Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Felipe Moreno: «'Billy el Niño' me torturó pero el delincuente soy yo»

Militó contra el franquismo y ahora lo hace en la causa de restaurar la dignidad de las víctimas

Manuel Arenas

Felipe Moreno, militante anarquista torturado por Billy el Niño.

Felipe Moreno, militante anarquista torturado por Billy el Niño. / JORDI COTRINA

El 13 de octubre de 1975, Felipe Moreno (Bayárcal, Almería, 1946) fue detenido en Segovia a punta de pistola. Era militante del PCE (m-l) y el FRAP, formaciones en las que fomentaba la organización y propaganda comunista y antifranquista. Hace 40 años fue torturado y encarcelado como terrorista; ahora, como coordinador de la plataforma catalana de la querella argentina, milita en la causa de restaurar la dignidad de las víctimas del franquismo.

-¿Por qué le detuvieron?

-Mi función era reorganizar a las bases comunistas y repartir propaganda para visualizar la represión. A un contacto mío lo detuvieron y me tuvo que delatar porque lo estaban torturando. La detención fue por propaganda ilegal: tiraron del hilo y llegaron a mí.

-El FRAP legitimaba la lucha armada, ¿usted también?

-Sí, aunque como máximo llevaba una navaja, armas de fuego no: si me hubieran encontrado una pistola posiblemente me hubieran fusilado.

-¿Cómo le trataron?

-Me metieron en un coche y me llevaron a la Dirección General de Seguridad, en Madrid, donde me tuvieron 13 días. Me interrogaron y torturaron, y cuando se cansaron porque no sabían quién era, me tuvieron 3 días esposado a un radiador.

-¿De qué clase de torturas hablamos?

-Sobre todo palizas: 'Billy el Niño' era experto. Él me pegaba y Conesa estaba sentado en su sillón. Entre tres me ponían sobre una mesa y me pegaban en la planta de los pies con una porra; cuando se me enfriaban, me volvían a pegar o me ponían a andar. También me tumbaban: dos se me ponían encima y otro me pegaba en los testículos, lo que me tuvo un mes orinando sangre y me ocasionó un desprendimiento de testículo. 

-Después le metieron en la cárcel.

-Sí, a los 13 días, después de interrogarme sin que yo dijera nada, me explicaron que me habían aplicado el régimen antiterrorista de la Ley 10/75: me llevaron a una celda de castigo incomunicado sin que hubiera podido hablar con un juez.

-Allí pasó un año.

-Sí: llegué a compartir celda con miembros de ETA. A los 3 meses me interrogó el juez por primera vez.

-¿Por qué le dejaron salir?

-En el 76 salí bajo fianza porque no sabían qué hacer con nosotros. Nos habían tenido en prisión preventiva sin pruebas para meter miedo a la gente pero no hubo sentencia: recibí una carta de archivo del caso. Por lo que sí me condenaron fue por otro juicio que tenía pendiente en Zaragoza: 3 años por propaganda ilegal y 5 por asociación ilícita, condena que nunca cumplí porque fue cuando todavía estaba en la cárcel y los de instituciones penitenciarias debieron pensar que para qué me iban a llevar a otro sitio si ya estaba entre rejas.

-La Ley de Amnistía debió borrar esos antecedentes de su expediente.

-No lo hizo: 'Billy el Niño' me torturó pero, a ojos de la Justicia española, el delincuente soy yo. Lo sé porque una vez fui a denunciar un robo en el coche de mis padres y me detuvieron porque decían tener vigente una orden de caza y captura del 73. Todo eso tendría que haberse destruido pero está archivado y consta como mis antecedentes penales.

-¿Qué busca como querellante en Argentina?

-Nunca he pedido prestaciones económicas como víctima porque no me interesa el dinero, sino la dignidad de todas las víctimas. Quiero que un tribunal reconozca públicamente que aquello fue ilegal y que esos tipos fueron torturadores. ¿Que luego les amnistían? Muy bien, pero que sean condenados y que conste en sus expedientes. El problema es que el Estado no acepta la realidad porque el poder económico de ahora es el mismo que se levantó en el 36.

0 Comentarios
cargando