Cita con las urnas

Catalunya vota en unas elecciones de vértigo

  • La pandemia del coronavirus y el pulso político rodean de incertidumbre unos comicios bajo extremas medidas sanitarias

Votaciones en las elecciones catalanas en el Mercat del Ninot, en Barcelona.

Votaciones en las elecciones catalanas en el Mercat del Ninot, en Barcelona. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

En cuatro décadas de autonomía política, Catalunya ha vivido elecciones de todos los colores. Desde anodinas y carentes de emoción hasta inciertas y cargadas de voltios. Nunca se sabe lo que deparará el futuro, pero costará hallar un envite tan vertiginoso como la cita con las urnas de este domingo. Por cierto, para supersticiosos, es la número 13 de los comicios autonómicos. A la acusada igualdad entre los partidos que se disputan la victoria se suma una incertidumbre aún mayor: los efectos que la pandemia del coronavirus pueda tener sobre una jornada electoral que se desarrollará bajo extremas e insólitas medidas de seguridad sanitaria.

La Generalitat desplegará este domingo un protocolo sin precedentes para que los votantes puedan ejercer su derecho sin poner en riesgo su salud, multiplicando los colegios (2.763) y las mesas electorales (9.139) para evitar aglomeraciones. Pabellones, mercados o espacios similares se han habilitado como puntos de votación para que puedan respetarse los 1,5 metros de distancia mínima entre personas y 2 metros entre mesas.

Los puntos de acceso y de salida serán independientes, y cada local tendrá un mínimo de dos colas, preferiblemente en la calle: una prioritaria para colectivos vulnerables, a fin de reducir el tiempo de exposición a un posible contagio, y otra para el resto de votantes. En el interior, se establecerán circuitos únicos para evitar cruces. Habrá personal controlando el acceso ordenado de los votantes, organizando las colas y custodiando el flujo de electores para asegurar el cumplimiento de las medidas.

El dispositivo sin precedentes incluye votaciones en pabellones, franjas horarias y equipos de protección.

Otra gran novedad logística es que la Generalitat recomienda una votación por franjas horarias para evitar aglomeraciones: de 9.00 a 12.00, las personas de riesgo; de 19.00 a 20.00, las personas positivas por covid y los confinados por contactos estrechos; y de 12.00 a 19.00, el resto de los ciudadanos.

La gran incógnita de esta jornada electoral es si a las nueve de la mañana estarán constituidas todas las mesas electorales sin incidencias, después de que al menos 35.637 elegidos (un 43,33% del total) presentaran alegaciones para intentar librarse de su obligación a acudir al colegio electoral. 23.311 recursos han sido admitidos (un 65,41%) y más de 1.000 están por resolver, según datos del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC). Estas cifras podrían seguir creciendo porque los sustitutos también pueden presentar excusas y alegar causas sobrevenidas al llegar a la mesa electoral, hoy a las ocho de la mañana.

La Generalitat garantiza que todas las mesas podrán constituirse porque hay suficientes suplentes

Antes de empezar la jornada, a los miembros de las mesas electorales se les tomará la temperatura y se les entregarán dos mascarillas FFP2, una pantalla facial y guantes desechables para efectuar el recuento, así como gel hidroalcohólico. En la última hora de votación, cuando se aconseja que acuda la población contagiada o confinada, deberán vestir un equipo de protección individual (EPI) de alta seguridad.

"El 100% de las mesas electorales se podrán constituir porque hay suplentes de primera y segunda instancia suficientes para cubrir cualquier incidencia", afirmó ayer el ‘conseller’ de Exteriors, Bernat Solé, responsable del proceso electoral. En el caso de bajas de última hora, la Junta Electoral Central avaló que se reubique a suplentes de una mesa ya constituida en otras en las que haya vacantes.

El optimismo de la Generalitat, que tampoco prevé retrasos en el escrutinio pese al aluvión de votos por correo (265.647, récord absoluto), contrasta con las advertencias de posibles incidencias que lanzó en la primera semana de campaña. Además, la evolución de la tercera ola del covid ha refutado las estimaciones adversas que hizo el departamento de Salut.

De la última actualización de datos, únicamente la situación en las uci, con 651 pacientes, encaja en el mejor de los escenarios que planteó el Govern para defender su decreto de suspensión de los comicios, que acabó revocado por el TSJC, al concluir que no había una causa de "fuerza mayor" que lo justificara.

La evolución del covid refuta las previsiones con las que el Govern intentó suspender los comicios hasta mayo

Noticias relacionadas

En concreto, los informes que la Conselleria de Salut presentó a los partidos advertían de que no se podría celebrar el 14-F porque ese día habría, en el mejor de los escenarios, 3.000 contagios diarios -en las últimas 24 horas ha habido 2.222 casos, 167 menos- y 620 ingresados en las uci -ahora son 651- o, en la peor previsión, 4.000 infectados diarios y 750 críticos en las uci.

La presión hospitalaria va a la baja, con 167 ingresados menos, y el riesgo de rebrote ha descendido 17 puntos, hasta los 319, si bien en las últimas horas se han notificado 55 nuevos fallecidos.