Ir a contenido

Gente corriente

Rosa Chacón: "¿Cómo nos tratamos cuando estamos en desacuerdo?"

Madre, maestra y mediadora, enseña a mantener la paz interior en tiempos de conflicto.

Gemma Tramullas

Rosa Chacón: "¿Cómo nos tratamos cuando estamos en desacuerdo?"

ALBERT BERTRAN

Un reducido grupo de mujeres atiende a las palabras de Rosa Chacón (Barcelona, 1967) en una charla titulada La paz se aprende en la biblioteca Sofia Barat. "Si estamos en paz, generamos paz; si estamos en conflicto, generamos conflicto", dice esta madre, maestra y posgraduada en conflictos sociales y mediación que acompaña a personas en procesos vitales en Integral Centre Mèdic i de Salut. La frase sirve para una familia, un grupo de amigos, una empresa, un país... 

–«¡Facha!», «¡nazi!», «¡terrorista!», «¡supremacista!». Así no hay quien esté en paz. El uso de cierta terminología busca el impacto emocional, porque son las emociones las que determinan nuestras decisiones y la razón las justifica. El miedo es un gran movilizador (o paralizador) y creando un enemigo es más fácil ejercer el control.

–¿Cómo blindarse frente a esto? Si lo que leo o escucho me da rabia, esa rabia es solo mía y para evitar entrar en una guerra primero tengo que atenderme y superar esa emoción, ya sea respirando profundamente o dando cuatro gritos para desfogarme. Una vez trascendida la emoción, se trata de usar la mente a mi favor.

–A ver... Podemos preguntarnos qué le estará pasando a esta persona, qué vivencias habrá tenido para necesitar llamar la atención de esta manera. Esto requiere una mirada desde un plano más elevado que el  emocional. Puede sonar soberbio, pero te sitúa en un lugar de observación y permite hacer un análisis de la situación más enriquecedor.

–¿Enriquecedor en qué sentido? El conflicto es inherente al ser humano, pero si lo enfocáramos como una oportunidad para el cambio, como un motor de transformación, lo viviríamos de una forma muy distinta y nos permitiría aprender a construir nuevos escenarios. La vida nos da señales de hacia dónde enfocarnos y nosotros escogemos; el resultado de la decisión, satisfactorio o no, volverá a ser un nuevo indicador del camino. Y así…

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

–Ahora las señales son inquietantes. Es un momento de mucha transformación a todos los niveles y nos perturba muchísimo ver esta sociedad que hemos generado, donde los modelos que pensábamos que funcionaban ya no se sostienen. La construcción de una nueva sociedad implica cuestionarse pilares fundamentales.

–En Catalunya se acusa la tensión. Catalunya se está transformando en algo nuevo que aún no sabemos qué es. Hay que tener la voluntad de sacarnos de encima nuestros prejuicios y vivencias, porque lo que hemos vivido hasta ahora no nos sirve en este espacio nuevo. Es muy fácil unirse frente a un enemigo, pero ¿y después? ¿cómo nos construiremos como sociedad para no caer en los mismos errores? 

–¿Por dónde empezar como ciudadanos? Hay que volver al individuo y a lo cotidiano. ¿Cómo nos tratamos cuando estamos en desacuerdo? ¿Cómo gestionamos nuestras emociones cuando el otro ve y piensa las cosas de forma distinta? Las personas tenemos las mismas necesidades. Todos necesitamos un espacio interior de paz.

–¿Y una vez tenemos ese espacio? Cualquier familia, colectivo o sociedad es un ente vivo en sí mismo que ha venido a formarse con un propósito. Lo importante es encontrar ese propósito, poniendo nuestra esencia a disposición de los demás.

–¿Nuestra esencia? Todos somos diferentes y esa diferencia es lo que podemos ofrecer a los demás. El gran reto de la humanidad es saber enriquecernos de nuestras diferencias. Dicho así queda muy bonito, pero a la práctica sólo somos aprendices que erramos. Por mi experiencia, pasa primero por aprender a estar en paz con uno mismo. 

0 Comentarios
cargando