Ir a contenido

LA HISTORIA DE CARMEN Y FERNANDO PÉREZ

"Restituir el buen nombre de nuestro padre era una obligación moral"

Los hermanos Pérez han obtenido un certificado de la Generalitat que rehabilita la memoria de un republicano represaliado por el franquismo

JUAN ESTEBAN ALEJANDRE

Antonio, Fernando, Carmen y Francisco Pérez (de izquierda a derecha) muestran el diploma de rehabilitación de su padre.

Antonio, Fernando, Carmen y Francisco Pérez (de izquierda a derecha) muestran el diploma de rehabilitación de su padre. / ROBERTO RAMOS

Los hermanos Pérez llevan 36 años descubriendo la vida oculta de su padre, Antonio Pérez Pinedo, un excombatiente republicano en la guerra civil. Su pasado les fue hurtado a causa del miedo y la cautela. 40 años después de su muerte, ahora es cuando sus hijos están empezando a conocerle.

Fernando y su hermana Carmen recuerdan cómo su padre -el papa, como ellos le llaman con cariño- siempre les daba pinceladas de lo que había hecho él en la guerra y la postguerra, pero nunca profundizaba en esas historias por prudencia hacia ellos, porque no se fiaba de la represión del régimen franquista. Su padre murió en 1978, Fernando tenía 20 años y Carmen 16.

Cuando falleció su padre, sus cinco hijos emprendieron la misión de reconstruir su pasado: “Lo que hemos pretendido los hijos es saber si era verdad lo que él decía, por qué no comentaba más sobre ello, y con el tiempo hemos averiguado cosas”, declara Fernando. Pero sobre todo, querían rehabilitar el buen nombre de su padre. Antonio Pérez fue condenado a 20 años de cárcel en un juicio militar en julio de 1939. El régimen franquista lo acusaba de auxilio a la rebelión militar.

En 1982, empezaron a buscar toda la documentación posible sobre su padre. Durante todos estos años, han descubierto cosas como que fue condecorado con la medalla del sufrimiento de la República: “Siempre le preguntábamos: ¿Papa, tú en la guerra civil que hacías?, y él siempre contestaba: Era capitán de cocinero. Cuando descubrimos lo de la medalla, pensamos: eso ya se parece más a lo que nos decía que era capitán de cocinero”, recuerda Fernando esbozando una sonrisa.

El 29 de junio del 2017, el Parlament de Catalunya aprobó la Ley de reparación jurídica de las víctimas del franquismo, mediante la cual se declaraban ilegales todos los consejos de guerra celebrados en Catalunya durante el franquismo. Rápidamente, los hermanos iniciaron los trámites para que su padre fuera declarado inocente.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Recientemente, la Generalitat les otorgó un certificado que absuelve a su padre de todos los cargos de los que fue acusado: “Restituir el buen nombre de nuestro padre era una obligación moral, ahora tenemos la convicción moral de que hemos rehabilitado el buen nombre 'del papa’, aunque no hacía falta, pero con el diploma nosotros ya nos conformamos”, confiesa Carmen con solemnidad.

Para los hermanos Pérez, el proceso de búsqueda no ha acabado: “Aún nos quedan muchas cosas por descubrir”, reconoce Carmen, pero ahora el puzle ya está más completo y las piezas van encajando”. Todos estos años de búsqueda incesante de información de su padre, ha enseñado a los hermanos Pérez a estar más unidos: “El concepto de familia es fundamental para nosotros, y a través de las historias de mi padre que hemos descubierto hemos aprendido sobre su integridad moral y sobre los valores que nos ha enseñado”, concluye Carmen.