Ir a contenido

Gente corriente

Nikoletta Theodoridi: «Usamos más luz artificial de la que necesitamos»

Desde un 'coworking' de retorno social en Baró de Viver, diseña la luz idónea para espacios y también elabora cáterings antiderroche desde sObresmestres

Carme Escales

Nikoletta Theodori, diseñadora de ambientes lumínicos e impulsora de sObres mestres, en Barcelona. 

Nikoletta Theodori, diseñadora de ambientes lumínicos e impulsora de sObres mestres, en Barcelona.  / FERRAN SENDRA

Nikoletta Theodoridi (Atenas, 1979) tenía 19 años cuando ganó el concurso de una guía de ocio de Atenas que invitaba a dos lectores a un viaje de siete días a Cuba, acompañando a una delegación griega a presentar en la isla caribeña su cultura mediterránea. Fotógrafos que expusieron su obra, bailarines, actores y periodistas de su país viajaron en una misión encabezada por el cantante Giórgos Ntaláras. En Cuba, Nikoletta se dijo: "Quiero estudiar esta lengua", y una gran motivación para lograrlo fue un máster de Arquitectura Bioclimática y Medioambiente en la Universidad Politécnica de Madrid.

–¿Por qué eligió ese máster en concreto? Porque lo que más me atrae es la relación del entorno construido con el entorno natural. Busqué ciudades donde se impartiera Paisajismo y este máster me pareció muy  completo. Al volver a Atenas hice más inmersión en arquitectura de ahorro energético y bienestar, y trabajé en una consultoría de iluminación natural y artificial.

–Gracias a ello hoy es diseñadora de iluminación arquitectónica (www.ntheodoridi.com). ¿Cómo trabaja? Normalmente apoyando la labor del arquitecto. Al menos cuando han experimentado nuestra ayuda, siempre la solicitan. El ámbito lumínico evoluciona muy rápido gracias a la tecnología led, y nosotros la seguimos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

–Debe encarecer bastante un proyecto. O no. Porque conocemos el mercado, la calidad y precio de los productos. Podemos crear una iluminación de ejecución especial y bajar el presupuesto sin perder calidad. El ahorro siempre tiene que ver con el confort visual y el bienestar. Nosotros aplicamos luz allí donde se necesita.

–¿Solemos iluminar bien casas y oficinas? En general, usamos más luz artificial de la que necesitamos.

–El derroche es uno de sus focos vitales. Parte de la luz pero con su proyecto sObresmestres alcanza el despilfarro alimentario. ¿Cómo nació su idea? Cuando la crisis más fuerte alcanzó Grecia, en el 2011, quise montarme profesionalmente por mi cuenta y salir de Grecia para prepararme bien. Fui a Londres porque es donde el diseño lumínico está más desarrollado, todos los proyectos lo incluyen. Las empresas tienen allí su sede principal y luego abren en otros países. Y una de ellas me propuso trabajar desde Atenas. Y en el 2016, en otro viaje a Londres –cuando ya me había instalado en Barcelona–, una amiga me llevó a un Exchange Dinner, una cena vegetariana con alimentos recuperados en un espacio antiguo con jardín.

–¿Alimentos recuperados? Que están en óptimo estado pero que no se consideran comercializables, como manzanas un poco tocadas. Los estándares de fruta y verdura priman el aspecto, cuando lo que importa es su sabor. Me encantó la idea de aquella cena y quise hacer algo así en Barcelona. Busqué qué había y fui voluntaria en Espai Ambiental, Espigoladors y conocí a gente como Ada Parellada y la Plataforma Aprofitem els Aliments. Me inscribí en un curso para gente que quería montar un proyecto en restauración, en el Museu del Disseny (Design The Restaurant Experience). Allí creé sObresmestres.

–¿Cómo lo define? Organizamos caterings antiderroche y desayunos saludables. En Facebook y Twitter (@sObresmestres) publicamos cuándo.

–Su lugar de trabajo también comulga con su filosofía de aprovechar para crecer. Mi base profesional es Sinèrgics (www.sinergics.cat), un coworking donde en lugar de pagar cuota mensual, ofreces un servicio a las entidades o comunidad de Baró de Viver. Uno de los míos es el catering, sostenible y bio, del English Breakfast que organiza Open Art (www.openart.com), que son también coworkers allí. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.