Al rescate de la democracia

Cartelismo y bochorno

WhatsApp Image 2023 07 06 at 16.43.18

WhatsApp Image 2023 07 06 at 16.43.18

Rafael Tapounet

Rafael Tapounet

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Como tiene por costumbre desde hace dos décadas, la Universitat Progressista d’Estiu de Catalunya reunió en un coloquio a representantes de los partidos de izquierdas con presencia parlamentaria. Que el acto coincidiera esta vez con el primer día de campaña de unas elecciones legislativas que pueden abrir la puerta del Gobierno a la extrema derecha le daba a la cosa un interés particular y también un cierto dramatismo que la organización quiso subrayar bautizando la charla con el heroico título de ‘Les esquerres al rescat de la democràcia’.

Los encargados de salvar la democracia pegando la hebra en la sede central de CCOO en Barcelona fueron Ferran Pedret (PSC), Pilar Vallugera (ERC), Gerardo Pisarello (Comuns) y Mireia Vehí (CUP). Y lo menos que se puede decir de ellos es que, al menos durante un rato, hicieron equilibrios sobre un hilo dental para no entrar en descalificaciones hirientes que pudieran incomodar a un público que desde el primer momento dejó claro que su papel en la obra consistía en empujar en pro de una cierta unidad estratégica de la izquierda frente a la amenaza ultra.

Hurgar en las heridas

Sucede que, como el escorpión de la fábula, el político en campaña se debe a su naturaleza. De manera que cuando llevábamos casi una hora de elogios mutuos, diagnósticos más o menos coincidentes y discrepancias de fondo expuestas de manera altamente civilizada, el debate empezó a calentarse y los ponentes cedieron a la humana tentación de hurgar en las heridas. Como era previsible, Pedret, ese diputado tranquilo que lleva años enseñándonos que las camisas de cuello Mao son compatibles con la socialdemocracia, fue el que recibió más ataques, especialmente por parte de Vehí, que sacó a relucir el alineamiento del PSOE con la derecha en asuntos como la aplicación del 155 y el blindaje de la monarquía. También Vallugera y Pisarello tuvieron un encendido ‘tête à tête’, que llegó al punto de ebullición cuando el diputado de los Comuns acusó a Gabriel Rufián de ser “el Che Guevara en Madrid y Tony Blair en Catalunya”.

Mireia Vehí (CUP) y Ferran Pedret (PSC), durante el coloquio de la UPEC.

Mireia Vehí (CUP) y Ferran Pedret (PSC), durante el coloquio de la UPEC. / Jordi de Temple (UPEC)

Ante la creciente desazón de los asistentes, la periodista Neus Tomàs, en su papel de moderadora, se aplicó para atemperar el intercambio de golpes y devolver el coloquio a un cauce más apacible al reformular la pregunta que desde el minuto uno había planeado sobre la sala: ¿qué harán los partidos representados en la mesa si de sus votos depende que haya o no un Gobierno de PP y Vox?

Socialistas y Comuns dijeron tenerlo claro (Pedret descartó de plano la hipótesis de una abstención del PSOE en una eventual investidura de Núñez Feijóo para exonerarlo de la compañía de Vox). Y republicanas y ‘cupaires’ hablaron de precio (sin concretar demasiado), pero dieron a entender que ni por acción ni por omisión facilitarán un triunfo del frente reaccionario. Para acabar el acto, todos coincidieron en la necesidad de movilizar a los votantes de sus respectivos espacios ante lo urgente de la situación. Música de violines y caras de alivio entre los asistentes, que pudieron volver a sus casas con la satisfacción de haber salvado, un día más, la democracia. Hasta el próximo embate.

Suscríbete para seguir leyendo