Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Àngels Soto: "Hablamos de una persona que en principio no se tiene que morir"

Es enfermera del SEM y responsable del programa que ha enseñado la reanimación pulmonar a más de 100.000 escolares catalanes

Mauricio Bernal

Àngels Soto: "Hablamos de una persona que en principio no se tiene que morir"

RICARD CUGAT

La enfermera del Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) Àngels Soto ha tenido que ocuparse de decenas de casos de paradas cardiacas durante los más de 20 años que lleva en el servicio, y la mayoría de las veces, cuando llega, “no hay nadie haciendo reanimación en el lugar”. Muchas vidas se habrían salvado si alguien hubiera tenido los conocimientos básicos, pero la sociedad no ha prestado suficiente atención a este asunto. Ella está haciendo lo posible por cambiarlo.

-Leí que en Catalunya se producen unas 10 muertes súbitas cada día. Son muchas muertes.

-Muchas.

-No creo que la gente sea conciente de ello.

-Yo a veces pienso… Imagínese que los medios hablaran cada día de 10 muertos en accidentes de tránsito. Eso crearía una gran conciencia. Bueno, pues yo creo que lo mismo pasaría si hablaran cada día de la incidencia de la parada cardiaca. Dicho esto, creo que las cosas han cambiado, que están cambiando.

-¿Sí?

-Pues sí. Yo soy de la opinión de que los casos de Puerta y Jarque, los futbolistas, que fueron casos con un gran impacto mediático... Yo creo que ahí empezaron a cambiar las cosas, que ahí empezó la concienciación. Es muy importante subrayar que cuando hablamos de una parada cardiaca hablamos, en principio, de una persona que no se tiene que morir.

-Cuénteme, ¿cuántos sobreviven a una parada cardiaca?

-Hablamos de una persona recuperada por cada 10, y es una persona que se recupera por lo general porque alguien ha hecho maniobras de reanimación o porque ha tenido la suerte de que la ambulancia llegara muy rápido.

-Aquí el tiempo es fundamental, obviamente.

-Fundamental. Si la persona recibe maniobras de reanimación en el minuto cero, tiene el 98% de posibilidades de recuperarse. En el minuto seis esas posibilidades se reducen a la mitad, y en el minuto 10 ya son escasas, por no decir nulas. Es muy importante actuar rápido, ¿y cómo se actúa rápido?, con gente sabiendo hacer reanimación.

-Luego el objetivo es la formación, ¿no? Lo que usted hace. ¿Cómo acabó metida en esto?

-Bueno, a mí siempre me ha gustado la docencia. A los 5 o 6 años de empezar a trabajar como enfermera ya estaba implicada en temas de docencia, aunque poco a poco me fui centrando en el tema de la reanimación. Me vinculé al Consell Català de Ressuscitació (CCR) como alumna y más adelante me hice formadora, y empecé a impartir clases de soporte vital básico y desfibrilador.

-Y acabó trabajando con escuelas.

-Pues sí. Resulta que hace unos años, con una compañera, Emma Vila, que también es enfermera del SEM y que como yo está muy interesada en el tema, pensamos en cómo se podía reanudar un plan piloto que había llevado a cabo el CCR en las Terres de l’Ebre. Un plan para formar a profesores. Con el apoyo del Consell actualizamos el contenido de aquel programa y… Bueno. En el 2014 empezó nuestra pequeña aventura.

-Una aventura basada en la premisa de que…

-De que es importante formar a los adultos, pero más importante formar a los niños. Si la reanimación y el manejo del desfibrilador se incluyeran en la formación obligatoria, imagínese: cada año habría miles de niños que aprenderían a actuar ante una parada cardiaca. Los adultos, si no lo practican, en un año olvidan lo que aprenden. Los niños no.

-Usted es la responsable del programa. ¿A cuántos niños han llegado?

-Antes debo señalar que en el 2015 se firmó un convenio entre el Consell y la Conselleria d’Ensenyament que ha permitido llegar a los colegios de forma masiva. Pues mire: hablamos de más de 100.000 niños. Más de 100.000 niños que saben como actuar en una situación así. Eso es sinónimo de aumentar la supervivencia, porque al final consigues que siempre haya alguien que sepa actuar.

-¿Que haya un desfibrilador a mano no basta?

-No, el desfibrilador no es lo más importante. Es más importante lo que se hace antes. Si no, el desfibrilador no sirve para nada.