Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Abril Mondragón: "El Tecolote no lo tocaban, era un refugio para todos"

La historia de una actriz mexicana; una historia con narcos y con un centro cultural que salva vidas; la historia de una obra que presenta estos días el Tantarantana

Mauricio Bernal

Abril Mondragón: "El Tecolote no lo tocaban, era un refugio para todos"

ALBERT BERTRAN

En aquellos años en que Abril Mondragón acudía a El Tecolote a hacer teatro el narco ya se había infiltrado en Arcelia, y ya El Tecolote era visto como un refugio contra la violencia. Mondragón se recuerda escondida en el baño con sus padres y sus hermanos mientras afuera las balas silbaban y la gente corría y gritaba: “¡Ya vienen, ya vienen!”, en uno de esos episodios que sembraban el pueblo de pánico. Casi cuatro años estuvo yendo la joven arcelense al centro cultural del pueblo, cuatro años que fueron el germen no solo de su carrera sino de la obra que se presenta estos días en el Teatre Tantarantana: 'Siuatl'. Lo cual, en náhuatl, quiere decir mujer.

-¿A qué se refiere exactamente cuando dice que era un refugio contra la violencia?

-Pues en parte a que era un lugar seguro. El Tecolote no lo tocaban. No sé si porque había hijos de narcos, que es cierto, alguna vez los hubo, o simplemente por respeto... Pero era así, el Tecolote era un refugio para todos.

-Yo pensaba que era refugio en el sentido de que apartaba a los jóvenes de la violencia…

-También. El Tecolote fue la salvación para muchos chicos. En esa época, los padres de los que entraban allí estaban muy agradecidos. Al fin y al cabo, era eso o era el narco.

-¿Tanto así?

-Totalmente. El Tecolote es como una beca de vida. Igual muchos jóvenes se metieron al narco. Unos para hacer dinero rápido y otros muchos porque los presionaban, los obligaban.

-¿Gente que usted conocía?

-Claro, mucha gente conocida, Arcelia es un pueblo pequeño y todo el mundo se conoce. Amigos míos, de mi hermano, gente de la generación de uno que dejaban un día de ir a estudiar y al siguiente aparecían con un coche grande… Y era un secreto a voces a qué se dedicaban.

-No siempre fue así, claro.

-No, claro. Arcelia era un pueblo mucho más tranquilo hace 10 años. No sé si entonces ya había narco, pero era más tranquilo. Al menos yo lo veía así.

-¿Y qué pasó?

-El problema es que como estamos entre México y Michoacán, Arcelia se volvió un pueblo de paso para la droga. Ahí fue cuando empezó la violencia.

-Hablemos de El Tecolote. No he leído sino cosas buenas de ese lugar.

-Pues mire, Arcelia no deja de ser un pueblo grande, tiene algo más de 30.000 habitantes y la mayoría son gente pobre. Solo hay dos centros culturales en todo el pueblo, uno de ellos El Tecolote, que se dedica a recuperar la tradición cultural del estado de Guerrero. Ahí va cualquier joven y puede hacer música, teatro, danza… Y sin pagar un peso. Como le digo, para los chicos del pueblo es una salvación.

-¿Lo fue para usted?

-Je, je, bueno, no sé, supongo que en cierto modo sí. Lo fue en el sentido de que me marcó el camino. Yo ni siquiera sabía que una podía hacer carrera como actriz.

-¿Qué quiere decir?

-La primera vez fui como espectadora, vi una obra, me enamoré y dije: “Yo quiero estar de ese lado”. Eso fue todo. ¿Pero ser actriz? ¿Dedicarme a esto? Cuando lo supe… Primero estudié informática para tranquilizar a mis padres, pero luego me dediqué al teatro.

-Entiendo. Entonces, 'siuatl' es mujer, ¿no?

-Así es. 'Siuatl', la obra, se basa en las mujeres de mi familia. El detonante es la tarde en que mi abuela contó por primera vez cómo los militares habían matado a la tía Catalina. Eso desencadenó preguntas, una investigación, un trabajo… Que evidentemente no he hecho yo sola. Es un trabajo de equipo. Hay muchos nombres, mucha gente que ha hecho que el proyecto se convierta en esto, en una realidad. Anna Rossell, Braulio Amadís, Enid Negrete…

-Veo que hay una conexión barcelonesa.

-Sí. Gracias a los aportes privados El Tecolote ofrece unas becas para desarrollar tus proyectos con un grupo de trabajo. Con esa beca yo vine aquí, a Barcelona. 

0 Comentarios
cargando