Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Maria Àngels Berenguer: "En la escuela hay muchos huérfanos por el sida"

Hermana de la congregación de las Hijas de la Caridad, trabaja en un remoto poblado de Guinea Ecuatorial

Mauricio Bernal

Maria Àngels Berenguer: "En la escuela hay muchos huérfanos por el sida"

JORDI COTRINA

La hermana Maria Àngels Berenguer, nacida en Palma de Mallorca hace 60 años, trabaja en la comunidad de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl en el pequeño y remoto poblado de Mokom, en Guinea Ecuatorial, en plena selva, cerca de la frontera con Camerún y Gabón. Lleva más de siete años allí. Hace más de 30 que la congregación instaló un colegio y un centro de salud que Berenguer gestiona con otras dos hermanas.

-¿Tres personas para un colegio y un centro de salud?

-Es poco, sí. Cuando llegué éramos seis.

-¿Qué pasa?

-Faltan vocaciones. Hay una crisis en lo que se refiere a escoger el servicio a los pobres como opción de vida.

-¿Cómo es Mokom? ¿Cómo se vive allí?

-Mire, en Mokom viven unas 300 personas. El poblado es como una cruz que se reparten tres tribus: los eseng en lo que viene siendo la avenida principal del pueblo, luego en un lado de la cruz los nsomo y al otro los efac.

-¿Por qué? ¿Hay conflicto entre las tribus?

-No. Así están organizadas.

-¿Es como aquí, que la gente se va de los pueblos?

-Bueno, la verdad es que con el 'boom' del petróleo mucha gente se fue a la ciudad, pero el precio del barril ha bajado y mucha gente está volviendo. Al fin y al cabo, en el campo siempre van a tener lo esencial.

-¿Economía agrícola?

-En la fase de predesarrollo. No hay maquinaria, todo es manual, y además todo es a costa de la mujer. El hombre prepara el terreno para la cosecha y la mujer se ocupa de todo lo demás. Machete en mano, todo es machete en mano.

-Una sociedad machista, ¿no?

-Sí. En el colegio tenemos el problema de que las niñas difícilmente pueden seguir estudiando porque se quedan embarazadas con facilidad. Hay que convencerlas de que no es obligatorio que las mantenga un hombre, de que no tienen que acabar necesariamente con un polígamo, de que pueden hacer su propio camino. Este año ninguna niña se ha perdido los estudios de secundaria por embarazo, y eso es un triunfo.

-La esperanza de vida no debe ser muy alta.

- Es escasa porque hay problemas con el sida y el paludismo. Muere mucha gente por el sida.

-¿No hay prevención?

-No hay prevención, hay mucha promiscuidad… Es que ni siquiera le ponen nombre a la enfermedad. Dicen: "Esto que me está pasando es una enfermedad 'fang'". Y ya está. Van donde el curandero y cuando se ponen muy mal van al hospital y allí mueren. En la escuela hay una gran cantidad de huérfanos por el sida.

La hermana Maria Àngels Berenguer en Mokom, Guinea Ecuatorial. / EL PERIÓDICO

-Curanderos. Claro.

-Claro. En Mokom, y de hecho en todo el país son muy animistas, creen mucho en las maldiciones. La depresión es un concepto que no existe. Ellos la llaman enfermedad 'con', y cuando la tienen van donde un curandero, y el curandero les receta cosas que a veces los ponen peor.

-¿No le produce desasosiego, todo este panorama?

-Bueno, el hecho de que todo sea tan deficitario lo que hace es renovarme a diario las ganas de trabajar por las personas. Cada día tengo un mayor convencimiento de que es necesario formar a estas personas, de que la educación es el camino.

-¿Cuántos alumnos van a la escuela?

-Cuatrocientos setenta y cuatro.

-Más que habitantes en el pueblo…

-Son niños de Mokom y de los alrededores. Algunos se quedan a vivir en el pueblo durante el año escolar, pero otros pueden caminar dos horas a diario para ir a clase.

-Cuénteme, ¿qué perspectivas tienen cuando acaban el bachillerato?

-Pues mire, ahora hay dos chicos que acaban el bachillerato y vienen a España a estudiar. Hicieron la selectividad española y vienen a la Universidad de Murcia.

-Qué bueno.

-Es otro pequeño triunfo. La clase de cosas que te invitan a no desfallecer.

0 Comentarios
cargando