Ir a contenido

María López y Javier de Riba: «En una semana no te has acabado el mural»

Donostiarra y barcelonés, integran el estudio encargado de decorar la fachada del ayuntamiento de Gràcia para las fiestas

MAURICIO BERNAL / BARCELONA

De Riba y López, frente a la fachada sin terminar del ayuntamiento de Gràcia.

De Riba y López, frente a la fachada sin terminar del ayuntamiento de Gràcia. / CARLOS MONTAÑÉS

María López y Javier de Riba se han pasado una semana pintando la fachada del ayuntamiento de Gràcia desde la cesta de una grúa. Se avecina la 200º edición de las fiestas del barrio barcelonés y las autoridades del distrito han decidido decorar la fachada, como antaño, de modo que convocaron el correspondiente concurso. Salió ganadora la propuesta de Reskate, el estudio de arte que hace seis años pusieron en marcha esta donostiarra y este barcelonés, ambos originarios del mundo del diseño gráfico. Comisariada por Difusor, la intervención es un homenaje a la decoración de las calles, “pero más al proceso, más al proceso que al fin”, subrayan.

-Fiestas de Gràcia, 200 años, decorar la fachada como no se hacía desde hace tiempo… Una responsabilidad, ¿no?

-Sí, sin duda. Por eso hemos intentado no solo ser respetuosos sino unir esfuerzos con el edificio, trabajar teniendo muy en cuenta dónde estábamos interviniendo.

-¿Qué significa eso en la práctica?

-Significa, por ejemplo, respetar el azul de fondo y solo agregar un color. Significa que nos hemos basado en la estética de muchas casas de Gràcia que tienen la técnica del esgrafiado. Hemos sido conscientes todo el tiempo de que se trata de un edificio especial, la sede del distrito. La gente lo siente como suyo porque en parte es suyo. De hecho, recibe bombazos de pintura todo el año, ¿no? Es un lienzo, ya la gente lo utiliza como tal. Eso lo hemos tenido muy presente.

-¿Qué reacciones han cosechado mientras estaban allí arriba, pintando?

-Bueno, creemos que ha habido una evolución. Los primeros días había desconfianza, intriga… Al tercer día ha sido como: “A ver, ¿qué está pasando aquí? Y a la que pusimos color: “Oye, ¿esto cuánto va a durar?”, nos gritaba un hombre desde abajo. “¡Para las fiestas!”, le dijimos. Y decía que no, que se tenía que quedar, que había que recoger firmas. “¡La mía ya la tenéis!”, gritaba.

-Por lo que he visto, el mural se compone de varias escenas, ¿no?

-El mural está lleno de detalles, y en ese sentido exige la implicación del espectador. En el proyecto estaba estipulado que antes de ponernos a pintar íbamos a hablar con una comisión de fiestas, y eso hicimos, y mucho de lo que hablamos ha quedado reflejado en la obra.

-¿Por ejemplo?

-Nos pudimos en contacto con la comisión de fiestas de la calle de Joan Blanques y descubrimos formas de trabajo y materiales que ni siquiera sabíamos que era posible utilizar. En esa calle dicen que tienen una técnica que es solo de ellos para convertir las botellas de plástico en tiras de plástico. Bueno, pues eso ha quedado reflejado en el mural.

-¿Qué más?

-El ventilador bajo el que trabajan, el televisor del local en el que ven los partidos del Barça, la hucha de las aportaciones… Son detalles que hablan de proceso, de cómo los vecinos están todo el año planeando el decorado, de cómo eso fomenta el tejido vecinal. Tratamos de ser muy sensibles al hecho de que cuando las fiestas se acaban a los vecinos les queda un vacío.

-Vi la palabra 'tongo' en la fachada. Me hizo gracia.

-Sí, la hemos incluido porque creemos que ya forma parte de la fiesta. Nos encanta. Al fin y al cabo es otra manera de celebrarlo: “He perdido pero me doy el gustazo de gritar 'tongo'”. Está lleno de detalles: en la parte derecha del mural hay una referencia a la supresión de las fiestas durante la guerra.

-O sea, hay que mirar detenidamente.

-El espectador tiene que mirar y analizar, sí. Está pensado para que cada vez que pases te quedes mirando y descubras un detalle nuevo. En una semana no te has acabado el mural.

-He visto que hacen todo tipo de trabajos… Díganme, ¿qué porcentaje representan los murales en su día a día?

-Este verano está siendo de locos: tenemos que pintar 14 murales. De hecho, estábamos terminando uno cuando nos llegó la noticia de este concurso.