Camino a las urnas

Ciutadans y PPC entran en el cuerpo a cuerpo

  • Fernández carga contra los naranjas por no haber intentado la investidura de Arrimadas en el 2017

  • La dirigente de Cs reprocha a los populares haber "abandonado" a los catalanes y sus pactos con Pujol

Carlos Carrizosa (Cs) escucha la intervención por videoconferencia de la presidenta del partido, Inés Arrimadas.

Carlos Carrizosa (Cs) escucha la intervención por videoconferencia de la presidenta del partido, Inés Arrimadas. / ACN / Cs

2
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

El matrimonio de conveniencia entre Cs y el PPC se rompió el 23 de noviembre cuando se certificó el divorcio anunciado en Catalunya. Desde ese día, cada uno tomó un camino distinto dispuesto a superar al otro en la carrera electoral del 14 de febrero. Se siguen encontrando en los atajos, unidos contra las aventuras independentistas y espantando el fantasma del tripartito del PSC-ERC-'comuns', pero conforme se acerca la cita con las urnas, las zancadillas van a más.

El PPC fue hábil fichando a la que fuera elegida candidata de Cs por las bases, Lorena Roldán, como número dos. Un golpe de efecto cara a la galería que los naranjas confían en revertir con Inés Arrimadas a diario en la cartelera catalana recordando que situó a su partido ganador de los comicios del 21-D del 2017. Una victoria desperdiciada a ojos de los populares, que hurgan en que no sólo no sirvió para desbancar al independentismo del Palau de la Generalitat, sino que ni tan sólo lo intentó.

El candidato popular, Alejandro Fernández, exprime este argumento dispuesto a dar un 'sorpasso' a Cs. El sábado sostuvo que "dar votos a Cs es desperdiciarlos" porque "no puede ser ganar las elecciones y no ser capaz ni de intentar formar gobierno". "A mí me dan 36 escaños y no es que me presente a la investidura, es que me presento a la de Francia, Suecia, Noruega y la que me echen por delante", ironizó.

Arrimadas le replicó este martes acusando al PP y al PSOE de haber "abandonado" a los catalanes y vanagloriando Cs como el "único partido que no ha pactado con el separatismo". "¡Qué desperdicio de mayorías absolutas en el Gobierno! Anda que si yo estuviera gobernando con mayoría absoluta en Madrid, anda que habrían hecho los partidos separatistas lo que han hecho en Catalunya. Eso sí que fue un desperdicio, las mayorías absolutas del PSOE y el PP en el Gobierno, teniendo todas herramientas a su alcance, para acabar pactando uno con [Jordi] Pujol y otro con ERC", remató.

Noticias relacionadas

Lo poco que les quedaba en común era compartir diana contra el candidato socialista Salvador Illa, pero Cs retocó el guion y ahora le tiende la mano para formar gobierno. Algo que, Fernández, ya ha dejado claro que no hará. El popular sentenció este martes que sólo avalaría un "candidato de consenso" constitucionalista con "mejores credenciales" que Illa, a quien tachó como "el peor ministro de Sanidad de la Unión Europea".

Illa, mientras tanto, aprovecha cualquier ocasión para recordar que él 'vuelve' a Catalunya, cuando "otros se fueron", en alusión a la mudanza de Arrimadas al Congreso, e insiste en que si se alza con la victoria, por lo menos probará ser investido.