Colabora:

Premio Proyecta

Lucta: un olfato de talla mundial

Esta empresa, con 71 años de historia, está especializada en fabricar y vender productos aromáticos para gastronomía, limpieza y alimentación animal en 86 países

Lucta ha sido galardonada con el premio Projecta.

Se lee en minutos
Gabriel Ubieto

Lucta lleva más de 70 años, concretamente 71, 'luchando' ('Lucta' significa 'lucha' en latín) por esparcir sus aromas y esencias por todo el mundo. Esta empresa familiar fundada en el barrio de Sant Gervasi de Barcelona en el 1949 está presente hoy en 86 países. De entre los cinco sentidos, Lucta decidió especializarse en el olfato y vende por todo el mundo aromas para gastronomía, fragancias para productos de limpieza y aditivos para alimentación animal. El 2019 lo cerró con una facturación de 274 millones de euros y un beneficio bruto de 30 millones; en sus plantas por todo el mundo trabajan 1.008 personas.

A los fundadores de Lucta el barrio de Sant Gervasi tardó poco tiempo en quedárseles pequeño y en el 1962, aprovechando un contacto que tenían en Colombia que más tarde entró en el accionariado de la empresa, abren en Bogotá su primera delegación en el extranjero. "Los fundadores vieron que había una falta de aromas y fragancias en el mercado internacional y decidieron llenar ese hueco", explica actual el consejero delegado de la compañía, Carles Ventós.

Si bien la internacionalización es un recorrido habitual hoy en día en el tejido empresarial catalán, en los años 60 del siglo pasado no lo era tanto. Y Lucta apostó por ello de manera consciente, para dar así seguridad a sus inversiones. "Una empresa muy diversificada, es mucho más estable. Y en aquella época, con la guerra aun reciente, había un espíritu de crear algo estable", cuenta Ventós. Después de Colombia llegó en el 1965 México y de ahí un recorrido mundial, con una expansión especialmente centrada durante los últimos años en Estados Unidos, China y el sudeste asiático. Es por esa trayectoria que Lucta S.A. ha sido galardonada con el Premio Proyecta de los Premios Empresa del Año que organiza EL PERIÓDICO DE CATALUNYA.

Tradición y diversidad

Más allá de los perfumes comerciales, el de los aromas es un negocio desconocido para el público general, con "muchas barreras de entrada tecnológicas y una curva de aprendizaje muy lenta", explica el consejero delegado de Lucta. Lo que obliga a unas pocas compañías a pugnar por el mercado. "Si quieres ser competitivo, especialmente a nivel mundial, tienes que ser un experto en aquello que haces", explica Ventós.

Noticias relacionadas

¿Cómo aunar ese espíritu global con la particularidad de aromas de cada uno de los 86 países en los que opera Lucta? "Nos adaptamos a la diversidad de los mercados mediante un diseño local. En todos estos países tenemos perfumistas y aromistas locales, que entienden los gustos locales", explica el consejero delegado de la compañía. Es decir, Lucta aporta el método de trabajo y el contacto con el consumidor nativo lo ponen profesionales locales. Un 'modus operandi' que desde la firma esperan seguir expandiendo por más países, apoyados por las nuevas posibilidades que les abre la digitalización y las nuevas tecnologías. "Nuestro objetivo es llegar a 2026 con una facturación de 500 millones de euros", afirma Ventós.

Otra pilar clave en el que pretenden sustentar ese crecimiento en atraer y retener a los mejores profesionales. "Es una de las ventajas que tiene ser una empresa familiar. Como todo tiene pros y contras, pero te da una vocación a largo plazo y te permite reinvertir tus fondos en nuevas y mejores fábricas y en atraer y retener el mejor talento", considera el consejero delegado de Lucta.

Temas

Empresas