09 jul 2020

Ir a contenido

Una jornada ajetreada

El maratón de Schulz

El presidente del Parlamento Europeo se reunió con Mas y Navarro y tuvo 5 actos más

EL PERIÓDICO / Barcelona

Poco tiempo tuvo Martin Schulz para hacer turismo. Durante su visita de ayer a Barcelona, el presidente del Parlamento Europeo afrontó un maratón de actividades que empezó a las nueve de la mañana y culminó pasadas las ocho de la tarde en la sede de la editorial RBA para presentar su libro Europa: la última oportunidad. En 272 páginas, el dirigente socialista repasa los retos que debe afrontar una UE ahora en entredicho; una reflexión que exhibió en la capital catalana pero que tuvo que competir con la atención mediática que se prestó a lo que pudiera decir sobre la salida o no de la UE de una hipotética Catalunya independiente.

En su primer acto, un desayuno coloquio del Fórum Europa, el mandatario alemán admitió que las relaciones entre Catalunya y el resto de España generan mucho debate en los círculos europeos. A lo largo de la jornada, sin embargo, comprobó que las conversaciones habidas allende los Pirineos en torno a este asunto son solo una brisa si se compara con el vendaval en el que está inmersa la política autóctona.

La historia del rabino

Fue pronunciar su primera conferencia y todos los titulares on line ya ponían el foco en eso de que «la UE no resolverá y no puede resolver este problema». Y por si no había quedado clara su equidistancia con esta afirmación, recurrió a la historia de un rabino que, ante una controversia entre dos vecinos, les dio la razón a ambos. Airada, su mujer le dijo que no podía dar la misma respuesta a las dos personas, a lo que el le contestó: «Tienes razón».

En ese nadar entre dos aguas solo se mojó el dirigente socialista cuando le preguntaron sobre la posibilidad de que las elecciones europeas del 2014 se contemplen en Catalunya en clave soberanista. De esos comicios, avisó, «no dependen las relaciones entre Catalunya y España, sino el futuro de todos los europeos», que deberán escoger si quieren una UE social, de los mercados, liberal o verde. Lo dijo en una rueda de prensa con el líder del PSC, Pere Navarro, con quien se reunió tras haberlo hecho con el president Artur Mas.

Las cuestiones sociales

Schulz reconoció que, «naturalmente», en sus encuentros con el jefe del Govern y con el dirigente socialista hablaron de la consulta, pero insistió en que él quería centrar su discurso en temas europeos como la lucha contra el paro juvenil.

De este y otros asuntos sociales habló con los lectores de EL PERIÓDICO en una comida y durante su entrevista con miembros de la Taula del Tercer Sector y de la empresa Apunts. Encadenando una cita tras otra, aún dijo que buscaría tiempo para reunirse con Jaume Cabré, un «magnífico» escritor en catalán, idioma que consideró «fantástico» y del que quiere aprender algo más que el «bon dia» y el «molt bé».