Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Blanca y Óscar: «Perder a quien quieres te da otra visión de la vida»

Tras la pérdida por enfermedad de dos seres queridos, decidieron dar la vuelta al mundo para ayudar a otros

Manuel Arenas

Óscar Tamayo y Blanca Hernández dan la vuelta al mundo en bicicleta para recaudar dinero para chicos con enfermedades.

Óscar Tamayo y Blanca Hernández dan la vuelta al mundo en bicicleta para recaudar dinero para chicos con enfermedades.

Blanca Hernández (Sant Boi de Llobregat, 1992) y Óscar Tamayo (Sant Boi de Llobregat, 1985) lo tenían aparentemente todo: trabajo estable, piso, familia y amigos. Sin embargo, sentían constantemente una inquietud; una necesidad de intentar algo diferente. La pérdida de dos seres queridos por enfermedad reforzó ese sentimiento, hasta que un día se propusieron dar la vuelta al mundo en bicicleta para ayudar a otros. Ahora hablan desde Sudáfrica vía telefónica.

-¿Cómo tomaron la decisión?

-Siempre habíamos sentido la necesidad de recorrer mundo con una mochila a la espalda. Hace no mucho perdimos por enfermedad a dos de nuestros seres queridos: un padre y una amiga. Ese golpe hizo que naciera una inquietud constante por aprovechar cada segundo que nos dio otra visión de la vida. 

-¿Fue difícil el cambio?

-Sí, porque dejarlo todo cuando estás bien te hace preguntarte: "¿Dónde voy a estar mejor que aquí?". Pero decidimos hacer caso a nuestros sueños y pusimos fecha a nuestra nueva vida de nómadas.

-¿Cuál es el objetivo del viaje?

-Hasta el pasado mes de marzo, impulsamos la campaña solidaria 'Héroes necesitan salud'. Recaudamos, a través de microdonaciones o carreras solidarias, 3.542 euros para nueve chicos con enfermedades minoritarias como el síndrome de Rett. Después de cruzar Europa en bicicleta, ahora estamos en Sudáfrica, donde nos gustaría encontrar proyectos para colaborar.

-¿Qué uso se le va a dar al dinero recaudado?

-Lo recaudado se destinará a tratamiento básico para los nueve protagonistas: fisioterapia, hidroterapia y logopedia de deglución, terapias muy necesarias que la Seguridad Social no cubre. 

-¿Colaboran con alguna oenegé?

-¡Sí! Nuestro proyecto, 'Vivir en ruta', lleva casi dos años colaborado de manera altruista con la oenegé Muévete por los que no pueden, asociación que intenta visibilizar las enfermedades minoritarias. Conocimos a su fundador, Marcos, corriendo por la montaña. Él sufre retinosis pigmentaria y su pareja, Minerva, es totalmente ciega. Cuando los vimos a ambos corriendo, pensamos: "¿Cuál es nuestra excusa para no hacer realidad nuestros sueños?".

-¿Qué han aprendido hasta ahora?

-Lo que más nos está sorprendiendo de nuestra nueva vida es que conocemos a mucha gente cada día. Nos decían antes de salir que tuviéramos mucho cuidado con la gente mala, pero nosotros estamos descubriendo a gente muy buena.

-¿Cómo es su día a día?

-Los días son impredecibles: no sabemos qué o a quién nos vamos a encontrar. Pedalear en la bicicleta a veces es duro, pero se ve recompensado por cosas como levantarnos y mirar por la ventana de nuestra tienda de campaña, oler la hierba mojada desde primera hora de la mañana o no saber qué vamos a comer o dónde vamos a dormir. Eso es lo emocionante: valoramos la simplicidad de esta vida; nuestras preocupaciones ahora son relevantes, no como las que teníamos antes.

-¿Les costó mucho planificar un viaje de esta envergadura?

-Durante un año y medio estuvimos buscamos información acerca de gente que ya lo había hecho, leímos libros, fuimos a charlas… incluso escribimos a otros viajeros para hablar de sus experiencias. Esto hace que lo que muchos dicen que es una locura, de pronto se convierta en una posibilidad muy real. Fue duro porque tuvimos que dejar nuestra casa y regalar o tirar pertenencias.

-¿Qué planes tienen para cuando vuelvan?

-No lo sabemos. Hemos dejado de pensar en el futuro para empezar a vivir más el presente. No tenemos un día de regreso. Ni siquiera la idea de hacerlo. 

0 Comentarios
cargando