25 sep 2020

Ir a contenido

escapada

Penelles, un museo de murales al aire libre

Este pueblecito de La Noguera de apenas 500 habitantes concentra decenas de obras de artistas de todo el mundo

Laia Zieger

El francés Aéro creó en la edición del 2019 un mural con caballos con Montserrat de fondo.

El francés Aéro creó en la edición del 2019 un mural con caballos con Montserrat de fondo.

La historia contemporánea de Penelles es tan surrealista como mágica. Este pueblo de La Noguera, entre Balaguer y Tàrrega, a menos de una hora y media de Barcelona, donde viven 500 habitantes dedicados en su mayoría a la agricultura, nunca había dado mucho de que hablar... hasta el año 2016. Aquel año, Penelles inició un inesperado giro que le ubicó en el mapa al erigirse en referente mundial del ‘street art’. Eso fue posible gracias a la creación del Gargar Festival, una cita dedicada a los murales y el arte callejero que se celebra cada año y que se ha convertido en referente internacional.

El nombre de esta cita está inspirado en el sonido de la ganga ibérica, un ave en peligro de extinción igual que lo era Penelles por el abandono rural. El festival es al mismo tiempo un grito de alerta y de esperanza: la vid ha vuelto al pueblo. El próximo año, el Gargar Festival se celebrará entre el 1 y el 3 de mayo. Será la quinta edición. 

El canario Sabotaje al Montaje retrata a Tato, un popular vecino de Penelles

Más de 100 obras de arte 

Más allá de estas fechas, Penelles ya es tenido en cuenta como destino turístico alternativo y se convierte en un lugar al que acuden cada año miles de amantes de los grafitis y los murales. Hasta allí van para contemplar y fotografiar más de 100 impresionantes obras de arte de creativos llegados de todo el mundo que recubren centenares de metros cuadrados de paredes para componer un recorrido mágico. Un museo al aire libre al que hay que ir. 

El estadounidense Ru8icon (izquierda) se inspira en la mesa de una cafetería de pueblo. El galgo (derecha) es una raza de perro recurrente en la obra de Sergi Bastida. 

Miquel Wert recreó en el 2017 una escena de una foto antigua.

MÁS 'HOT SPOTS' DEL PUEBLO

No solo hay grafitis en Penelles (hay un punto de información en la plaza de la iglesia y se ofrecen visitas guiadas). La fábrica de cerveza Lo Perot permite visitar sus instalaciones para descubrir cómo producen su birra artesanal y regalarse una cata.

El taller-boutique Estampart, dedicado a los grabados y las serigrafías, imparte, monta exposiciones y vende obras.

También vale la pena la Sala B, que acoge muestras monográficas itinerantes dedicadas a artistas grafiteros o muralistas.

Y tampoco hay que perderse la antigua (y diminuta) parroquia del pueblo, construida entre los siglos XVI y XVII. Solo se conservan la fachada, algunos muros y unos retablos de piedra de los siglos XIV y XV, catalogados como monumento artístico de Catalunya.