Un escenario insólito

Alerta máxima por el alud de recursos de miembros de las mesas electorales el 14-F

  • Al menos 16.489 personas, un 20% del total, han presentado alegaciones contra su nombramiento

  • El presidente de la Junta Electoral de Barcelona plantea crear una bolsa de voluntarios para evitar que haya mesas que no se puedan constituir

Urnas, papeletas y equipos de protección, preparados para el 14 F. En la foto, un trabajador traslada unas urnas en los talleres municipales, en Barcelona. / FERRAN NADEU / VÍDEO: EFE

Se lee en minutos

La situación epidemiológica y el bamboleo sobre la fecha de las elecciones ha acrecentado el temor de algunos ciudadanos a acudir a los colegios electorales el próximo 14 de febrero. Unos, como votantes, se inclinan por solicitar el sufragio por correo para evitar el riesgo de contagio de coronavirus, una modalidad que ya bate récords históricos. Otros, elegidos miembros de las mesas electorales por sorteo, no tienen elección pero sí una baza para librarse si forman parte de un colectivo de riesgo o están a cargo de personas dependientes. Al menos 16.489 ciudadanos han presentado recurso a su nombramiento -de un total de 82.251 personas elegidas, el 20%- y las juntas electorales de zona se preparan para garantizar que a las ocho de la mañana del domingo electoral todas las mesas queden constituidas. 

Los titulares y suplentes que no comparezcan sin causa justificada incurrirán en la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses. Según la Loreg, no puede constituirse una mesa sin la presencia de un presidente y dos vocales. En el caso de que no se cumpla este requisito, entran en juego los suplentes y, si no los hubiera, la junta electoral designa “libremente” a las personas que tengan que ejercer su deber “pudiendo incluso ordenar que forme parte de ella alguno de los electores que se encuentre presente en el local”.

Según las recomendaciones de la Generalitat, los colectivos de riesgo deben votar de 9 horas a 12 horas, para evitar cruzarse con el resto de la población, pero fuentes del Govern aseguran que debe interpretarse la norma en el sentido amplio y están convencidos de que la junta electoral elegirá a representantes de la administración o incluso a apoderados antes que a personas vulnerables que acudan a votar a primera hora.

Los recursos

El presidente de la Junta Electoral de Barcelona, el juez Santiago García, explica a EL PERIÓDICO que ante las aparentes dificultades de formar las mesas electorales se está estudiando la posibilidad de crear una bolsa de voluntarios para cubrir estos puestos. El número de excusas presentadas hasta ahora en su zona asciende a unas 8.000, cuando en anteriores elecciones rondaban las 600 o 700. "La gente tiene miedo y no está tan predispuesta como en otros comicios", admite. En su opinión, "hay un riesgo evidente" de que haya problemas para formar las mesas. Si se aceptan los recursos, se celebra otro sorteo hasta 72 horas antes de la votación. Las causas sobrevenidas se estudian hasta el día de la votación.

El doctor y profesor de Derecho Administrativo en la Universitat de Girona, Josep Maria Aguirre, apunta que la medida que plantea García es excepcional y que, pese a no estar escrita en la Loreg, la ley deja "una enorme discrecionalidad" a las juntas electorales para que tomen este tipo de iniciativas. "Lo que propone es un plan b interpretando en un sentido amplio la ley para adelantarse a lo que pueda suceder. Está estructurando una solución operativa, factible y rápida que es abrir una bolsa voluntaria, preferiblemente de funcionarios o trabajadores públicos para garantizar el principio de objetividad", apostilla.

Por otro lado, García comenta que pidieron a la Generalitat y al Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) que facilitara la asistencia de médicos a la hora de resolver las alegaciones para no ir a las mesas. Finalmente, los miembros de la Junta Electoral de Barcelona tendrán el asesoramiento de dos médicos forenses que ayudarán en los casos más complejos a revisar las excusas y los certificados médicos que se exigen para hacer una primera valoración del caso. Después, la junta es la que tendrá que resolver. 

El presidente del este organismo electoral sostiene que dos médicos son pocos ante la avalancha de solicitudes. El problema surge cuando la petición se basa en que la persona elegida argumenta no solo el riesgo para su salud, sino que cuida de una persona dependiente o con una edad avanzada. 

