Ir a contenido

Gente corriente

Josep Clotet: "En la ciencia también hay fraude y hay que decirlo"

Este científico vocacional y apasionado repasa las 'fake news' desde Ptolomeo hasta hoy.

Gemma Tramullas

Josep Clotet: "En la ciencia también hay fraude y hay que decirlo"

FERRAN NADEU

El título de la charla en el Institut d'Estudis Catalans llamaba poderosamente la atención: Las mentiras de la ciencia. El autor de este repaso a los engaños más sonados (desde Ptolomeo, en el año 150, hasta hoy) es un científico con dos pasiones: la investigación puntera y la divulgación. De niño, Josep Clotet (Terrassa, 1966) quería saberlo todo, como Leonardo Da Vinci, y a los 10 años pidió a sus padres un microscopio. Hoy es doctor en Biología, expresidente de la Societat Catalana de Biologia y vicerrector de la Universitat Internacional de Catalunya.  

Así que los científicos también fabrican fake news, no es solo mérito de algunos políticos y periodistas.
Es menos frecuente, o al menos tenemos el aura de que no mentimos tanto, pero hay científicos que mienten. Galileo, paradigma del método científico experimental, se inventó experimentos para que cuadrasen con leyes como la del movimiento uniformemente acelerado.

Pues sí que empezamos bien…
Él tenía la intuición de que aquello debía ser cierto, ¡y lo era!, pero se inventó los resultados para que cuadraran. Esto sigue pasando hoy en día. También hay científicos que mienten por intereses económicos. La ciencia la hacen personas sometidas a intereses muy variados que a veces pueden saltarse su escala de valores.

Las fake news aún no se han cargado la reputación de la ciencia.
Si tenemos un aura quizá es por dos motivos. Primero, porque el número de fakes es bajo comparado con el número de investigadores y segundo, porque la ciencia tiene mecanismos de autocontrol para destaparlos. De todos los artículos de investigación que se retiran después de publicados, un 40 por ciento lo son por fraude.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Por qué decidió tratar este tema?
Cuando estaba estudiando el doctorado leí Las mentiras de la ciencia, de Federico Di Trocchio, sobre por qué y cómo han mentido los científicos en los últimos 2.000 años. Quería hacerle un homenaje a este libro porque me impactó mucho.  

¿Por qué le impactó tanto?
Yo pensaba que los científicos no mentían. Podía imaginarme que alguno lo hiciera para ganar dinero, pero no imaginaba que hubiera tanto fraude en la ciencia actual. Los datos muestran que se está mintiendo más, sobre todo en muchos descubrimientos de biomedicina que provienen de China y Japón.

Silenciar los escándalos lo empeora.
Los que creemos que el método científico es una de las grandes creaciones de la humanidad consideramos que no hay que convertirlo en una nueva religión. Los centros de investigación no son las nuevas catedrales ni la gente con bata blanca los nuevos cardenales. En la ciencia también hay fraude, hay que decirlo y hay que decir qué se hará para cambiarlo. Tiene que haber un cambio social muy fuerte, los políticos tienen que demostrar conductas intachables y hay que hacer leyes que penalicen la conducta de los científicos que mienten.

La ciencia es un método más de conocimiento, no el único.
El tipo de verdades que determina la ciencia son verdades empíricas, pero hay otras formas de conocimiento igual de válidas. Yo no puedo calcular cuántos gramos de amor me da mi hija. Las cosas que realmente importan normalmente no las puedo evaluar con el método científico.

¿Y con un algoritmo? Se usan para todo.
Lo dudo. Las ideas-fuerza que mueven a la sociedad no son científicas. Uno se presenta delante de una masa de gente y dice: “I have a dream [en referencia al discurso Martin Luther King: Yo tengo un sueño]”.  Y le siguen. Si dijera "¡he descubierto el último bosón!", no le seguiría nadie. Hay verdades que van más allá del conocimiento científico.