Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Hwang Seung Ok: "En Corea los poetas son una bendición de la vida"

Con su amiga la poeta Herminia Mas ha hecho la primera traducción de poesía coreana al catalán, 'Poesies', de So Jong-Ju

Mauricio Bernal

Hwang Seung Ok: "En Corea los poetas son una bendición de la vida"

RICARD FADRIQUE

Hwang Seung Ok es una de las pioneras –puede incluso que sea la pionera, en singular– de la enseñanza del coreano en España. En la Escola Oficial d’Idiomes, donde imparte clases desde 1995, conoció a Herminia Mas, poeta y profesora de catalán, con quien mantiene desde entonces una amistad profunda. Las dos acaban de culminar un proyecto que las llena de orgullo: han traducido el primer libro de poemas coreanos al catalán, 'Poesies', de So Jong-Ju, que acaba de publicar Edicions del Roure de Can Roca. Adelante, pues. Una charla sobre poesía coreana.

-Cuénteme, ¿cómo surgió el proyecto?

-Surgió de una pregunta que me hizo Herminia un día: ¿por qué no traducimos poesía coreana? Así de simple. Así que una mañana cogí mis libros de So Jong-Ju y me fui a casa de ella en La Garriga. Y empezamos a trabajar.

-¿Por qué So Jong-Ju?

-Porque nos parece muy interesante, como poeta y como persona. So Jon-Ju es muy conocido en Corea, escribió poesía durante 70 años y cada etapa de su literatura es un reflejo de la historia coreana. A mí me atrae mucho porque hizo cosas admirables y cosas también muy criticables. Como todos los coreanos. Como todo el mundo.

-¿A qué se refiere?

-Me refiero… Por ejemplo: en su día escribió poemas a favor de la colonización japonesa, y eso mucha gente no lo acepta, aunque él después renegó de ellos. Hay un premio con su nombre, y aún hoy cuando se entrega genera protestas.

-Pues sí. Parece un personaje interesante.

-Hay unos versos que me gustaría recitarle que reflejan muy bien su personalidad.

-Por favor.

-'M’ha tocat viure coses / que m’han fet passar vergonya; / alguns han vist un criminal en els meus ulls, / altres un boig en la meva boca, / però no em penedeixo de res'. ¿Sabía que su mujer murió y él murió casi enseguida, a los dos meses? Simplemente dejó de comer.

-Dígame una cosa, ¿cómo es traducir a cuatro manos? ¿Qué hizo Herminia, qué hizo usted?

-Le explico. Yo leía en coreano y traducía de viva voz mientras Herminia me escuchaba. Claro, mi traducción no era perfecta, pero como tenemos esa compenetración, y como además Herminia es poeta, ella captaba perfectamente la esencia del poema y lo ponía en catalán. Entonces yo le decía: "¡Eso es! ¡Perfecto!" Por supuesto, luego hubo un largo trabajo de afinar y hacer ajustes.

-¿No se quedó con ganas de más? Hablemos de poesía coreana. ¿A qué otro poeta le gustaría traducir?

-Pues mire, hay un poeta romántico muy del agrado de las mujeres coreanas que es Yun Dong Ju. Me encantaría traducirlo.

-¿Qué consideración tiene la poesía en Corea? Porque por estos lares los poetas… En fin.

-Están muy bien considerados. La gente se sabe los versos de sus poetas favoritos y los recita, es muy bonito. En Corea admiramos a los poetas, los consideramos una bendición de la vida.

-La primera traducción de poesía coreana al catalán. Me pregunto cómo es la situación con las traducciones al castellano.

-Tampoco se ha traducido mucho al castellano. Pero ahora empieza a haber más movimiento. El Gobierno coreano ha puesto en marcha un programa de becas para formar traductores hispanohablantes. A una alumna mía se la dieron hace un tiempo.

-La veo muy metida en el tema literario, en general.

-Bueno, sí, supongo. Le voy a contar algo: durante dos años le he escrito diariamente a mi madre en Corea. Cada día. Son descripciones de mi vida en Catalunya, de lo que ocurre aquí a nivel social, político…

-¿Cree que tiene valor literario?

-Creo que sí. Creo que es un libro. Tengo un título provisional, de hecho.

-¿Cuál es?

-'Cartas a mi madre'. 

0 Comentarios
cargando