08 ago 2020

Ir a contenido

VERANO DE RÍOS Y LAGOS

Masías aisladas y aguas tranquilas del pantano de Rialb

Actividades acuáticas, senderismo y calma del turismo interior, un gran reclamo en las vacaciones del covid

Carme Escales

El pueblo de Tiurana, con vistas al pantano de Rialb

El pueblo de Tiurana, con vistas al pantano de Rialb / CONSORCI SEGRE RIALB

En esa Catalunya interior, para muchos aún por conocer, hay pueblos cargados de historia, y otros a los que el devenir de la historia los cargó de agua, como Tiurana, que en 1992 quedó cubierto por las aguas que darían lugar al embalse de Rialb. La obra, inaugurada el año 2000 –en febrero cumplió su 20 aniversario- es el mayor embalse de Catalunya, (segundo si se cuenta el de Canelles que abarca territorio catalán y aragonés). Rialb abastece a más de 80 poblaciones canalizando su agua a través del Canal Segarra-Garrigues y el Canal d’Urgell. Supuso el desalojo y traslado de 300 personas de municipios que quedaron afectados.

Pero hoy, ese embalse que ayuda a regar cultivos es además, “una lámina enorme de agua de casi un centenar de kilómetros de costa, todo su perímetro”, tal como lo describe Jordi Barres. Él y su equipo de Lapica Trips se ocupan de organizar y acompañar las actividades acuáticas, padel surf, windsurf, recorridos en inflables como la banana que es tirada velozmente desde una barca, rutas de espeleología o paseos en canoa. “Junto al embarcadero, tenemos un rocódromo para practicar la escalada”, comenta Barres.

Todo el día en el agua

Podemos pasar todo un día realizando actividades, acuáticas y fuera del agua, recorriendo senderos, en bicicleta de montaña o a pie, orientación con GPS o descenso de barrancos. Es un magnífico enclave, además, para celebrar un picnic, por nuestra cuenta, o los organizados por la gente de Lapica Trips, “con todos los utensilios reciclables”, puntualiza Jordi Barres.

Porque la educación ambiental está en el punto de mira de todas las actividades que monitorizan, no solo instruyen en la manera de proceder a la hora de remar con piraguas o ascender por el rocódromo, son especialistas también en concienciar sobre la importancia de preservar cada entorno natural en el que realizamos cualquier actividad, ya sea dar un paseo o degustar una comida al aire libre.

El entorno de la zona que abarca el sello de promoción turística Segre Rialb engloba municipios del Alt Urgell y de la Noguera. Sin grandes hoteles, el hospedaje para el visitante son sobre todo apartamentos independientes y alojamientos de turismo rural que, tal como explica la alcaldesa de Bassella, Cristina Barbens, “son casas donde se puede hacer vida independiente y con todas las garantías de seguridad sanitaria”.

Es una región de la Catalunya interior no masificada porque muchos la desconocen, y donde la tranquilidad invita a pasar estancias más largas si nos alojamos allí. Bosques de encinas, pinos y robles, y ríos próximos, el Rialb y el Ribera Salada, son el marco para múltiples quehaceres, en familia, hay propuestas y atractivos para disfrutar a cualquier edad.

Escolares realizando colonias en el pantano de Rialb este verano / LAPICA TRIPS

Y el pantano es la gran playa de montaña, a disfrutar desde los pequeños núcleos de población, seguros y encantados de recibirnos con todos los espacios pensados para acoger al visitante y adaptados a los protocolos higiénicosanitarios. La Baronia de Rialb, Bassella, Peramola, Ponts, Oliana y Tiurana (el nuevo pueblo de Tiurana que fue inaugurado en el 2007) son destinos de interior, “para disfrutar sin prisas, familiar, que busca ir a su aire”, dice la técnica del Consorci Segre Rialb, Núria Solé.

Oliana celebra su mercado semanal los sábados por la mañana, y Ponts lo hace el miércoles. Son excusas para visitarlos y hacernos con algunos de sus productos frescos de proximidad, que también encontramos en los comercios de estos pueblos de vida sana y que respetan el tiempo natural de sus cosechas.

La iglesia de Sant Pere de Ponts. / CONSORCI SEGRE RIALB

Y de la tierra, al patrimonio cultural de la zona, con visitas interesantes a realizar como la del monasterio románico de Santa Maria de Gualter, o la del Museu de la Moto, en Bassella, las rutas guiadas al pueblo de Oliana o a la ermita de Castell-llebre, escarbada en las rocas. También apetecen los paseos como el  del interior del nuevo núcleo de Tiurana, que durante el fin de semana es totalmente peatonal, o por el núcleo antiguo de Ponts, donde podemos aprovechar para comprar productos agroalimentarios elaborados por vecinos del entorno.

Segre Rialb es un destino de naturaleza, salud y actividad física, “casada con el sello de turismo familiar y con el de turismo deportivo, tenemos carreteras muy tranquilas para practicar el ciclismo”, recuerda Jordi Barres. Un buen lugar donde disfrutar mientras interiorizamos, con todo lo que podremos conocer, prácticas de vida sostenible, que no está reñida con el disfrute y el aprovechamiento de la tierra, el agua y el aire. Destino de un día, de una semana o de todo un mes, la calma allí nos espera.

Temas Catalunya