Ir a contenido

Gente Corriente

Iván Faure: "Es un error tener miedo a romper nuestra rutina"

Viajero profesional. Trece meses en bicicleta por Asia y 18 años en total viajando solo han hecho del viaje su forma de vida

Carme Escales

Iván Faure: "Es un error tener miedo a romper nuestra rutina"

CARLOS MONTAÑÉS

Con la vista y los pies ya sobre el verano, quien más quien menos sabe dónde irá, o quisiera ir, de vacaciones. Viajar, moverse, coger perspectiva es algo tan valioso y saludable para muchos como exclusivo de unos días al año para la mayoría. No para Iván Faure (Barcelona, 1978). El viaje es para él la normalidad. La excepción es poder sentarse a conversar con este viajero profesional aquí en Catalunya, entre entreno y entreno del C. E. Joventut L’Hospitalet, el equipo femenino de baloncesto que prepara cuando no está trotando mundo, en bicicleta o a pie.

–¿Qué lo ha llevado a vivir en ‘modo’ viaje?

–Mi padre siempre había soñado hacer un viaje solo, totalmente a su aire. No lo pudo hacer. Y cuando murió, yo tenía 21 años, tomé el relevo de su sueño, como homenaje a él. Compré un billete a Kenia, sin más. Mis amigos no lo creían. Solamente había viajado solo a la Rivera Maya, y pasé miedo.

–¿Qué pasó en África para que a partir de entonces haya recorrido 75 países, un año en bici en Australia y otro por Asia?

–La soledad del viaje me conecta con mi yo. La gente dice: hay que viajar para desconectar, pues yo viajo para conectar. Y viajando tomo energía para continuar. Todo es siempre más fácil al volver de un viaje.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

–¿Será porque lo conocido no nos cuesta?

–A mí me cuesta más, porque no me lleva a descubrir gran cosa nueva, ni nada de mí. Por eso creo que es un error tener miedo a romper nuestra rutina, porque rompiéndola es como se avanza, se aprende y se pierden miedos. El viaje ha borrado de mi vida la negatividad. Yo, además, como entrenador, no uso jamás el ‘no’, siempre hablo de lo que se puede hacer. Y aconsejo a las jugadoras –tienen de 16 a 25 años–, que viajen lo antes posible. A mí el viaje me ha hecho positivo y conocerme mejor.

–Por eso se habla del viaje como la mejor universidad de la vida, o la más completa.

–Yo no me he leído nunca un libro. Me cuesta mucho leer. No he pisado una escuela de idiomas, he aprendido el inglés que sé viajando, comunicándome. He escrito dos libros de mis viajes sin saber cómo escribir un libro, pero quise responder a lo que todos me preguntaban sobre mis viajes en solitario. Tampoco aprendí cómo hacer fotos y ahora doy clases de fotografía y publico mis imágenes (www.ivanfaure.com).

–Del 9 al 19 de agosto ha organizado con Loana Travel (www.loanatravel.com) un viaje fotográfico a Benín. ¿Qué harán?

–Serán diez días para los que yo me he propuesto transmitir a quien venga lo que he aprendido viajando, trucos de viaje, qué mochila llevar, cómo esquivar a quien te quiere estafar, cómo hacer las fotos, pero también lo que más valoro de mi aprendizaje: el saber tratar con respeto a la gente.

–¿Qué siente como hombre sobre el mayor riesgo al que se enfrenta una mujer que viaja sola frente al de un hombre?

–Es una putada. Yo tengo tres hermanas y entreno a básquet a chicas, y me indigna pensar en el poder que asumen algunos hombres sobre las mujeres, especialmente en determinadas culturas.

–Puede que haya menos mujeres viajando porque sus parejas no se lo consentirían.

–Yo tengo y he tenido siempre parejas en las que la libertad para viajar solos, cualquiera de los dos, queda clara desde el inicio. No entiendo una relación como algo castrador, sino como un vínculo que suma, no resta. Un viajero holandés mayor que me ayudó en un apuro en un viaje me dijo: al volver de viaje vuelvo enamorado de mi mujer. Por eso lo de romper la rutina es positivo. El viaje hace aflorar valores, y quien tiene valores siempre sumará.

–¿Cómo se vence el miedo a romper nuestra rutina?

–Marcando una fecha en el calendario. 

0 Comentarios
cargando