"

Un día, cuando tenía 17 años, un amigo le hizo un sencillo truco por la calle; entonces decidió que sería mago

Mauricio Bernal

Enric Magoo: "Podríamos ser políticos, engañamos muy bien"

LAURA GUERRERO

Un mago siempre es un mago, incluso cuando concede una entrevista, y Enric Magoo mientras habla enarbola una varita mágica, hace desaparecer la bola roja de una mano, la hace aparecer en la otra. Nacido hace 57 años en Badalona, su discurso lo construye desde la veteranía: el próximo año cumplirá 40 desde que se subió a un escenario. Sí, empezó muy joven. Muchas cosas han cambiado desde entonces.

-¿Por ejemplo?

-Pues por ejemplo el cambio que han introducido en la magia las nuevas tecnologías.

-¿Se quiere explayar?

-Bueno, cuando yo empecé la única opción que tenías para aprender era que alguien te enseñara. Hoy hay gente que se sube al escenario simplemente aprendiendo trucos por Youtube.

-¿Y eso es bueno o malo?

-Tiene ambas caras. Es bueno porque supone que hay más difusión. Y es más fácil aprender. Pero también le resta valor.

-Entonces, entiendo que tuvo un maestro.

-Tuve tres maestros: el primero fue Antonio Arbós, que era el secretario general de espectáculos de CCOO y tenía un pequeño circo. Mi madre me lo presentó cuando se dio cuenta de que la cosa iba en serio.

-¿A los 17 años?

-Por ahí. Yo, de niño, como todo el mundo, tuve mi caja de magia, pero no fue por ahí que me entró. Simplemente, un día me encontré con un amigo por la calle que me dijo: "Te voy a hacer un truco", y acto seguido hizo desaparecer un cigarro en un pañuelo.

-Y usted quedó cautivado.

-Totalmente. Me fui al Rei de la Màgia a comprar el truco, y ahí apareció otro de mis maestros, Carlos Bucheli, el propietario. "Cierro la puerta para que no nos molesten", me dijo. Me hizo sentir especial. Yo creo que tenía ojo para los futuros magos...

-¿Y el tercero? ¿El tercer maestro?

-Ese es Víctor Martí, el director de Abracadabra, con el que tuve la suerte de trabajar. Aparte de mi trabajo en la compañía, Martí me dio empleo en la tienda que tenía en Barcelona, en Arc del Teatre, L’Apotecari màgic. Estar dentro de una tienda de magia fue un aprendizaje increíble para mí.

-Porque estamos hablando de eso, ¿no? De los años de aprendizaje.

-Los 80 fueron los años de aprendizaje, sí. Los 90 fueron los de cosechar premios, y en la década del 2000 me dediqué a hacer espectáculos de corte familiar. Hasta entonces había viajado mucho, pero mi hijo nació en el 99 y me apetecía estar aquí y disfrutarlo.

-¿Y ahora? Si va por décadas…

-Pues ahora, con todo el conocimiento recopilado, me dedico a la formación y a la asesoría. Por supuesto que sigo haciendo espectáculos, subiendo al escenario, pero me apetece compartir lo aprendido.

-¿Asesoría? ¿Por ejemplo?

-Pues no sé, por ejemplo al Mago Maxi, del Circo Raluy. Tenemos buena relación y me pide consejo.

-Cuénteme: su estilo, ¿cómo lo definiría?

-Yo hago magia teatral. Eso lo aprendí con Abracadabra. Siempre creo un personaje y siempre organizo el espectáculo en torno a un relato. Crea un ambiente especial.

-Frankie J.B.

-Sí, yo creo que ese ha sido mi personaje más exitoso… ¡Porque no envejece! Porque es una caricatura, yo creo, y además, porque me apoyo en música que nunca muere, como ‘Summer nights’ o como la Quinta de Beethoven, pero en la versión de ‘Fiebre de sábado en la noche’.

-Dígame, ¿cómo se expresa la madurez en un mago?

-En mi caso se expresa en que ya no tengo prisa. Toda la vida he tenido mucha prisa por conseguir cosas, o demostrar lo que valgo, a mí y a los demás. Eso ya no lo tengo. Y eso se ve en los espectáculos, me lo tomo con más calma, antes quería ofrecer muchas cosas. Ahora quizá hago menos, pero lo hago mejor.

-¿Por qué cree que la magia no pierde vigencia?

-Porque juega a hacer posibles cosas que parecen imposibles. Eso es lo que hace salir al niño que tenemos dentro. Podríamos ser políticos, engañamos muy bien.

-Para terminar, se viene otra edición del Festival Li Chang, ¿no? Del que usted es creador.

-Yo y otras dos personas, Andreu Solsona y Juanjo Navarro. Será la 19ª edición.

-O sea, que el próximo año cumple 40 de vida artística y el festival cumple 20.

-Sí. Será un año de celebraciones.