Camino a las urnas

El PP lleva al Gobierno a la JEC por "hacer campaña por Illa" con los relevos en Moncloa

  • Casado asegura que los actos de toma de posesión de Iceta y Darias se utilizaron para favorecer al candidato socialista

  • Los populares se presentan como dique de contención de la izquierda y los independentistas tras la oportunidad perdida de Cs

Pablo Casado junto a Alejandro Fernández en el inicio de campaña del PPC.

Pablo Casado junto a Alejandro Fernández en el inicio de campaña del PPC. / FERRAN NADEU

3
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

El líder del PP, Pablo Casado, ha aterrizado este jueves en Catalunya para dar el pistoletazo de salida a la campaña electoral dando un espaldarazo al candidato de los populares Alejandro Fernández. Desde el clásico hotel en el que el partido suele pasar las noches electorales, Casado ha anunciado que el PP acudirá a la Junta Electoral Central (JEC) para denunciar que los relevos en el Gobierno, a raíz del adiós a Salvador Illa al frente del Ministerio de Sanidad, se han aprovechado "para hacer campaña" en favor del candidato socialista.

Según el PP, en la toma de posesión de los nuevos ministros de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, y de Sanidad, Carolina Darias; se ha incumplido la ley al utilizar las instituciones públicas para "promocionar" a Illa y se ha vulnerado el principio de neutralidad. "No se conforman con mentir, sino que además hacen trampas", ha aseverado Casado.

Cuando Illa dimitió, el perfil oficial del Ministerio del Interior publicó un mensaje en el que se agradecía su "coraje" y "trabajo incansable frente al covid" firmado por el ministro Fernando Grande-Marlaska. El apunte generó una ola de críticas y fue eliminado: "Los perfiles en redes sociales del Ministerio del Interior buscan ser siempre un servicio público a la ciudadanía. Pedimos disculpas por el mensaje anterior, que nunca debió ser recogido en un perfil oficial, debido a un error material que lamentamos profundamente", escribieron después desde el perfil pidiendo disculpas.

Casado se volcará con la campaña de los populares en Catalunya participando en al menos siete actos. En el primero, celebrado esta tarde, el dirigente popular ha erigido al PP como la garantía para apartar a la izquierda y al independentismo del Palau de la Generalitat.

"No quiero otra coalición Frankenstein en Catalunya. Ya sabemos a qué conduce. He escuchado a Illa decir que venía a cambiar una década muy mala. Me recordaba lo que dijo Sánchez en campaña, que le producía insomnio pactar con Iglesias", ha espetado Casado, para rematar después que gane el PSC o gane ERC "volverán a pactar, el orden de los factores no altera el producto".

La remontada

Noticias relacionadas

Los populares no dudan de que remontarán después de haber quedado últimos el 21 de diciembre del 2017, pero el propósito es dar el 'sorpasso' a Ciutadans, en caída libre en todas las encuestas. Fernández se ha postulado como el "único cambio genuino y auténtico" y ha hurgado en que la victoria de Inés Arrimadas no sirvió para impedir que el independentismo se hiciera con el Palau de la Generalitat y se ha mostrado como la garantía de que algo así no vuelva a suceder: "Ha habido otras [formaciones] que han tenido la llave, incluso la casa entera, porque ganaron las elecciones y tiraron por la borda la casa entera y se fueron de mudanza a otros sitios dejando desamparados a miles de catalanes", ha lanzado a Cs.

El presidenciable del PP también ha sido crítico, e irónico, con Illa: "No te fíes nunca de los que sonríen a destiempo", ha dicho, "cordial siempre, pero si te puede poner la zancadilla, te la va a poner". La tesis es que el tripartito se está cociendo y que sólo el PP puede frenarlo porque Cs perdió su oportunidad. Está por ver si la jugada de absorber exdirigentes de la órbita naranja como Lorena Roldán y Eva Parera facilitan que el PP recupere el peso que tuvo en Catalunya antes del convulso otoño del 2017.