INVERSIONES SOCIALMENTE RESPONSABLES

Iberdrola redobla su compromiso: 350 proyectos en dos años

La principal energética española ha hecho de los criterios ESG -medio ambiente, social y gobernanza- los pilares de un modelo de éxito que le han llevado a ser un líder renovable mundial y una de las tres primeras utilities del mundo por capitalización.

Caballos pastando en el parque eólico Segredal, en Asturias.

Caballos pastando en el parque eólico Segredal, en Asturias.

Se lee en minutos

La nueva economía verde no se entiende sin tres letras: ESG. Este acrónimo se refiere, en inglés, a medio ambiente, sociedad y gobernanza, los tres ejes que vertebran algunos de los planes más ambiciosos para reactivar la economía y el empleo, como es el de Iberdrola. La principal energética española prevé invertir 75.000 millones de euros hasta 2025 y lo hará sobre estos sólidos principios, que llevan siendo motor de su modelo de éxito desde hace dos décadas. 

La apuesta por un desarrollo sostenible y la transición hacia una economía sin carbono han convertido a Iberdrola en un líder renovable mundial y en una de las tres principales 'utilities' por capitalización bursátil del mundo. 

Ahora, el grupo ha subido el listón y se ha fijado ambiciosos objetivos que, entre 2020 y 2022, se plasman en su plan ‘Energía para avanzar’, en el que se fija 350 metas para cumplir antes del que termine el próximo año. Entre ellas, destacan especialmente 48 objetivos concretos y medibles que afectan a los tres ejes: medio ambiente, sociedad y gobernanza.

Iberdrola utilizará drones para lograr plantar 20 millones de árboles en 2030.

/ Iberdrola

Así, por ejemplo, en lo que se refiere al medio ambiente, Iberdrola situará sus emisiones en el entorno de los 100 g/kWh -actualmente ya ha logrado situarlas en 98 gramos-; incrementará sus inversiones anuales en innovación hasta los 330 millones de euros y digitalizará el 75% de sus redes, infraestructuras clave para garantizar la transición energética

En el ámbito social, la compañía avanza para alcanzar un 25% de mujeres en posiciones de liderazgo, alcanzará los 33.000 beneficiarios de sus programas de becas y ayudas y llevará el acceso a la energía a 11,5 millones de personas que a día de hoy carecen de ella, entre otros compromisos. 

Las metas fijadas para 2020-2022 por Iberdrola afectan a los tres ejes: medio ambiente, sociedad y gobernanza. Dentro de estos compromisos algunos se extienden hasta 2025

Desde el punto de vista del buen gobierno, Iberdrola espera proporcionar en 2022 planes de mejora en sostenibilidad al 80% de sus proveedores y lograr que un 70% de ellos apliquen políticas de sostenibilidad para finales de 2022.

Dentro de estos 350 compromisos que comprende Energía para avanzar, destacan además algunos que extienden su horizonte más allá de 2022, hasta 2025. Así, por ejemplo, Iberdrola se ha fijado como objetivo situar las emisiones de CO₂ por debajo de 70 g/KWh en cuatro años, invertir 400 millones de euros en I+D+i al final de ese periodo, sostener 500.000 empleos en todo el mundo a través de su cadena de valor o alcanzar un 30% de mujeres en posiciones de liderazgo dentro de la compañía.

Noticias relacionadas

Este fuerte compromiso con los principios ESG tendrá también su reflejo en la financiación del grupo, que es ya un referente mundial en financiación sostenible: para 2025, el 100% de sus líneas de crédito estarán ligadas a criterios de sostenibilidad. 

Estos compromisos revertirán en todos sus grupos de interés, incluyendo a accionistas, clientes y sociedad en general. De hecho, Iberdrola ya lleva veinte años demostrando que este modelo ESG es beneficioso a todos los niveles: ha pasado de ser una 'utility' local a convertirse en un líder energético global, que ha cuadruplicado su capacidad renovable, quintuplicado su EBITDA, cuadruplicado su beneficio neto y sextuplicado su capitalización bursátil, al tiempo que ha reducido sus emisiones de CO₂ en un 75%, ha cerrado sus plantas de carbón y triplicado la retribución a sus accionistas. Todo ello, acompañado de un profundo proceso de diversificación geográfica y fortalecimiento del balance.