Ir a contenido

HACEMOS PERIODISMO CONTIGO

Vecinos y senderistas denuncian el deterioro del Passeig de les Aigües

El Ayuntamiento pone en marcha un plan de mejora de algunos tramos de la zona

Con agujeros de hasta quince centímetros de profundidad en el suelo, el paso por el tramo resulta dificultoso

JUDIT LECHÓN / BARCELONA

Maquinaria trabajando en la carretera de les Aigües, el viernes 11 de diciembre.

Maquinaria trabajando en la carretera de les Aigües, el viernes 11 de diciembre. / MONICA TUDELA

El Passeig de les Aigües de Barcelona es uno de los tramos de la ciudad con mayor afluencia de corredores, ciclistas y personas que aprovechan para hacer deporte y disfrutar del entorno natural montañoso que ofrece el paisaje. Los fines de semana se llegan a concentrar hasta unas 100.000 personas. Se trata de un tramo de ocho kilómetros de recorrido situado a 350 metros de altura, que permite una completa visión de este a oeste de la ciudad. Un lugar privilegido del que algunos lectores que han escrito a Entre Todos lamentan que se encuentre en una situación de deterioro

Jordi Bufurull, jubilado de Barcelona, denuncia que el suelo es “de gran dureza, un pedregal de grava incómodo para pasear”. Además, añade, “no se ha hecho ninguna intervención desde hace muchos años. Falta considerarlo como un bien público y acondicionarlo para el uso intenso que de él hacen los ciudadanos".

Raimon Morros, ingeniero de Barcelona, es otro de los lectores que se queja de la situación del paseo. Es un vecino de la zona que denuncia: “Es un tramo descuidado, con agujeros de hasta 15 centímetros de profundidad que cuando llueve quedan inundados". Y se queja de que sus reclamaciones no obtienen respuesta: “Los vecinos ya hemos enviado distintas cartas de protesta al Ayuntamiento y hemos colgado pancartas por la zona, aunque nos las han quitado”.

Ramon Llobera, del Departamento de la Oficina de Collserola, informa de que “el repaso de la zona se hace una vez al año, después de las lluvias torrenciales del otoño, aunque este año no se ha hecho porque no ha llovido en exceso. Y la actuación para reparar los desperfectos del paseo estaba prevista para el pasado 2 de diciembre”. Dicha actuación no llegó a producirse, según el departamento porque “hubo un retraso de tres días laborables con fin de semana y puente de por medio, por la llegada del material”. Ahora, asegura Llobera, la reparación ya está en marcha, “con la maquinaria trabajando". La previsión es que la semana que viene el tramo vuelva a estar en pleno uso para los paseantes. "Lo importante", añade Ramon Llobera, es que “ ya desde hace unas semanas el proyecto estaba planificado, presupuestado y contratada la empresa que ejecuta el trabajo que se está haciendo”.

Envía tu denuncia para que nuestro equipo de periodistas la investigue