08 ago 2020

Ir a contenido

OPCIONES DE VIAJE CON MASCOTAS

Ruta por la Catalunya 'petfriendly'

Cada vez más familias optan por llevar consigo a sus mascotas en sus salidas veraniegas y el sector vacacional se ha adaptado a estas nuevas realidades

Begoña González

Tres perros disfrutan de la naturaleza.

Tres perros disfrutan de la naturaleza. / VANESSA DIAZ-MAROTO

A pesar de que hace años podía resultar un poco complicado encontrar opciones turísticas en las que las mascotas fueran bienvenidas, cada vez más familias optan por llevar consigo a sus peludos en sus salidas veraniegas y el sector se ha adaptado a estas nuevas realidades. Catalunya se ha convertido en un destino ideal para disfrutar junto a ellos.

Arrozales y marismas en Tarragona

La zona sur de Catalunya es una buena opción para quienes quieren disfrutar del turismo de naturaleza junto a sus mascotas sin renunciar a poder vivir experiencias más urbanitas. El Delta del Ebro es una de las mayores zonas húmedas de España, con 320 km cuadrados de hábitats acuáticos, arrozales y Parque Natural, y resulta un paisaje espectacular que se puede disfrutar a pie, en bicicleta, en kayak o en barco.

Elijas la opción que elijas, podrás realizar el recorrido junto a tu mascota ya sea mediante una ruta en kayak por la Bahía dels Alfacs, o disfrutando de un crucero por el río con el que descubrir la unión del Ebro y el mar. Además, justo frente al embarcadero, en el restaurante ‘Lo Transbordador Olmos’ cuentan con un salón especial para poder comer acompañado de nuestras mascotas.

Para los que prefieren disfrutar de la playa, Riera d’Alforja, en Cambrils, o la playa Bassa de l’Arena, en el Delta, son otras dos opciones muy recomendables y en las que las mascotas son bienvenidas. La opción más urbanita en esta zona, es realizar un recorrido por la antigua Tarraco y visitar, desde el exterior, tanto el anfiteatro como el circo romano de la ciudad y terminar admirando las espectaculares vistas del ‘balcón del Mediterráneo’. 

Ambiente mediterráneo en Girona

Admirar la bella silueta de la costa desde el Camí de Ronda es una más que interesante opción para conocer sin prisa los rincones más pintorescos de la provincia de Girona. Además, el hecho de pasar por diferentes pueblos nos permitirá conocer más de un lugar sin tener que utilizar el coche y disfrutando de las vistas y las múltiples terrazas que ofrecen los paseos marítimos de los pueblos de la zona.

Si queremos ir a la playa con nuestro compañero de cuatro patas podremos optar por espacios enfocados para ellos como la playa Rec del Molí, en l’Estartit, con más de 600 metros cuadrados de arena en los que correr y disfrutar de su compañía o la de La Rubina, en Empuriabrava.

Por otro lado, podemos descubrir la otra perspectiva de la costa con los cruceros por las Illes Medes y observar el fondo marino a través de los cristales de la embarcación que recorre la Costa del Montgrí y en el que los animales son tan bienvenidos como el resto. Otra buena opción es realizar una ruta por los pueblos medievales de Pals, Peratallada, Ullastret y sus alrededores, en los que podremos perdernos por las calles adoquinadas y contemplar la estética medieval tallada en piedra de sus caminos y edificaciones.

Un perro en el paseo marítimo / begoña gonzález

La Barcelona extravagante 

La ciudad de Barcelona, sede del modernismo se convierte en una opción idónea para quienes quieran disfrutar de la cultura junto a sus mascotas, pues sorprendentemente ambas alternativas cuentan con opciones ‘petfriendly’. Una a través de visitas a casas-museo de Gaudí como la Casa Batlló, cuyo recorrido permite la entrada de animales de compañía y la otra, a través de las obras de Picasso, Miró, Dalí o Chillida en la Fundación de Arte Contemporáneo Fran Daurel del Poble Espanyol.

Para quienes prefieran huir del bullicio de la ciudad, y disfrutar de sus mascotas en el entorno natural, el Parque Natural del Montseny se erige como una gran alternativa. En este espacio declarado Reserva de la Biosfera pueden correr libremente por las más de 30.000 hectáreas y bañarse en el emblemático entorno del Pantano de Santa Fe.

Para los más atrevidos, también es una gran opción el Aquapark canino de la Roca del VallèsEn el que hay dos enormes piscinas en las que los perros pueden nadar libremente, toboganes de agua, canoas, una zona de dunas en las que revolcarse y jardines para jugar al frisby o a la pelota.

Lleida, pura naturaleza

Lleida es una provincia llena de localidades con encanto y de parajes naturales perfectos para los amantes de la naturaleza y los animales como el Pirineo, Parque Nacional de Aigüestortes y el Estany de Sant Maurici. Muchos de estos parajes albergan rutas perfectas para hacer en compañía de nuestros peludos como el Camí del Bons Homes.