La maquinaria electoral, en marcha

Urnas, papeletas y equipos de protección ya están preparados en almacenes municipales para ser distribuidos por todos los colegios electorales. La Generalitat insiste en que los protocolos diseñados por la Conselleria d’Acció Exterior y la colaboración del Departament de Salut convierten los puntos de votación en espacios “seguros”. Las escuelas han sido sustituidas por pabellones y mercados en algunos municipios para que haya una baja densidad de transeúntes –en Barcelona, casi cuatro de cada diez habitantes deberán votar en un lugar distinto al habitual- y en cada local habrá un responsable de seguridad sanitaria, elegido por los ayuntamientos, que velará por el cumplimiento de las normas: distancia, mascarilla y colas al aire libre. Este operario será el encargado de tomar la temperatura a todos los miembros de las mesas electorales y recibirá la formación sobre colocación de la EPI de alta seguridad que deberán vestir de 19 a 20 horas, la franja horaria en la que se recomienda el voto a los positivos por covid-19 y sus contactos estrechos. El Govern hará un simulacro de votación la próxima semana en varios locales de Catalunya para testar el funcionamiento de los protocolos para el buen desarrollo de la jornada electoral.

¿Cómo evitar una mesa electoral?

Desde que se alcanza la mayoría de edad y hasta que se cumplen 70 años, siempre que se sepa leer y escribir, nadie se libra de la posibilidad de ser elegido para formar parte de una mesa electoral. Pero es posible evitarlo si se cumples alguno de los motivos, tanto personales, como familiares y profesionales, tasados expresamente por la legislación electoral para ello.

Causas relativas a la situación personal que solo necesitan ser acreditadas. La ley declara exentos de formar parte de una mesa a los mayores de 70 años, pero deja abierta la puerta a que los que ya tengan 65 lo soliciten. También es motivo tener declarada una discapacidad o ser pensionista de incapacidad permanente absoluta y gran invalidez, así como estar de baja laboral. Las embarazadas de más de seis meses o de descanso maternal con independencia de que se cobre o no de la Seguridad Social. Estar internado en centros penitenciarios o en hospitales psiquiátricos, o haber formado parte de una mesa electoral, al menos en tres ocasiones en los últimos 10 años y que haya personas suficientes para ser sustituido por otras también incluidas en la misma lista electoral, con lo que se evita que se alegue en poblaciones con muy pocos habitantes o envejecidas, donde siempre son los mismos quienes ocupan la mesa. El último motivo es ser víctima de un delito por el que se haya dictado una resolución judicial que implique una pena o medida cautelar de prohibición de aproximarse a alguien censado en el mismo colegio electoral.

Causas personales, cuyas circunstancias hay que valorar en cada caso: Se evaluará la lesión, dolencia o enfermedad física o psíquica que impida ejercer las funciones que implican estar en una mesa electoral o que lo conviertan en particularmente difícil o penoso hacerlo. Ser pensionista por incapacidad permanente total para una determinada profesión o estar en situación de riesgo durante el embarazo. Si se tiene prevista alguna intervención quirúrgica o prueba clínica relevante el día de la votación, en los inmediatamente anteriores o al siguiente, que sean inaplazables por motivos de salud o de organización de los servicios sanitarios.

Cuidados

Causas relativas a responsabilidades familiares que se justifican por sí solas: Las causas previstas en la ley son el periodo de lactancia natural o artificial hasta que el bebé cumpla nueve meses (lo que debe acreditarse con el libro de familia o certificación del encargado del Registro Civil), así como el cuidado directo y continuo, por razones de guarda legal, de menores de ocho años o de personas con discapacidad o de familiar hasta el segundo grado de consanguinidad que por razones de edad, accidente o enfermedad, no pueda valerse por sí mismo.

Causas familiares que se deben valorar caso por caso: La concurrencia el día de la elección de eventos familiares de especial relevancia, que resulten inaplazables o que ello provoque perjuicios económicos importantes, siempre que el interesado sea el protagonista o guarde con él un parentesco de hasta el segundo grado de consanguinidad. La otra razón es ser madre o padre de menores de 14 años, cuando se acredite que ni el otro progenitor ni ninguna otra persona, como un hermano mayor, puede ocuparse de ellos durante la jornada electoral.

Noticias relacionadas

Temas profesionales

Causas profesionales que permiten eludir la mesa electoral: Quienes durante el día de la votación presten servicios en las juntas electorales, los juzgados y las administraciones públicas y que precisamente tengan encomendadas funciones electorales podrán presentar alegaciones para evitar formar parte de una mesa si así lo acreditan sus superiores. En la misma situación están quienes deban prestar servicios esenciales de la comunidad, como médicos, sanitarios, miembros de protección civil o bomberos, y no puedan ser sustituidos por compañeros. También se incluye a los directores de medios de comunicación de información general y los jefes de los servicios informativos que deban cubrir la jornada electoral.