Segundo sondeo sobre el 14-F

El CIS entra en campaña para apuntalar el 'efecto Illa'

  • La encuesta del CIS reafirma la victoria del PSC frente a una ERC que baja y JxCat, que crece

  • El candidato socialista es el preferido como 'president' por un 23,5% de electores

  • ERC y Cs se quejan de la supuesta intromisión del organismo en la campaña

  • Cómo pedir el voto por correo para las elecciones catalanas

  • Los principales partidos y candidatos de las elecciones en Catalunya, uno por uno

Hemiciclo del Parlament de Catalunya durante una sesión plenaria, el 11 de febrero pasado.

Hemiciclo del Parlament de Catalunya durante una sesión plenaria, el 11 de febrero pasado. / David Zorrakino - Europa Press

5
Se lee en minutos
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) anunció por sorpresa que este jueves presentaría una “encuesta flash” sobre las elecciones catalanas. El aviso provocó la suspicacia de varios partidos, porque es la primera vez que el organismo toma una decisión de ese tipo en plena campaña, y los resultados del sondeo han apuntalado ese malestar: el CIS da una clara victoria al socialista Salvador Illa, con casi cuatro puntos de ventaja sobre ERC.

El candidato del PSC obtendría un 23,7% de los votos en las eleciones del 14 de febrero, y el republicano Pere Aragonès se quedaría con un 19,9%. Por detrás se sitúan JxCat (14,6%), En Comú Podem (8,9%), Ciudadanos (7,9%), Vox (6,9%), la CUP (6,8%), el PP (5,8%) y el PDECat (1,5%), que no entraría en el Parlament.

En esta ocasión, el CIS no realiza una proyección de escaños, pero en el caso del PSC le da casi la misma estimación de voto (solo cae dos décimas) que en su estudio de hace dos semanas, que sí la hacía. En aquella ocasión, el organismo vaticinó que el ‘efecto Illa’ –la irrupción por sorpresa del hasta entonces ministro de Sanidad como candidato en sustitución de Miquel Iceta- propulsará a los socialistas, que lograrían entre 30 y 35 diputados. Ahora solo tienen 17 escaños en el Parlament.

ERC obtenía en la encuesta presentada el 21 de enero una intención de voto del 20,6%, siete décimas por encima de la de este miércoles. De los datos se desprende que la tendencia entre los dos principales partidos independentistas es opuesta, porque, mientras los republicanos bajan, JxCat sube más de dos puntos: hace dos semanas el CIS le pronosticaba un 12,5% de apoyo.

De entre los tres aspirantes a la victoria, el candidato socialista es preferido ampliamente entre los electores para liderar el Govern. Illa es el 'president' que desearía el 23,5% de los electores, mientras que Pere Aragonès (10,6%) y Laura Borràs (10,4%) se quedan muy por detrás.

Estos tres candidatos son también los mejor valorados, aunque la nota media de todos ellos se queda por debajo del aprobado. Illa saca un 4,4, y tanto Aragonès como Borràs un 4,3.

Hundimiento de Cs

La encuesta flash confirma también otras tendencias que el CIS apuntó en su anterior sondeo, como el 'sorpasso' de Vox a la CUP y al PP, y como el hundimiento de Ciudadanos. El partido naranja, que ganó las elecciones de 2017 al Parlament, tenía hace dos semanas un 9,6% de apoyo y la expectativa de obtener entre 13 y 15 escaños, frente a los 36 que logró en las últimas autonómicas. En esta ocasión, con un 7,9% de estimación de voto, se queda incluso por debajo, y sería la principal víctima del 'efecto Illa'. El nuevo estudio da a los 'comuns' de Jéssica Albiach la cuarta plaza.

El CIS también se reafirma en otro de los pronósticos más controvertidos de su encuesta de enero: el de que los independentistas se quedarán muy lejos de su propósito de lograr el 50% de los votos. En el anterior sondeo, la suma de ERC, JxCat, CUP, PDECat y PNC (el partido de Marta Pascal) llegaba hasta el 39,8% de apoyo. En esta ocasión, esas formaciones alcanzarían el 42,8% de los votos, a más de siete puntos del objetivo.

Hay dos circunstancias que invitan a pensar que el resultado está más abierto que nunca. El primero es la gran diferencia que existe entre sondeos: el del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat, por ejemplo, daba la semana pasada la victoria a ERC y dejaba al PSC en tercera posición, por detrás también de JxCat. El segundo es la gran bolsa de indecisos, porque entre quienes aún no saben qué opción elegir (el 26,3%) y quienes no quisieron contestar a los encuestadores del CIS (el 11,4%) suman un 37,7%.

La incógnita de la participación

Otra gran incógnita de las elecciones del 14-F es la participación. La incidencia del covid-19, que ya ha provocado un aluvión de recursos de quienes han sido elegidos para formar parte de una mesa electoral, puede influir en un aumento de la abstención que otros factores –como el enfriamiento del ‘procés’- ya hacían presagiar. A este respecto, solo el 53,6% de los encuestados por el CIS tienen claro que irán a votar, frente al 14,8% que descarta totalmente acudir a los colegios electorales.

La “encuesta flash” provocó reacciones airadas o de incredulidad entre los dos principales damnificados del pronóstico. Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, eligió la ironía para subrayar la supuesta ayuda del CIS a la campaña del candidato socialista. “Según el CIS de Tezanos, Illa ganaría las elecciones en Catalunya, la Liga, la Copa, la Champions, Masterchef, Pasapalabra y el bote de Saber y Ganar”, afirmó en Twitter.

Noticias relacionadas

Para el candidato de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, el CIS ha intentado influir en la campaña catalana con una encuesta “amañada, inoportuna y tendenciosa”. Añadió que el organismo intenta que “su candidato”, en referencia a Illa, “se vea reforzado”. El sondeo se publicó el mismo día en que la Junta Electoral Central (JEC) afirmó que el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, vulneró la Constitución con un tuit de apoyo al candidato socialista desde la cuenta del Ministerio.

En realidad, el sondeo es insólito, pero su publicación está dentro del margen legal, ya que la prohibición de publicar encuestas electorales no entra en vigor hasta cinco días antes de los comicios. El CIS justificó su conveniencia en la necesidad de afinar el análisis en un contexto con un gran número de indecisos.