18 sep 2020

Ir a contenido

    REUNIÓN DE LA EJECUTIVA SOCIALISTA

    Zapatero anuncia que el congreso ordinario del PSOE será la primera semana de febrero

    "Teníamos todo el viento en contra en estas elecciones", dice el presidente en su valoración de los resultados

    Ofrece a Rajoy la "máxima colaboración" para que no haya "ningún problema" en el traspaso de poderes

    JUAN RUIZ SIERRA / Madrid

    Con cara de cansancio, el secretario general del PSOE y presidente en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dicho este lunes tras la ejecutiva del partido: "Los españoles saben que teníamos todo el viento en contra en estas elecciones, y por ello desde aquí quiero agradecer en nombre del PSOE a esos siete millones que nos han dado el respaldo y que le permiten ejercer la oposición para los próximos años. Hay momentos en los que un partido y un Gobierno procura poner los intereses generales por encima de los del partido. Así hemos hecho y tengo la seguridad de que así seguirá siendo en la oposición". "Nos hemos enfrentado a circunstancias a las que ningún partido se ha enfrentado estando en el Gobierno", ha añadido más tarde.

    La primera decisión que ha tomado la ejecutiva, tras la debacle electoral de ayer, día en el que el PSOE logró su peor resultado en democracia, ha sido pedir la celebración de un congreso para elegir un nuevo secretario general. Zapatero no dimitirá hasta entonces. La convocatoria formal, sin embargo, la llevará a cabo el comité federal, máximo órgano del partido entre congresos, que se reunirá el próximo sábado. El congreso, ha dicho Zapatero, "es lo que procede y corresponde, para que el partido afronte una nueva etapa, para que los compañeros diseñen un proyecto para el futuro, y que lo hagan con toda la libertad y todo el sentido de la responsabilidad". El cónclave, ha anunciado Zapatero, se celebrará en la primera semana de febrero.

    Nadie en la ejecutiva se ha postulado para ocupar la secretaría general. "Ya será el momento de los candidatos", ha señalado Zapatero. Todas las miradas se dirigen al aspirante a la Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba (que no ha sido citado por su nombre por Zapatero) y a la todavía ministra de Defensa, Carme Chacón, quienes a punto estuvieron de enfrentarse a unas primarias que no se celebraron porque esta dio un paso atrás acusando a los partidarios de Rubalcaba de poner en riesgo la autoridad del propio jefe del Ejecutivo. ¿Es partidario de una candidatura de concentración para el liderazgo socialista?, le han preguntado al presidente del Gobierno en funciones. "Soy partidario de la democracia", ha contestado.

    Debate de investidura

    En la reunión del organismo, tampoco se ha decidido quien intervendrá por parte del grupo socialista en el debate de investidura en el Congreso, que en principio se celebrará los días 20 y 21 de diciembre. Antes del traspaso de poderes, es "previsible" que Zapatero tenga "un diálogo" con Mariano Rajoy. "Durante estas semanas, máxima colaboración con el PP. No va a haber ni el más mínimo problema", ha concluido el todavía líder socialista.