Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Montse Vall-llosera: "Siempre he caminado por el pueblo en estado de alerta"

Es maestra de educación infantil en Sant Celoni y tiene baja visión, pero hasta hace poco eso solo lo sabían los de su círculo más cercano

Mauricio Bernal

Montse Vall-llosera: "Siempre he caminado por el pueblo en estado de alerta"

ELISENDA PONS

-Entonces, ¿quiénes lo sabían?

-Pues… Mi familia, mis amigos cercanos... Era algo que llevaba adentro, que no quería explicar. ¿Por qué tenía que ir diciéndole a todo el mundo que tengo baja visión? Era recordármelo a mí misma cada rato, y no quería.

-Pero era un problema.

-Bueno, una cosa es cierta, y es que yo por Sant Celoni siempre he ido en estado de alerta.

-¿Qué quiere decir?

-Pues que me da apuro cruzarme con gente conocida y no reconocerla. Siempre voy pensando: “Este que viene… ¿Lo conozco? ¿No lo conozco? ¿Me dirá algo? ¿No me dirá algo?”

-Pues qué incomodidad, ¿no? No poder caminar tranquila por su propio pueblo.

-No es exactamente incomodidad. Es eso. Estado de alerta.

Además, hay que tener en cuenta que Montse Vall-llosera es educadora en un jardín de infancia, es decir que se cruza con frecuencia a los alumnos y a sus padres; y que Sant Celoni es un lugar pequeño. A Vall-llosera le diagnosticaron hace dos décadas la enfermedad de Stargardt, una degeneración precoz de la retina que afecta a una de cada 10.000 personas y que en su caso implica perderse los detalles. Pero son tiempos de cambio: la maestra acaba de poner en marcha su propia web, encuadrarlavida.com, con el fin de explicar su experiencia. La discreción con que llevaba la enfermedad es parte del pasado.

-Cuénteme, ¿por qué ahora?

-¿Por qué? Porque estaba preocupada, sobre todo por los niños. Yo en el aula soy cariñosa, cercana, cálida, y pensé que los niños debían quedarse muy sorprendidos si se cruzaban conmigo por la calle y yo no los saludaba. “Esta es una borde, esta pasa de nosotros…” Aparte de eso, supongo que ahora me siento preparada para explicarlo. Esto del blog ayuda a normalizar la situación.

-¿Es una liberación?

-Lo es. Es una liberación.

-¿Ya le han dicho algo?

-Pues mire, el viernes les pasé por primera vez el enlace a varios padres de familia. Y me dice una madre: “Montse, esa noche llegué a las dos de una fiesta y me fui a dormir a las tres leyendo el blog. No tenía ni idea”.

-Entiendo. ¿Hablamos de fotografía? La web se llama Encuadrar la vida. “Voy encuadrando la vida desde hace unos cuantos años”, escribe.

-Mire, yo la fotografía la descubrí muy pronto porque me regalaron una cámara cuando era muy pequeña. Pero ahora es mi herramienta para descubrir los detalles del mundo que no puedo ver.

-Ah. ¿Me da un ejemplo?

-Recuerdo mucho una vez que estaba en Sant Pere de Galligants, en Girona. En los arcos sobre la puerta de la iglesia hay unas pequeñas flores esculpidas, y alguien explicaba que había una diferente a las demás, pero yo solo pude apreciarlo cuando vi la fotografía después, en mi casa.

-¿Qué es lo que no ve, exactamente?

-Pues… A ver: usted va al teatro y ve las caras de los actores; yo no. Tampoco puedo leer los subtítulos de las películas, ni los créditos, y soy muy, muy lenta leyendo. Pero por otro lado, para mí esto es ver bien.

-¿Qué quiere decir?

-Quiero decir… El otro día una amiga me preguntaba: “¿Cómo veías antes?” Y yo es que no me acuerdo. Me he acostumbrado, quizá esa no es la palabra, pero para mí esto es ver bien. Quizá porque he desarrollado otros sentidos que me ayudan a compensar.

-Cuénteme, ¿cómo hace en clase? Si no ve los rostros de lejos, si se pierde los detalles…

-Tengo estrategias. Si un niño se ha hecho caca y pasa cerca de mí yo lo huelo, yo creo que más que mis compañeras. Como no veo si tienen mocos o no, les paso el pañuelo de todos modos. Y en el patio: “¿Veis a tal?” “¿Veis a tal?”. Sí… Tiene su parte cómica.

0 Comentarios
cargando