Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Vanessa Vallès: "Más que la música, lo que me inspira es la voz de Luis Miguel"

La artista expone en Barcelona 21 cuadros que brotaron de escuchar al cantante mexicano

Mauricio Bernal

Vanessa Vallès: "Más que la música, lo que me inspira es la voz de Luis Miguel"

Alba Cambeiro

Vanessa Vallès nació en París, vivió buena parte de su vida en Mónaco, ahora es vecina de Tarragona y pinta cuadros inspirados en Luis Miguel. El cantante mexicano ocupa un lugar de privilegio entre sus fuentes habituales de inspiración, al punto que su ritual consiste en plantarse ante la tela virgen, poner a sonar su música y dejarse llevar. Una treintena de cuadros han brotado de esta alianza, 21 de los cuales están expuestos estos días en la sede de la Asociación Cultural Mexicano Catalana (MexCat), en la calle de Mir Geribert, en Barcelona.

-La inspira Luis Miguel. La inspira su música. ¿Cuándo se dio cuenta?

-Mire, para empezar, yo fan de Luis Miguel de pequeña no era. Era mi abuela. A mí me parecía un niño viejo, un niño mayor. Era tan educado… Siempre sabía qué responder.

-Y esa opinión cambió…

-…cuando cumplió 20 años. Ya era distinto, ya era un hombre, y hablaba como tenía que hablar un hombre de su edad. Ya era él, ya era auténtico. Antes no era auténtico.

-¿Y eso fue lo que la convenció? ¿La autenticidad?

-Era un conjunto. Eso y su voz, y su presencia en el escenario.

-La voz. Leí otra entrevista que le hicieron. Insistía mucho en la voz.

-Pues sí. A mí me parece que las voces tienen una energía y una vibración, y que llegan a unas personas y a otras no. Algo que hace clic dentro de ti. Es más su voz que su música: luego te gustan unas canciones más que otras.

-¿Y pintarlo? ¿Eso cuándo empezó a hacerlo?

-Empecé a hacerlo un día que estaba en el taller con su música puesta y me empezaron a surgir imágenes, símbolos, colores incluso. Y dije: "Vamos a dejarnos llevar".

-¿Se acuerda del primero que pintó?

-Sí. 'El reloj'. Son dos personas mirando hacia lugares diferentes, dos personas que no se ven. Que llevan vidas separadas. Seguí pintando cuadros y un día me di cuenta de que podía crear lo suficiente como para una exposición.

-¿Todos tienen nombre de bolero?

-Todos. Pero no siempre me inspira cosas bonitas, ¿eh? A veces también me produce pesadillas.

-¿Qué fue lo que pasó en el 98? Un desencuentro, ¿no?

-Bueno… Sí. Yo sabía que él vendría a la gala de los World Music Awards que iba a celebrarse en Montecarlo e intenté que le llegara información de lo que estaba haciendo.

-¿Cómo?

-Bueno, yo estaba invitada, al vivir allí tantos años conocía al que organizaba el evento… Quería explicarle, a Luis Miguel, cómo su voz había influido en mi arte. Pero por culpa de una persona de su entorno no se pudo llevar a cabo.

-Qué frustración. Supongo.

-Mire, fue tal la frustración que hubo un largo paréntesis durante el cual dejé de escuchar su música en el taller. Me dediqué a pintar otras cosas. Luis Miguel no es lo único que he pintado en la vida, tengo muchas fuentes de inspiración.

-Tengo entendido que esta es la primera vez que expone todas las pinturas juntas.

-Sí. Me habían pedido cuadros para dos exposiciones sobre música que hubo en Montecarlo en el marco de los los Music Awards del 99 y del 2000. Pero no más. Esta es la primera vez que las expongo todas juntas.

-¿Tiene que ver que este verano haya hecho gira por España?

-¡Claro!

-¿Fue?

-Lo vi tres veces, en Marbella, en València y aquí. Casi siempre me había pasado que él venía y yo estaba de viaje, así que esta vez decidí aprovechar. Yo creo que hay un resurgir de Luis Miguel. Con esto de la serie y todo…

-¿La sigue inspirando?

-¡Y tanto! Estos conciertos me han dado muchas ideas.

0 Comentarios
cargando