29 oct 2020

Ir a contenido

«Me gusta la literatura de la incomodidad»

La uruguaya Cecilia Picún regenta en Sabadell la que es probablemente la única librería de España especializada en literatura latinoamericana

Mauricio Bernal

«Me gusta la literatura de la incomodidad»

ELISENDA PONS

Hay vidas que son de una supina coherencia, una línea recta donde solo caben las realidades afines, y hay vidas como las de Cecilia Picún, que estudió Medicina, que trabajó en la industria farmacéutica, que desde hace cuatro años regenta una pequeña librería en Sabadell: el LibreRío de la Plata; la única, que se sepa, librería especializada en literatura latinoamericana de España. Cecilia es uruguaya, lectora desde pequeña. La historia de cómo acabó aquí tiene el aroma de las cosas con sino.

-¿Cómo fue?

-Bueno, la historia es que me quedé sin trabajo en el 2012. Había trabajado durante años en ventas y mercadeo en varias empresas farmacéuticas y me quedé en el paro. No sabía qué hacer, pero lo que sí sabía es que no quería volver a lo mismo. Un día me apunté a un taller de gestión de pequeñas tiendas, y resulta que un ejercicio consistía en poner en marcha un negocio ficticio.

-Una librería.

-Y yo pensé en una librería, sí. «Y qué tipo de librería», te preguntaban en el taller, y yo: «Pues una librería latinoamericana». Era un ejercicio, pero un día me di cuenta de que era justamente lo que quería hacer, lo que me haría sentir coherente conmigo misma.

-¿A qué se refiere? ¿No se sentía coherente en sus anteriores trabajos?

-Bueno, cuando trabajaba en la industria farmacéutica sentía cierta disconformidad con algunos de los productos que tenía que vender; una disconformidad que aquí no siento, evidentemente. Me siento muy, pero muy a gusto recomendando libros.

-El perfil de la librería… Supongo que aparte de ser latinoamericana siente debilidad por la literatura latinoamericana, ¿no?

-Yo siempre he leído de todo, pero siempre me gustó la novela, y en especial la novela latinoamericana. A los 16 o 17 años florecí como lectora: fue la época en que leí 'Rayuela', en que leí a Donoso, a Alejo Carpentier… Mi hija pequeña se llama Vera por el personaje de 'La consagración de la primavera'.

-Cuénteme, ¿cómo se monta una librería especializada en Latinoamérica?

-¡Cómo se monta una librería! Lo primero fue eso. Yo no tenía ni idea de nada, de editoriales, de distribución, del mercado. Tuve que aprender. Aún estoy aprendiendo.

-¿Y la parte de la especialización?

-Bueno, eso significó hacer pesquisas de lo que había de literatura latinoamericana en este país, visitar librerías… Me di cuenta de que incluso en las más grandes el fondo no es muy amplio. Pero también me di cuenta de que en los catálogos de las editoriales figuran muchos libros latinoamericanos editados aquí que no han durado ni una semana en las mesas de novedades.

-Por lo que veo en sus estantes, no hablamos de literatura de grandes ventas.

-A mí me interesa recomendar y vender ese tipo de literatura que tiene que ver más con la incomodidad, el tipo de libros que no eres la misma persona después de leerlos. Los comerciales venían y me ofrecían Paulo Coelho, Isabel Allende, Marcela Serrano... Pero yo buscaba otro tipo de libros.

-¿Y le funciona? Económicamente, quiero decir.

-Bueno, por un lado he de decir que aquí vienen muchos estudiantes, y entonces es cuando veo que la gente tiene ganas de descubrir otras voces, y que esto tiene futuro. Por otro lado, cuesta despegar, aunque eso sí, año tras año las cosas van mejor. En todo caso, es una librería de literatura latinoamericana, pero no solo de literatura latinoamericana. Tenemos una sección importante de libros infantiles e ilustrados, es como otra especialidad. Libros objeto.

-Dígame un autor que la seduzca.

-¡Ah! Mario Levrero. Aquí somos fans de Mario Levrero.