Camino a las urnas

El PP tira de sus barones ante la amenaza de un 'sorpasso' de Vox el 14-F

  • Casado reunirá telemáticamente a Ayuso, Feijóo, Moreno, Mañueco y López Miras en un mitin el domingo en Barcelona para exhibir experiencia y capacidad de gestión frente a la formación de ultraderecha

El candidato del PPC al 14-F, Alejandro Fernández; la número dos, Lorena Roldán; la número tres, Eva Parera; y el líder del PP, Pablo Casado.

El candidato del PPC al 14-F, Alejandro Fernández; la número dos, Lorena Roldán; la número tres, Eva Parera; y el líder del PP, Pablo Casado. / Europa Press / David Oller

2
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

Un eventual 'sorpasso' de Vox en las elecciones catalanas del 14-F ha puesto en guardia al cuartel electoral del PP. Las encuestas internas que el partido conservador, como el resto, encarga de manera privada para saber cómo va la evolución del voto señalan que la formación de ultraderecha avanza a buen ritmo y amenaza con superarles. La confesión de Luis Bárcenas conocida el miércoles, según la cual Mariano Rajoy trituró en persona las anotaciones de los movimientos de la supuesta 'caja b' a las puertas del juicio en la Audiencia Nacional, ha revuelto al electorado de derechas.

Pablo Casado está intentando reaccionar y mostrar imagen de poder territorial y veteranía, dos valores que Vox, un partido prácticamente nuevo, no tiene. El líder del PP ha citado el domingo a los barones autonómicos, para sacar pecho de la experiencia y la capacidad de gestión. Allí estarán, vía telemática por la pandemia, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; el presidente de Andalucía, Juanma Moreno; el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el presidente de Murcia, Fernando López Miras.

Los populares están pergeñando su ofensiva contra Vox en varios terrenos. Para exhibir capacidad de gestión, el candidato popular, Alejandro Fernández, ya ha recibido esta primera semana de campaña el espaldarazo de Ayuso y Feijóo, pero también del alcalde de Madrid, José Luís Martínez Almeida. En otra jornada, contó con los eurodiputados Dolors Montserrat, Antonio López-Istúriz y Manfred Weber para subrayar la matriz europeísta del PP, y se arropó con el alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, para erigirse como dique de contención contra la ocupación ilegal y la delincuencia.

El alcance de esta estrategia de erosión a Vox se evidenció este viernes con la celebración de un mitin con las intervenciones de la diputada por Barcelona en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo (apartada de la portavocía), y el exdirigente del PPC y fundador de Vox Alejo Vidal-Quadras, quien dijo que ve a Fernández como su "discípulo". Desde un hotel de Barcelona, equipararon al nacionalismo y al populismo como una "amenaza a la democracia" que "hay que combatir sin cuartel en el campo de las ideas y las urnas" y reivindicaron al PP como el pilar del centroderecha moderado.

Sin espacio electoral

Noticias relacionadas

También Casado elevó el tono contra el Gobierno central, al que acusó de usar todos los "aparatos del Estado" para "perseguir" al PP. Según él, la fiscalía general ha "cocinado" la confesión de Bárcenas "a 10 días de las elecciones catalanas".

En el cuartel general del líder conservador admiten la dificultad de esta campaña. En las anteriores elecciones, ellos recogieron todo el voto de derechas. Ahora, la formación ultra atrae al elector que quiere escuchar el discurso más tajante contra el independentismo y Cs, al elector de centro-derecha. "Tenemos poco espacio", se lamentaba un alto cargo que ha acudido a Catalunya esta semana a apoyar a Fernández.