En este caso es una ruta turística de 189km que une el Santuario de Queralt en Berga con el Castillo de Montségur en Ariège, Francia y en la que encontrarás alojamientos en todas las etapas del camino que permiten la entrada de animales.

Por otro lado, y para quienes prefieran los planes de restaurantes y visitar lugares con encanto, Bagergue, Taüll, Guimerà o Vielha son grandes opciones en las que podremos disfrutar de la compañía de nuestras mascotas entre casas de piedra y encanto rústico. Muchos de estos pueblos en verano habilitan terrazas en sus restaurantes en los que podrás probar la mejor gastronomía local entre montañas y paisajes. 

Dos perros corriendo en el campo / vanessa diaz-maroto

Consejos para viajar con perros

Son muchas las dudas que nos surgen cuando queremos emprender un viaje junto a nuestros compañeros peludos no solo a nivel organizativo sino también sobre cómo debemos preparar el desplazamiento para evitar que sufran de ansiedad u otros problemas. 

La mayoría de animales de compañía está poco hecho al hábito de viajar, ya sea en coche o en otros transportes y este desplazamiento suele acarrearles una gran dosis de estrés. En ese sentido, debemos conocer a nuestro compañero y planificar el viaje en concordancia a lo que creamos que será tanto de su agrado como del nuestro y seguir estos consejos básicos:

Un pasaporte para animales de compañía

Antes de emprender cualquier viaje, debemos asegurarnos de que el animal se encuentra en perfectas condiciones y revisar junto a un veterinario o etólogo cualquier duda que podamos tener sobre su salud. Si se planea un viaje a otra comunidad o país, debemos ser conscientes de qué vacunas o documentos debemos tener en regla para poder disfrutar del viaje en condiciones.

En caso de viajar con tu perro fuera de España, deberás revisar si necesitas el Pasaporte para Animales de Compañía, que lo puedes obtener en tu veterinario de confianza, así como el microchip necesario para salir del territorio nacional, así como las vacunas obligatorias para perros en otros países.

Seguridad para mayor tranquilidad

En caso de querer realizar el viaje en coche haciendo uso de jaulas o habitáculos, “es recomendable que antes de emprender el trayecto el perro tenga el transportín positivizado para viajar con absoluta tranquilidad”, asegura Vanesa Diaz-Maroto, CEO de Doggy Time Mataró. En caso de que el animal no esté acostumbrado al transportín, es recomendable realizar antes ejercicios con el animal para que empiece a sentir ese espacio como parte  de “su territorio”.

Vanessa viaja con sus perros en transportines / Vanessa diaz-maroto

Por otro lado, también se puede llevar a las mascotas en los asientos traseros del vehículo siempre y cuando tengan suficiente espacio y vayan debidamente atados con arnés y cinturón de seguridad canino. Durante los viajes es importante que tengamos presente que los perros pueden sufrir golpes de calor y que por tanto evitemos el sol directo o las altas temperaturas dentro del vehículo. 

Equipaje ‘perruno’

Los animales también necesitan llevar algunas cosas cuando nos acompañan de viaje y es muy importante que preparemos la maleta a conciencia. Para facilitar la adaptación al entorno y evitarle estrés innecesario, es recomendable llevar sus accesorios habituales como la correa y el arnés, sus juguetes preferidos, el Kong, su pienso habitual y premios, así como un recipiente portátil para el agua, un bozal, algunas bolsas para deposiciones y su camita para dormir.

Del mismo modo que haríamos con los humanos, también es recomendable llevar algunos medicamentos básicos para ellos encima como urbason, blastoestimulina y diprogenta, así como gasas y suero. 

Adaptar el viaje a nuestro compañero

Para evitar situaciones incómodas junto a nuestras mascotas, debemos adaptar los viajes a nuestros gustos y los suyos. Antes de planear ninguna escapada hay que ser consciente del estado del animal, sus miedos o fobias, la edad, e incluso los hábitos que tiene. En caso de pensar un viaje que tan solo se adapte al componente humano del tándem, es probable que nuestro compañero se estrese y terminemos por no disfrutar de la salida.

“Es básico que preparemos los viajes y los organicemos de forma que disfrutemos por igual nosotros y nuestras mascotas, pero sobre todo debemos preparar los trayectos para evitar situaciones negativas o de riesgo para ellos”, asegura la educadora canina. 

Un perro con su arnés y correa de vacaciones / begoña gonzález

Paradas para evitar mareos

Para hacerle más llevadero el trayecto en coche a nuestras mascotas podemos empezar por permitirles estirar las patas y cambiar de postura. Los perros, como las personas, también necesitan hacer paradas durante los trayectos en coche. Es importante que planifiquemos momentos para que puedan pasear y beber agua durante los viajes largos en coche así como nunca dejarlos solos en el vehículo cuando paremos a descansar.

Por otro lado, algunos animales se marean en el coche y es recomendable que no coman antes de emprender el viaje. en caso de mareos más fuertes, podemos consultar con el veterinario para que nos recete algún medicamento que ayude a nuestra mascota a sobrellevar sin tanta ansiedad el viaje.