Camino a las urnas

El Govern asegura test de antígenos pero descarta vacunar a los miembros de las mesas electorales el 14-F

  • La Generalitat garantiza mascarillas FFP2 para toda la jornada electoral y una EPI específica para la franja horaria en que se recomienda la votación a los positivos por covid

  • El Ejecutivo insiste en que "el 14-F no es un buen momento para celebrar un proceso electoral"

Miembros de una mesa electoral, en una imagen de archivo.

Miembros de una mesa electoral, en una imagen de archivo. / ROBERT RAMOS

Se lee en minutos

Última reunión de la mesa de partidos antes del pistoletazo de salida a la campaña electoral para los comicios del 14 de febrero pendientes aún de la decisión definitiva del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) sobre el aplazamiento. El Govern ha reunido a las formaciones políticas con representación parlamentaria para revisar el protocolo de votación anticovid de los colegios electorales y se ha abordado el enredo del Ejecutivo con el confinamiento municipal y los mítines. El Ejecutivo insiste en que "el 14-F no es un buen momento para celebrar un proceso electoral", pero para garantizar el cumplimiento de las medidas sanitarias y ha incrementado en 360.000 euros la partida destinada a los ayuntamientos.

"A las puertas de una supuesta campaña electoral, ante esta inmediatez e incertidumbre que nos depara la indecisión del TSJC tenemos que abordar todos los debates y elementos en la línea de la responsabilidad y certeza", ha defendido el 'conseller' d'Acció Exterior, Relacions Institucional i Transparència, Bernat Solé, en una rueda de prensa celebrada después de la reunión, en la que ha apelado a la "autoresponsabilidad" de las formaciones políticas para cumplir con las medidas decretadas por el Govern para hacer frente a la pandemia.

Las mesas electorales

Los partidos han acordado que pedirán a los ciudadanos que no se salten el perímetro municipal para acudir a sus actos electorales para evitar que una mayor interacción social propague el virus, y todos ellos se han comprometido a retransmitir en directo vía 'streaming' sus intervenciones para evitar que haya público en sus actos presenciales.

En cuanto a las medidas sanitarias para los miembros de las mesas electorales, se ha consensuado el dispositivo diseñado por Salut y Exteriors -la Conselleria encargada de los procesos electorales- para que tengan a disposición test de antígenos en sus centros de atención primaria (unos 60.000 en todo el territorio) y la EPI de alta seguridad (bata, pantalla facial y guantes homologables) para vestir de 19 a 20 horas, franja horaria en la que se recomienda el voto de los cuarentenados -los positivos por covid y sus contactos estrechos-. Las mascarillas serán FFP2 en el tramo de voto de la votación general y no quirúrgicas como se pactó en un inicio.

"La gran mayoría de los miembros de las mesas no han tenido contacto con este material y recibirán una formación específica", ha explicado el secretario general de Salut, Marc Ramentol. Además, el responsable sanitario del colegio electoral ayudará a colocar estos trajes a cada uno de los miembros de las mesas electorales a partir de las 18.40 horas.

Los test de antígenos estarán disponibles en los centros de atención primaria del 9 al 12 de febrero, por lo que se recomienda reducir la interacción social de estas personas hasta el día 14 de febrero. "Los test no pueden ser obligatorios, ser miembro de la mesa es un derecho y someterse a una prueba diagnostica también lo es. Este es un ofrecimiento del Govern. Como cualquier cribaje la prueba será opcional", ha espetado Ramentol.

Las vacunas

La propuesta inicial de los partidos era que Salut incluyera en el plan de vacunación a los ciudadanos que tengan que pasar la jornada supervisando el proceso electoral, pero este extremo no se podrá cumplir porque materialmente no se está a tiempo. El sorteo se celebró en apenas 48 horas y se comunicó a los elegidos el 23 de enero, con un plazo de alegaciones que se alarga hasta el viernes, y la vacuna requiere la inyección de dos dosis con un periodo tres semanas de por medio.

Ramentol ha explicado que aún están por llegar las vacunas comprometidas -unas 5.000 dosis pendientes de Pfizer y 8.000 dosis de Moderna- y que "debido a los calendarios es abiertamente imposible": "Ya vamos tarde por culpa de la falta de vacunas en relación a lo que se comprometió el ministerio de Sanidad en su día", ha espetado, y ha abundado en que "no es prioritario vacunar a los miembros de las mesas", viendo que no se está pudiendo cumplir con los objetivos fijados para la "inmunización efectiva" de la ciudadanía.

Te puede interesar

El temor a la abstención

El temor principal tanto del Ejecutivo como de los partidos es la abstención y que la situación epidemiológica genere un alto porcentaje de electores que no acudan a las urnas. Este hecho, apunta el Govern, pondría poner en jaque la legitimidad de las elecciones.